¿Podría Colón haber sospechado que el Nuevo Mundo se encontraba en su camino hacia la India?

¿Podría Colón haber sospechado que el Nuevo Mundo se encontraba en su camino hacia la India?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Según la mayoría de los libros de texto históricos, Colón cometió errores al medir el tamaño de la Tierra. Esto le llevó a creer que puede viajar a la India hacia el oeste en un tiempo razonable. Sin embargo, esto es bastante extraño, que no permitió que nadie lo corrigiera en su error.

¿Podría ser posible, y los historiadores lo consideraron alguna vez, que Colón simplemente estaba mintiendo que podía encontrar el camino a la India? ¿Que sabía sobre la existencia de América de alguna manera y usó la mentira para obtener fondos para su operación?


Creo que esta es una pregunta válida. Pero la respuesta es un no rotundo. Por un lado, no tenemos ni la más mínima evidencia para tal conjetura. Por otro lado, esta conjetura no se puede cuadrar en absoluto con el hecho de que Colón, hasta el día de su muerte, insistió en haber aterrizado en la India; si hubiera estado disimulando su conocimiento de la existencia de América, seguramente después de llegar allí podría haberse sincerado. .

La historia real de cómo se concibió el gran viaje está narrada con gran detalle (no todo sabroso) por Lord Acton en el capítulo 2 de sus conferencias sobre historia moderna.


Antes del intercambio colombino no había tomates en Italia ni pimentón en Hungría

Antes del Columbian Exchange, no había naranjas en Florida, ni bananas en Ecuador, ni pimentón en Hungría, ni patatas en Irlanda, ni café en Colombia, ni piñas en Hawái, ni árboles de caucho en África, ni pimientos picantes en Tailandia, ni tomates en Italia y nada de chocolate en Suiza.

El Intercambio Colombino se refiere a un período de intercambios culturales y biológicos entre el Nuevo y el Viejo Mundo. Los intercambios de plantas, animales, enfermedades y tecnología transformaron las formas de vida de los europeos y los nativos americanos. A partir del descubrimiento de Colón & # 8217 en 1492, el intercambio duró a lo largo de los años de expansión y descubrimiento. El Columbian Exchange impactó la estructura social y cultural de ambos lados del Atlántico. Los avances en la producción agrícola, la evolución de la guerra, el aumento de las tasas de mortalidad y la educación son algunos ejemplos del efecto del intercambio colombino tanto en los europeos como en los nativos americanos.

Plantas nativas del Viejo Mundo. En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda: 1. Cítricos (Rutaceae) 2. Manzana (Malus domestica) 3. Plátano (Musa) 4. Mango (Mangifera) 5. Cebolla (Allium) 6. Café (Coffea) 7. Trigo (Triticum spp. ) 8. Arroz (Oryza sativa). Fuente de GntMango2

El contacto entre las dos áreas hizo circular una amplia variedad de nuevos cultivos y ganado, lo que apoyó el aumento de la población en ambos hemisferios, aunque las enfermedades inicialmente causaron una disminución vertiginosa en el número de pueblos indígenas de las Américas. Los comerciantes regresaron a Europa con maíz, patatas y tomates, que se convirtieron en cultivos muy importantes en Europa en el siglo XVIII. De manera similar, los europeos introdujeron la mandioca y el maní en Asia tropical y África occidental, donde florecieron en suelos que de otra manera no producirían grandes rendimientos.

Plantas nativas del Nuevo Mundo. En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda: 1. Maíz (Zea mays) 2. Tomate (Solanum lycopersicum) 3. Patata (Solanum tuberosum) 4. Vainilla (Vainilla) 5. Caucho de Pará (Hevea brasiliensis) 6. Cacao (Theobroma cacao) 7 Tabaco (Nicotiana rustica). Fuente de Wikipedia / dominio público

El término fue utilizado por primera vez en 1972 por el historiador estadounidense Alfred W. Crosby en su libro de historia ambiental. El intercambio colombino. Fue adoptado rápidamente por otros historiadores y periodistas y desde entonces se ha vuelto ampliamente conocido.

Antes del 1500 d.C., las papas no se cultivaban fuera de América del Sur. En la década de 1840, Irlanda dependía tanto de la papa que la causa inmediata de la Gran Hambruna fue una enfermedad de la papa. Con el tiempo, las patatas se convirtieron en un elemento básico importante de la dieta en gran parte de Europa. Muchos gobernantes europeos, incluidos Federico el Grande de Prusia y Catalina la Grande de Rusia, fomentaron el cultivo de la papa. El maíz y la mandioca, introducidos por los portugueses de América del Sur en el siglo XVI, han reemplazado al sorgo y el mijo como cultivos alimentarios más importantes de África. Los colonizadores españoles del siglo XVI introdujeron nuevos cultivos básicos en Asia desde las Américas, incluidos el maíz y la batata, y por lo tanto contribuyeron al crecimiento de la población en Asia.

Las terrazas de la era Inca en Taquile se utilizan para cultivar productos básicos andinos tradicionales como la quinua y las papas, junto con el trigo, una introducción europea. Wikipedia / dominio público

Los tomates, que llegaron a Europa desde el Nuevo Mundo a través de España, fueron inicialmente apreciados en Italia principalmente por su valor ornamental. A partir del siglo XIX, las salsas de tomate se convirtieron en típicas de la cocina napolitana y, en última instancia, de la comida italiana en general. El café (introducido en las Américas alrededor de 1720) de África y Oriente Medio y la caña de azúcar (introducida desde el sur de Asia) de las Indias Occidentales españolas se convirtieron en los principales cultivos de exportación de las extensas plantaciones latinoamericanas. Introducido a la India por los portugueses, el chile y las papas de América del Sur se han convertido en una parte integral de la cocina india.

Animales comerciales portugueses en Japón Detalle del panel de Nanban (1570-1616). Wikipedia / dominio público

Inicialmente, al menos, el intercambio de animales colombiano pasó en gran parte por una ruta, desde Europa hasta el Nuevo Mundo, ya que las regiones euroasiáticas habían domesticado muchos más animales. Los caballos, burros, mulas, cerdos, vacas, ovejas, cabras, pollos, perros grandes, gatos y abejas fueron rápidamente adoptados por los pueblos nativos para el transporte, la alimentación y otros usos. Una de las primeras exportaciones europeas a las Américas, el caballo, cambió la vida de muchas tribus nativas americanas en las montañas. Cambiaron a un estilo de vida nómada, en oposición a la agricultura, basado en la caza de bisontes a caballo y se trasladaron a las Grandes Llanuras. Las tribus de las Llanuras existentes extendieron sus territorios con caballos, y los animales se consideraron tan valiosos que las manadas de caballos se convirtieron en una medida de riqueza.

Sin embargo, los efectos de la introducción de ganado europeo en el medio ambiente y los pueblos del Nuevo Mundo estuvieron lejos de ser positivos. En el Caribe, la proliferación de animales europeos tuvo grandes efectos sobre la fauna nativa y el sotobosque y dañó conucos, parcelas administradas por pueblos indígenas para la subsistencia. La importación más mortífera de Europa al Nuevo Mundo fue la plétora de enfermedades, traídas por exploradores, que devastaron a la población nativa americana.


Los 5 conceptos erróneos más importantes sobre Columbus

El lunes es el Día de la Raza, hora de comprar electrodomésticos en oferta y contemplar otras cosas que nada tienen que ver con Cristóbal Colón. Gran parte de lo que decimos sobre Colón es totalmente falso o muy exagerado. Éstos son algunos de los principales infractores.

1. Colón se propuso demostrar que el mundo era redondo.

Si lo hizo, llegaría unos 2000 años demasiado tarde. Los antiguos matemáticos griegos ya habían demostrado que la Tierra era redonda, no plana. Pitágoras en el siglo VI a. C. fue uno de los creadores de la idea. Aristóteles en el siglo IV a. C. proporcionó la evidencia física, como la sombra de la Tierra en la luna y la curvatura de la Tierra conocida por todos los marineros que se acercan a tierra. Y para el siglo III a. C., Eratóstenes determinó la forma y la circunferencia de la Tierra utilizando geometría básica. En el siglo II d.C., Claudio Ptolomeo escribió el "Almagest", el tratado matemático y astronómico sobre formas y movimientos planetarios, que describe la Tierra esférica. Este texto fue bien conocido en toda la Europa educada en la época de Colón. [Relacionado: La Tierra es plana en la mente de muchas personas]

Colón, un hombre autodidacta, subestimó enormemente la circunferencia de la Tierra. También pensó que Europa era más ancha de lo que realmente era y que Japón estaba más lejos de la costa de China de lo que realmente estaba. Por estas razones, pensó que podría llegar a Asia yendo hacia el oeste, un concepto que la mayoría de la Europa educada en ese momento pensó que era tonto y mdash, no porque la Tierra fuera plana, sino porque las matemáticas de Colón estaban muy equivocadas. Colón, en efecto, tuvo suerte al toparse con una tierra que, por supuesto, no era Asia.

El mito de la tierra plana de Colón quizás se originó con la biografía de Colón de 1828 de Washington Irving. No hay mención de esto antes de eso. Su tripulación no estaba nerviosa por caerse de la Tierra.

2. Colón descubrió América.

Sí, ignoremos el hecho de que millones de humanos ya habitaron esta tierra que luego se llamaría las Américas, habiéndola descubierto milenios antes. E ignoremos todo el viaje de Leif Ericson a Groenlandia y al Canadá actual alrededor de las 1000 C.M.E. Si Colón descubrió América, él mismo no lo sabía. Hasta su muerte, afirmó haber aterrizado en Asia, aunque la mayoría de los navegantes sabían que no. [Los 10 mejores exploradores intrépidos]

Lo que Colón "descubrió" fue el archipiélago de las Bahamas y luego la isla más tarde llamada Hispaniola, ahora dividida en Haití y República Dominicana. En sus viajes posteriores se fue más al sur, a América Central y del Sur. Nunca se acercó a lo que ahora se llama Estados Unidos.

Entonces, ¿por qué Estados Unidos celebra al tipo que pensó que había encontrado una nueva e ingeniosa ruta hacia Asia y las tierras descritas por Marco Polo? Esto se debe a que los primeros Estados Unidos estaban peleando con Inglaterra, no con España. John Cabot (también conocido como Giovanni Caboto, otro italiano) "descubrió" Terranova en el nombre de Inglaterra alrededor de 1497 y allanó el camino para la colonización de Inglaterra de la mayor parte de América del Norte. Entonces, los colonialistas estadounidenses, en cambio, se volvieron hacia Colón como su héroe, no al Cabot de Inglaterra. Por lo tanto, tenemos la capital, Washington, D.C. y mdash que es el Distrito de Columbia, no el Distrito de Cabot.

3. Colón introdujo la sífilis en Europa.

Esto se debate acaloradamente. La sífilis se presentó en la América precolombina. Sin embargo, la sífilis probablemente también existió durante milenios en Europa, pero simplemente no se entendía bien. Los antiguos griegos describen lesiones bastante similares a las de la sífilis. Quizás por coincidencia, se produjo un brote de sífilis en Nápoles en 1494 durante una invasión francesa, solo dos años después del regreso de Colón. Esto selló la conexión.

Pero aparte de las descripciones de lesiones similares a la sífilis por Hipócrates, muchos investigadores creen que hubo un brote de sífilis en, de todos los lugares, un convento agustino del siglo XIII en el puerto inglés de Kingston upon Hull. Esta ciudad costera vio una afluencia continua de marineros de tierras lejanas, y sabes lo que pueden hacer los marineros. La datación por carbono y el análisis de ADN de los huesos del convento respaldan la teoría de que la sífilis era una enfermedad mundial antes de los viajes de Colón.

4. Colón murió desconocido en la pobreza.

Colón no era un hombre rico cuando murió en España a los 54 años en 1506. Pero no estaba empobrecido. Vivía cómodamente, económicamente hablando, en un piso en Valladolid, Corona de Castilla, en la actual España, aunque con dolores de artritis severa. Colón había sido arrestado años antes por acusaciones de tiranía y brutalidad hacia los pueblos nativos de las Américas. Pero fue puesto en libertad por el rey Fernando después de seis semanas en prisión. Posteriormente se le negó la mayoría de los beneficios de sus descubrimientos prometidos por Fernando y la Reina Isabel.

Sin embargo, después de su muerte, su familia demandó a la corona real, una famosa demanda conocida como Pleitos colombinos, o demandas colombianas, que duró casi 20 años. Los herederos de Colón finalmente aseguraron cantidades significativas de propiedades y otras riquezas de la corona. Además, la mayoría de los navegantes europeos entendieron a fines del siglo XV, antes de su muerte, que Colón había descubierto islas y una gran masa de tierra desconocida para ellos.

5. Colón no hizo nada significativo.

Con toda esta charla de un desventurado Colón descubriendo accidentalmente el Nuevo Mundo, así como el posterior genocidio de las culturas nativas, es fácil entender la reacción actual contra Colón y la fiesta nacional llamada Día de la Raza, que se celebra en América del Norte y del Sur. Esto no es del todo justo.

Si bien Colón se equivocó en la mayoría de las cosas, ayudó a establecer el conocimiento sobre los vientos alisios, a saber, los vientos del este de latitudes más bajas que soplan hacia el Caribe y los vientos del oeste de latitudes más altas que pueden hacer volar un barco de regreso a Europa Occidental. Además, aunque Colón no fue el primer europeo en llegar al hemisferio occidental, fue el primer europeo en quedarse. Sus viajes iniciaron directamente una presencia permanente de europeos tanto en América del Norte como en América del Sur.

La noticia del éxito de su primer viaje se extendió como la pólvora por Europa, preparando el escenario para una era de conquista europea. Se puede argumentar si la conquista fue buena o mala para la humanidad: es decir, la expansión del cristianismo, el surgimiento del modernismo, la explotación y aniquilación de las culturas nativas, etc. Pero es difícil negar el papel directo de Colón en cambiar rápida y radicalmente el mundo.

Nota del editor: este artículo ha sido actualizado para reflejar la ortografía correcta del nombre de Giovanni Caboto.

Christopher Wanjek es el autor de los libros "Bad Medicine" y "Food At Work". Su columna, Bad Medicine, aparece regularmente en LiveScience.


El explorador vikingo que venció a Colón a América

Casi 500 años antes del nacimiento de Cristóbal Colón, una banda de marineros europeos dejó atrás su tierra natal en busca de un nuevo mundo. Su barco vikingo de proa alta atravesó las aguas cobalto del océano Atlántico mientras los vientos soplaban el barco y la enorme vela única. Después de atravesar aguas desconocidas, los escandinavos a bordo del barco de madera divisaron una nueva tierra, echaron anclas y desembarcaron. & # XA0

Medio milenio antes de que Colón & # x201Cdisco descubriera & # x201D América, esos pies vikingos pueden haber sido los primeros europeos en haber tocado suelo norteamericano.

La exploración era un negocio familiar para el líder de la expedición & # x2019, Leif Eriksson (las variaciones de su apellido incluyen Erickson, Ericson, Erikson, Ericsson y Eiriksson). Su padre, Erik el Rojo, fundó el primer asentamiento europeo de Groenlandia después de ser expulsado de Islandia alrededor del 985 d.C. por matar a un vecino. (El padre de Erik the Red & # x2019, él mismo, había sido desterrado de Noruega por cometer homicidio). & # XA0

Eriksson, que se cree que nació en Islandia alrededor del año 970 d.C., pasó sus años de formación en la desolada Groenlandia. Alrededor del año 1000 d.C., Eriksson navegó hacia el este hasta su tierra natal ancestral de Noruega. Allí, el rey Olaf I Tryggvason lo convirtió al cristianismo y lo acusó de hacer proselitismo de la religión entre los colonos paganos de Groenlandia. Eriksson convirtió a su madre, quien construyó la primera iglesia cristiana de Groenlandia, pero no a su padre proscrito.

Las leyendas islandesas llamadas sagas relatan las hazañas de Eriksson & # x2019 en el Nuevo Mundo alrededor del año 1000 d.C. Estas historias nórdicas se difundieron de boca en boca antes de ser registradas en los siglos XII y XIII. Dos sagas dan relatos diferentes sobre cómo Eriksson llegó a América del Norte. & # XA0

Según la & # x201CSaga de Erik el Rojo, & # x201D Eriksson cruzó el Atlántico por accidente después de desviar su rumbo en su viaje de regreso desde Noruega después de su conversión al cristianismo. Sin embargo, la & # x201CSaga de los groenlandeses & # x201D relata que el viaje de Eriksson & # x2019 a América del Norte no fue casualidad. En cambio, el explorador vikingo había oído hablar de una tierra extraña al oeste del comerciante islandés Bjarni Herjolfsson, quien más de una década antes había sobrepasado Groenlandia y navegado por las costas de América del Norte sin poner un pie en ella. Eriksson compró el barco trader & # x2019s, reunió a una tripulación de 35 hombres y volvió sobre la ruta a la inversa.

Después de cruzar el Atlántico, los vikingos encontraron una tierra rocosa y estéril en el Canadá actual. Eriksson otorgó a la tierra un nombre tan aburrido como los alrededores & # x2014Helluland, nórdico antiguo para & # x201CStone Slab Land. & # X201D Los investigadores creen que esta ubicación podría haber sido la isla de Baffin. Luego, los escandinavos viajaron hacia el sur a un lugar rico en madera que llamaron Markland (Forestland), muy probablemente en el actual Labrador, antes de finalmente establecer un campamento base probablemente en el extremo norte de la isla de Terranova.

Los vikingos pasaron todo un invierno allí y se beneficiaron del clima más suave en comparación con su tierra natal. Exploraron la región circundante llena de exuberantes prados, ríos llenos de salmón y uvas silvestres tan adecuadas para el vino que Eriksson llamó a la región Vinland (Wineland).

Después de pasar el invierno en Vinland, Eriksson y su tripulación navegaron de regreso a Groenlandia azotada por el viento con la madera que tanto necesitaba y abundantes porciones de uvas. Eriksson, quien sucedería a Erik el Rojo como jefe del asentamiento de Groenlandia después de la muerte de su padre y la muerte de su padre, nunca regresó a América del Norte, pero otros vikingos continuaron navegando hacia el oeste hasta Vinland durante al menos la década siguiente. A pesar de los recursos más abundantes de América del Norte, los colonos vikingos permanecieron en la desolada Groenlandia. Esto quizás se debió a los encuentros violentos & # x2014 incluido el asesinato de Eriksson & # x2019s hermano Thorwald & # x2013 que tuvieron con la población indígena de América del Norte.

Los arqueólogos han desenterrado pruebas que respaldan las sagas y las historias # x2019 de las expediciones nórdicas a Estados Unidos. En 1960, el explorador noruego Helge Ingstad recorrió las costas de Labrador y Terranova en busca de indicios de un posible asentamiento, y lo encontró en el extremo más septentrional de Terranova en L & # x2019Anse aux Meadows. Un equipo internacional de arqueólogos que incluía a la esposa de Ingstad & # x2019, Anne, excavó artefactos de origen vikingo que datan de alrededor del año 1000 d.C., y los restos de la aldea nórdica ahora forman parte de un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Si bien Colón es honrado con un feriado federal, el hombre considerado el líder de la primera expedición europea a América del Norte no ha sido totalmente olvidado en el calendario. En 1964, el presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación que declaraba el 9 de octubre como el Día de Leif Eriksson en honor al explorador vikingo, su tripulación y la herencia nórdica-estadounidense del país & # x2019s. & # XA0

La proximidad de los días en honor a Eriksson y Columbus es una coincidencia. Se eligió el 9 de octubre porque es el aniversario de la llegada en 1825 a Nueva York del barco Restauration, que llevó a la primera banda organizada de inmigrantes noruegos a Estados Unidos.


Cristóbal Colón, fracaso

No importa cuán ampliamente fue aclamado como un héroe catorce años antes, Cristóbal Colón estaba completamente lavado cuando murió en 1506 (hace 511 años, este 20 de mayo).

Una imaginación sentimental del lecho de muerte del explorador.

Multitudes de toda España se alinearon en las calles de Sevilla en 1493 para darle la bienvenida a casa después de su primer viaje a las Américas, pero él ya no había encontrado lo que estaba buscando, una vía marítima hacia los puertos de comercio de especias de la India. Nunca lo haría, aunque la búsqueda consumió el resto de su vida. Un pequeño genocidio aquí, algo de esclavitud allá, varios motines y múltiples ejecuciones de miembros de la tripulación más tarde, y Colón cayó en desgracia con la corona española y el público. Cuando murió, estaba rodeado por su familia y por las trampas de sus sustanciales ingresos. Pero se fue a la tumba con la aguda sensación de injusticia que no podía perdonar y de fracaso que no podía explicar.

Su reputación comenzó a deteriorarse durante su segunda expedición. A la altura del éxito de 1492, había sido nombrado virrey y gobernador de todas las islas que descubrió. Unos 1.400 hombres lucharon por atracar en sus 17 barcos con destino al cielo tachonado de oro en la tierra en el oeste. Pero era difícil alimentar a la gran tripulación y el trabajo por hacer —cavar canales, buscar oro— era agotador. En lugar de entrar en el paraíso, los colonos españoles encontraron el infierno en la tierra, con un gobernador inepto. Al timón de un barco, el instinto de navegación, la confianza suprema y la ambición incansable de Colón lo convirtieron en un excelente almirante. Pero sus habilidades de liderazgo desaparecieron tan pronto como puso un pie en tierra. Cuando regresó a España en junio de 1496 con 500 esclavos indios, para disgusto de la reina Isabel, que deploró la esclavitud, se sumergió en un caldero de acusaciones de miembros de la tripulación enfermos y amargados, entre ellos un sacerdote al que había negado las raciones después de que él reprendió a Colón por azotar a los colonos recalcitrantes.

Leer más en Herencia americana:

El rey Fernando, por su parte, estaba preocupado por la competencia con los portugueses por reclamar el nuevo territorio. El rey de Portugal teorizó que había más tierras al sur de Cuba. Colón prometió encontrarlos para España. Convenció a la religiosa Isabel para que lo respaldara al observar que cualquier oro que pudiera descubrir podría financiar una cruzada para recuperar Jerusalén de los infieles.

El 30 de mayo de 1498, seis carabelas zarparon hacia el oeste desde Sanlcar de Barrameda, tres en el paso habitual hacia La Española, donde Colón había dejado a su hermano Bartolomé a cargo, y tres en aguas no probadas a lo largo del ecuador. Pero después de un mes de viaje en el nuevo rumbo, Colón y su tripulación se encontraron en calma durante ocho días bajo un sol abrasador que pudrió su comida y, temían, podría incendiar los barcos. Cuando una brisa finalmente los rescató, Colón se dirigió hacia canales familiares en el norte, abandonando la ruta que lo habría llevado a la cuenca del Amazonas.

Sus hombres aún lograron convertirse en los primeros europeos en ver América del Sur. Los vigías divisaron las colinas boscosas de la península de Paria en Venezuela en agosto, pero los marineros, condicionados por el intrincado abalorio de los archipiélagos del Caribe, asumieron que se trataba de una isla más. Semanas de mirar fijamente al sol para navegar habían dejado los ojos de Colón llorosos, hinchados e inyectados en sangre, y simplemente no podía ver las pistas de que Paria podría ser parte de algo más grande. Cuando sus tripulantes desembarcaron, el 5 de agosto, los primeros europeos en caminar por el continente americano, se quedó en cama. Pero cuando esos mismos hombres regresaron, el 11 de agosto, con historias de un inmenso delta de agua dulce, tan grande que debe surgir de un río más largo del que cualquier isla podría albergar, sembraron las primeras semillas de duda en la mente de Colón. Y a medida que sus intentos de circunnavegar Paria revelaron más y más costa, se tambaleó en confusión.

La sabiduría geográfica que se remonta a los antiguos suponía solo tres continentes. Nadie en Europa, Oriente Medio islámico, China o India había oído hablar de un cuarto. ¿Podrían estar equivocados los pensadores de Grecia, los autores de la Biblia y los principales cosmógrafos modernos? Colón buscó a tientas otra explicación. Las Escrituras nos dicen que en el Paraíso terrenal crece el árbol de la vida, escribió el 15 de agosto, y que de él brota la fuente que da origen a los cuatro grandes ríos, el Ganges, el Tigris, el Éufrates y el Nilo. El Paraíso Terrenal, al que nadie puede llegar si no es por la voluntad de Dios, se encuentra al final de Oriente, y ahí es donde estamos. Los exploradores aceptaron la idea de que el Jardín del Edén era un lugar físico en la tierra hasta mediados del siglo XVI. No obstante, Colón se protegió. Si este río no fluye del Paraíso, debe provenir de una inmensa tierra al sur, de la cual nadie hasta ahora ha tenido conocimiento, agregó. Creo que este es un continente muy extenso, que nadie conocía hasta hoy.

Pero dada la delgada línea entre la cosmografía y la teología, tuvo que desafiar nada menos que la doctrina de la iglesia para afirmar esa opinión, y al hacerlo, podría ganar una acusación de herejía. La explicación más segura, que parece haberse tragado con entusiasmo, fue que se trataba de una provincia desconocida de China. Con eso resuelto, el explorador más famoso de la historia hizo un movimiento inusual: decidió que no quería explorar nada que pudiera alterar el conocimiento común. Dejando el destino abandonado, abandonó Venezuela para controlar a su hermano en La Española. Así, el mayor descubrimiento de la geografía pasó completamente desapercibido por su descubridor. Durante toda su vida, Colón había creído que Dios lo había destinado a la gloria. Pero una vez dejado atrás, el destino parecía no volver a estar del lado de Colón.

Para empezar, lo recibió un caos sangriento en Hispaniola. Abusados ​​por los colonos españoles, los indios contraatacaron con violentos levantamientos. La enfermedad y el hambre, exacerbados por la mala gestión de Bartholomew, habían dividido a los colonos en dos bandas enfrentadas. Un centenar de hombres encabezados por el presidente del Tribunal Supremo de la colonia, Francisco Roldan, se rebelaron contra los que aún le eran leales a Bartolomé. Colón reconoció de inmediato que el motín era potencialmente fatal tanto para su colonia como para su autoridad como virrey. Hijo de un comerciante genovés plebeyo, se había levantado para ganarse el favor de la corona española y llegó allí con un ansia concentrada de poder y prestigio. Pero con solo 70 fieles, no pudo luchar contra Roldon. Así que finalmente cedió a todas las demandas de los rebeldes: exentos de castigo, podrían regresar a España o reclamar tierras gratis en Hispaniola, recibirían salarios atrasados ​​y Roldon fue ascendido.

En una carta a los reyes españoles explicando la situación, Colón solicitó 50 hombres más y un administrador de justicia. Ferdinand e Isabella no estaban dispuestos a enviar más súbditos a esta colonia problemática y aparentemente inútil, pero el administrador parecía una buena idea. Teniendo en cuenta la importancia de La Española como escala en una mayor exploración del oeste, los monarcas se dieron cuenta de que le habían otorgado a Colón demasiado poder. Esperaban que Francisco Bobadilla, un oficial de la corona, pudiera lograr que regresara a casa en paz.

Lo primero que vio Bobadilla al aterrizar en Hispaniola fue una horca colgada con los cadáveres de seis colonos españoles rebeldes. Colón y Bartolomé estaban en una expedición hacia el interior, pero cuando Bobadilla interrogó a su hermano Diego, descubrió que se había programado el ahorcamiento de más colonos al día siguiente. Bobadilla prohibió las ejecuciones, pero Diego respondió que solo recibía órdenes del virrey. En ese momento, Bobadilla encarceló a Diego y se hizo cargo de la casa, las posesiones y el trabajo de Colón. Cuando Colón y Bartolomé regresaron, Colón desafió furiosamente la autoridad de Bobadilla, por lo que Bobadilla también los arrojó a él y a Bartolomé a la cárcel. Allí los tres hermanos Colón esperaron dos meses, hasta que Bobadilla se dio cuenta de que una investigación sería demasiado trabajo y los devolvió a España para ser juzgados. Cuando Cristóbal Colón fue conducido encadenado desde su celda a principios de octubre de 1500, pensó que estaba a punto de ser ejecutado.

En cambio, un escudero lo acompañó a él y a sus hermanos a un barco que se dirigía a casa. Tan pronto como salieron del puerto, el capitán se ofreció a quitarle las ataduras a Colón. Me han encadenado por orden de los soberanos, respondió Colón, y las llevaré hasta que los propios soberanos ordenen su remoción. Fiel a su palabra, arrastró sus ataduras con un traqueteo ostentoso por las calles de Cádiz y Sevilla. Ferdinand e Isabella ordenaron su liberación tan pronto como les llegó la noticia. Querían que lo quitaran del poder, no que lo humillaran.

Pero su inquebrantable confianza en él se había desvanecido. Pidió ser reintegrado como virrey y ellos se negaron. Para un hombre que creía que había sido designado por Dios para descubrir y gobernar las Indias, esto se sentía como una perversión del destino. Podía seguir extrayendo sus deberes de las ganancias de España en el Nuevo Mundo, un ingreso que le habría permitido jubilarse en el lujo. Pero el explorador de 49 años, casi ciego y lisiado por la artritis, nunca pudo apartar la vista del horizonte occidental.

Sintió que estaba perdiendo su influencia ante los nuevos exploradores. Bajo la bandera portuguesa en 1498, Vasco de Gama había llegado a la India navegando hacia el este alrededor del Cabo de Hornos. Los portugueses habían vencido a Colón. Pero si Colón encontraba una ruta más corta por el oeste, tal vez pudiera recuperar su gobernación. Gracias a Marco Polo, los europeos habían aprendido sobre la única ruta marítima entre China y la India: el Estrecho de Malaca, que separa Sumatra y Malasia. Si Colón había encontrado el continente asiático en su último viaje, el pasaje tenía que estar cerca. Por supuesto, su concepción de la geografía asiática estaba un poco fuera de lugar. No tenía idea del tamaño del continente y supuso que China e India estaban aplastadas junto con las Indias cerca de la costa. Pero Ferdinand e Isabella no estaban mejor informados. Aprobaron su expedición el 14 de marzo de 1502, con dos salvedades: no enviaría esclavos y no se detendría en Hispaniola excepto en caso de emergencia.

Entonces, con cuatro barcos desvencijados y 150 hombres, partió a través del Atlántico para un último disparo en la oscuridad. Hizo la travesía en un tiempo récord —16 días— y se dirigió directamente a La Española. El nuevo gobernador se negó a dejarlo aterrizar e ignoró sus advertencias de un huracán que se avecinaba. Cualquier hombre nacido, sin excepción de Job, no hubiera muerto de desesperación cuando en tal clima, buscando seguridad para mi hijo, hermano, compañeros de barco y para mí, se nos prohibió la tierra y los puertos que yo, por la voluntad de Dios y sudando sangre, había ganado para España? Cuando encontró una ensenada segura al oeste de Santo Domingo, el gobernador envió 30 barcos con destino a España, 25 de los cuales se hundieron en la tormenta que anticipó Colón. Tanto Roldon como Bobadilla se ahogaron. Cuatro barcos se vieron obligados a regresar y solo uno llegó a España: el que transportaba la parte del oro del Nuevo Mundo que tenía Colón.

Cuando el cielo se despejó, Colón y su tripulación viajaron hacia el oeste a un área del Caribe que nunca habían explorado. Llegaron a lo que hoy es Honduras el 31 de julio. Allí Bartolomé se encontró con una canoa llena de indios que transportaban los frutos de una civilización avanzada: navajas y cuchillos de cobre, espadas de madera con pedernal, camisas de algodón de colores y cerveza. Eran mayas chontales, que viajaban desde la bahía de Campeche hasta los puertos comerciales de Centroamérica. Si Colón los hubiera seguido de regreso a Yucatán, habría descubierto las pirámides y monumentos de la civilización mexicana. Pero no tuvo tiempo de apartarse de la búsqueda del pasaje. Después de todo, así era Asia, ¿cuán inusual debería ser encontrar chinos avanzados? En una carta a Ferdinand e Isabella, escribió dos líneas sobre los mayas y dedicó cuatro veces más espacio a una pelea entre un jabalí y un mono araña. En otra encrucijada, Colón, pensando que estaba eligiendo el camino del descubrimiento y los elogios, volvió a elegir el camino del dolor y el arrepentimiento.

Viajando hacia el sur contra el viento y la corriente, sus barcos se movieron solo seis millas por día durante el mes siguiente a lo largo de la costa este de América Central. Con el calor y la humedad, escribió su hijo Fernando, nuestra galleta de barco se había vuelto tan llena de gusanos que, Dios me ayude, vi a muchos que esperaban la oscuridad para comerse la papilla hecha con ella, para no ver los gusanos. Pero Colón, consciente de que este podría ser su último viaje, se negó a darse por vencido. Finalmente, los españoles llegaron a la laguna de Panamá Chiriquí a principios de octubre, donde los nativos les dijeron que era solo una caminata de nueve días a través del istmo hacia otro océano. Este debe ser el lugar. Desde aquí, calculó Colón, sería una navegación de diez días hasta el Ganges. Sus hombres exploraron cada entrada de la laguna en busca del estrecho, pero fue en vano. La alegre anticipación se convirtió en desesperación y la desesperación en amarga decepción. Después de tres días, Colón regresó a mar abierto, sus esperanzas sofocadas, su único objetivo ahora era la adquisición de riquezas.

La marea baja lo dejó varado hasta abril en los campos de oro de Panamá, donde sus hombres libraron una sangrienta guerra contra los indios. Él mismo contrajo malaria. Cuando las aguas finalmente subieron, gusanos parecidos a las termitas habían hecho un cordón en los cascos de los barcos. Con solo tres carabelas viables, se dirigió a La Española por última vez. Llegó hasta Jamaica. Desde allí, envió un emisario en canoa las 105 millas hasta Santo Domingo para pedir transporte a casa. El gobernador de La Española esperó nueve meses para responder a la solicitud, nueve meses en los que los españoles hambrientos y asolados por las enfermedades de Jamaica protagonizaron una última rebelión fallida contra su enfermizo capitán. Finalmente, el 12 de septiembre de 1504, una expedición de relevo partió hacia Sevilla con Colón a bordo. Nunca más volvería a ver la tierra que había reclamado para España 12 años antes.

Su anterior regreso a casa había sido impulsado por el triunfo o el justo martirio, pero cuando llegó a Sevilla el 8 de noviembre, estaba abrumado por el fracaso. Propenso a los delirios febriles, siguió reclamando los cargos de virrey y gobernador de Indias. Fernando se negó, pero le ofreció a Colón el título de almirante del océano como consuelo. Por primera vez, Colón registró la derrota. Inmovilizado por la gota y la artritis a los 53 años, se retiró a la cama.

En unos pocos años, los cartógrafos nombrarían las vastas tierras del hemisferio occidental en honor a Amerigo Vespucci, el explorador florentino que reconoció por primera vez a América del Sur como su propio continente, y Fernando de Magallanes encontraría un pasaje al Pacífico en el oeste mirando al sur del ecuador. Para entonces, el hombre que había abierto la puerta a esos avances, pero que se resistía a entrar, ya no estaba para jugar por el crédito. El 20 de mayo de 1506, en Valladolid, España, con sus dos hermanos y dos hijos a su lado, Colón pronunció sus últimas palabras: In manus tuas, Domine, commendo spiritum meum (En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu).

Murió en la comodidad de la riqueza (sus descendientes vivirían de su dinero durante generaciones) y en el silencio de la oscuridad. Pero a solo unos kilómetros de distancia, el rey Fernando ni siquiera recibió la noticia de que Colón estaba enfermo. El viaje final del explorador que reorganizó el globo, un cortejo fúnebre por las calles de la ciudad, pasó desapercibido incluso para los vecinos de Valladolid.


2 respuestas 2

Michael Shermer cubre esto en El cerebro creyente, afirmando que Colón mantuvo esta creencia hasta su muerte.

El enlace de Vartec también admite esto desde un sitio de EDU.

Colón, quien, hasta su muerte, se aferró a la idea de que había encontrado las costas de Asia.

En el libro de Shermer, habla de encontrar datos que son totalmente inesperados, de modo que no puedas aceptar la nueva información y, por lo tanto, integrarla con las nociones que ya tienes. Eso es, en esencia, lo que hizo Colón. Colón no tenía ninguna razón para "mentir", ya que su propio cerebro lo convenció de que había encontrado Asia, y se apegaría a esa historia. Incluso tuvo el incentivo de decir que encontró nuevas tierras de acuerdo con la página de wik que citó:

Según el contrato que hizo Colón con el rey Fernando y la reina Isabel, si Colón descubría nuevas islas o tierra firme, recibiría muchas recompensas elevadas.

No lo hizo, aunque asumió la gobernación de las islas que creía que eran las Indias, y actuó "mal" como dijo el gobernador.

Lo que realmente le interesaba a España era encontrar una ruta marítima hacia oriente (Asia) y principalmente hacia la India. En ese momento, todas las diversas especias, seda y muchos otros artículos provenían de Asia y eran extremadamente valiosos. La ruta comercial existente era terrestre y era larga, ardua y peligrosa. España quería competir con otros países europeos en este mercado tan rentable (Abernethy, David (2000). The Dynamics of Global Dominance, European Overseas Empires 1415–1980. Yale University Press).

En ese momento, Portugal se había afirmado como una potencia marítima dominante, por lo que Colón se acercó por primera vez al monarca portugués y le sugirió que podría llegar a la India navegando hacia el oeste en lugar de hacia el sureste (alrededor de África) como era el plan portugués. Los portugueses ya sabían que había otras tierras que se podían encontrar navegando hacia el oeste: ya habían comenzado la colonización del archipiélago de las Azores en el Atlántico norte y había informes de otras tierras mucho más al oeste por parte de pescadores y otros exploradores portugueses (Boxeador, Charles Ralph (1969). El Imperio Portugués Seaborne 1415–1825. Hutchinson).

Los portugueses eran excelentes marineros y cartógrafos y se mostraban escépticos de que estas tierras fueran parte de Asia, por lo que desdeñaban el plan de Colón. El rey presentó la propuesta de Colón a sus expertos, quienes la rechazaron. Consideraron que la estimación de Colón de una distancia de viaje de 2.400 millas (3.860 km) era, de hecho, demasiado baja. (Samuel Eliot Morison, Admiral of the Ocean Sea: The Life of Christopher Columbus, (Boston: Atlantic-Little, Brown, 1942). Reeditado por Morison Press, 2007).

En 1488, Colón apeló una vez más a la corte de Portugal y, una vez más, Juan II lo invitó a una audiencia. Ese encuentro también resultó infructuoso, en parte porque poco después Bartolomeu Dias regresó a Portugal con noticias de su exitoso rodeo del extremo sur de África (cerca del Cabo de Buena Esperanza). Con una ruta marítima oriental a Asia aparentemente a la mano, el rey Juan ya no estaba interesado en el proyecto inverosímil de Colón, pero le ofreció un capitán de barco en su flota. Colón declinó y se acercó a España con su propuesta y plan que, después de mucha deliberación, finalmente fue aceptado. Colón navegó hacia el oeste y llegó a las islas del Caribe y pensó que había aterrizado en algunas islas de la costa de Asia. Mantuvo esta creencia hasta el día de su muerte. (Davidson, Miles H. (1997), Columbus entonces y ahora: una vida reexaminada, Norman, OK: University of Oklahoma Press).


EXACTAMENTE EN UN AÑO A PARTIR DE AHORA EL MUNDO ESTARÁ MARCANDO EL QUINIENTE ANIVERSARIO DEL ÚNICO EVENTO MÁS IMPORTANTE DEL PASADO MILENIO.EL CELO DE UN HOMBRE PRODUJO ACERCA DE ESE ACONTECIMIENTO, Y SU NOMBRE Y SU HABLA DE SUS LOGROS SERÁN OMNIPRESENTES AQUÍ, ENTONCES, HAY UN CATECISMO DE COLÓN PARA AYUDARLE EN LOS MESES ANTERIORES: ¿FUE REALMENTE EL PRIMERO? SI NAVEGÓ PARA ESPAÑA, ¿POR QUÉ LOS ITALIANOS HACEN TAN FUSION POR SU CUMPLEAÑOS? ¿CÓMO ES QUE AMÉRICA NO TIENE SU NOMBRE? ¿POR QUÉ SE LE LLAMA VILLANO AHORA?

1. ¿COLÓN DESCUBRIÓ EL NUEVO MUNDO?

No. Pero lo complacido que habría estado al saber que a menudo se le atribuye el mérito de haber descubierto dos continentes vastos y lejanos cuyo tamaño y variedad apenas podría haber comenzado a imaginar. Esos continentes han estado poblados durante milenios por una mezcla de pueblos cuyas culturas son tan diversas como sus tierras. Es posible que hayan emigrado del noreste de Asia hace más de quince mil años. Cuando llegaron todavía es una cuestión de erudición en guerra, pero esos nativos fueron los descubridores del Nuevo Mundo.

Colón conoció solo a un pequeño número de ellos después de haber navegado con éxito por el Océano Mar, como se conocía entonces al Atlántico. Su revelación de su existencia desconcertó a la Europa del Renacimiento, pero finalmente condujo al conocimiento de un hemisferio completamente nuevo. El marinero genovés hizo el anuncio de su travesía triunfal en una carta dirigida a sus patrocinadores españoles, el rey Fernando y la reina Isabel. Declaró que había "encontrado muchísimas islas llenas de gente sin número, y de todas ellas he tomado posesión para sus Altezas, por proclamación y con el estandarte real desplegado, y nadie objetó". Esta arrogante usurpación estaba totalmente en consonancia con la determinación de Europa de expandir su mundo ordenado y cristiano.

Hay afirmaciones de que otros exploradores cruzaron el Océano Mar mucho antes que Colón. A San Brendan y los irlandeses se les atribuyen los primeros viajes, que datan de la fase inicial de la Edad Media en el siglo VII. Los vikingos tocaron bases en las tierras del extremo norte durante el siglo XI, al igual que los marineros de Bristol cuatro siglos más tarde. Pero no fue hasta la extraordinaria hazaña de navegación de Colón en 1492 que la presencia de un Nuevo Mundo se reveló ante el asombro del Viejo.

Por supuesto, el término Nuevo Mundo es completamente eurocéntrico. Pero es conveniente, está aquí para quedarse y lo usaremos.

2. ¿QUÉ HIZO EXACTAMENTE EN 1492?

Navegó hacia el oeste desde las Islas Canarias siguiendo una ruta oceánica que había trazado y sobrevivió a un viaje de treinta y tres días para tocar tierra en un nuevo mundo el 12 de octubre.

Durante años, la gente se había burlado de la idea de una ruta hacia el oeste a las Indias. El éxito del viaje de Colón se debió tanto a su apasionada creencia en lo que estaba haciendo como a su inteligente decisión de navegar hacia el oeste-suroeste desde las Islas Canarias a lo largo del paralelo veintiocho, evitando así los traicioneros contravientos de las latitudes más altas. ¿Había invocado las palabras del gran poeta italiano al embarcarse? Dante había escrito en La Divina Comedia: "Y girando nuestra popa hacia la mañana hicimos alas de nuestros remos para nuestro vuelo salvaje, con rumbo siempre hacia el suroeste". Es dudoso que los barcos de Colón hubieran sobrevivido a una travesía más al norte.

3. ¿FUE COLÓN EL PRIMERO EN CREER QUE LA TIERRA ERA REDONDA?

Para nada. Todo hombre educado de su época creía que era una esfera, y todas las universidades europeas enseñaron el concepto en las clases de geografía. Por supuesto, hubo algunos que se aferraron a las antiguas nociones bíblicas de que la tierra era un disco plano con Jerusalén en el centro y que uno podía caerse por el borde. Pero los marineros como Colón lo sabían mejor por experiencia práctica: vieron que las montañas aparecían en el horizonte antes de que la tierra apareciera a la vista y que los cascos de los barcos que partían desaparecían ante los mástiles.

El tema controvertido en la época de Colón no era la forma de la tierra sino su tamaño. Esto tuvo enormes implicaciones para los ambiciosos planes del explorador. Los geógrafos proyectaron cálculos muy divergentes, pero compartían la creencia común de que la Tierra era mucho más pequeña de lo que es, y algunos la midieron en dos tercios de su circunferencia real. En el siglo III a.C. Eratóstenes se había acercado bastante a una suposición precisa del verdadero tamaño del cinturón del mundo de veinticuatro mil millas. Entre los que inspiraron a Colón se encontraban Marinus de Tiro y Ptolomeo, ambos del siglo II d.C., y Pierre d'Ailly y Paolo dal Pozzo Toscanelli, geógrafos de su propio siglo. Colón compartió con los dos últimos una firme creencia de que el océano era navegable.

Los conceptos de Toscanelli eran particularmente atractivos porque los florentinos no solo habían presentado cifras bajas para el ancho del océano en un mapa mundial, sino que, ya en 1474, habían instado al rey portugués a considerar un viaje hacia el oeste a Catay (China). Cuando Columbus utilizó posteriormente la carta de Toscanelli para fundamentar su afirmación de que podía cruzar el océano, redujo aún más sus estimaciones de kilometraje bajo.

4. ¿A DÓNDE CREÍA QUE SE DIRIGÍA?

Esperaba llegar a las Indias. Ese era el término geográfico que se usaba entonces para los tramos orientales de Asia, que incluían la legendaria tierra de Cathay, la isla de Cipangu (Japón), Birmania, India, Indonesia y las Molucas.

Una ruta a las Indias había sido durante algún tiempo el objetivo de los príncipes portugueses que buscaban un camino náutico para comerciar con sedas y especias orientales. Convencidos de que el camino se dirigía hacia el este a través de la costa sur de África, respaldaron incondicionalmente los repetidos intentos de sus navegantes por encontrarlo. Colón estaba al tanto de estas incursiones, pero se aferró obstinadamente a su opinión de que la ruta más directa a las Indias no era hacia el este sino hacia el oeste, junto al océano. Esperaba pasar por algunas islas en el camino, pero no tenía idea de que se encontraría con nuevos continentes.

5. ¿CÓMO ERA SUS BARCOS?

Colón navegó con una diminuta flota de embarcaciones de tres mástiles: la Niña, la Pinta y la Santa María. La Niña y la Pinta, clasificadas como carabelas, medían alrededor de sesenta toneladas cada una, es decir, podían llevar sesenta toneles españoles, una medida líquida, de vino. Las carabelas, de construcción ligera, eran conocidas por su velocidad. El Santa María fue clasificado como nao (una palabra española para barco) y se estimó en unas noventa toneladas. Esta embarcación algo más grande era redonda y fornida, menos elegante que las carabelas y definitivamente menos maniobrable.

Colón estaba orgulloso de sus barcos, como podría estarlo, ya que los tres hicieron un viaje a ciegas a un destino fantasma. Aún así, tenía sus problemas con ellos. Al tercer día, el timón de la Pinta saltó. Escribió en su diario que fue reparado fuera de las Islas Canarias “con gran trabajo y diligencia del Almirante”. Allí, también, la Niña, de aparejo latino (provisto de velas triangulares colgadas en un ángulo de cuarenta y cinco a sesenta grados con la cubierta), tuvo que equiparse con velas cuadradas en vergas paralelas a la cubierta. Los lateens podían navegar más cerca del viento, pero los barcos de aparejo cuadrado eran más fáciles de maniobrar.

El Santa María fue el buque insignia de Colón, pero el Niña se convirtió en su favorito (Niña era un apodo, el verdadero nombre de la embarcación era Santa Clara). El Santa María encalló en el Nuevo Mundo y Colón regresó a casa a bordo del Niña. Comparados con los barcos transoceánicos de hoy, los barcos renacentistas eran lastimosamente pequeños. Su longitud promedio de setenta a cien pies se vería eclipsada por los casi mil pies elegantes del Queen Elizabeth 2.

6. SI LAS PERSONAS YA VIVIERON ALLÍ, ¿POR QUÉ LO LLAMARON EL NUEVO MUNDO?

La frase Mundus Novus (Nuevo Mundo) fue acuñada por un impresor veneciano en 1504. La encendió como título de una carta escrita por el explorador florentino Amerigo Vespucci tras el regreso de este último del Brasil recién descubierto. La frase se puso de moda. La revelación de un mundo habitado y completamente desconocido, atribuida a Vespucci, fue mucho más sensacional que el informe de Colón sobre unas pocas islas y una nueva ruta a las Indias.

Además, la descripción de Vespucci del Nuevo Mundo, cargada como estaba de vívidos relatos de canibalismo y promiscuidad sexual entre los nativos, le aseguró una popularidad instantánea. El mismo Colón nunca usó la frase Nuevo Mundo. Su propia caracterización de las tierras que descubrió fue Otro Mundo, un término quizás más apropiado.

Ese otro mundo, por supuesto, no era nuevo, pero hasta el día de hoy tendemos a fechar la historia de las Américas en términos de los cinco siglos desde el desembarco de Colón allí, el lapso relativamente breve desde la intervención europea. Shakespeare llega al punto en La tempestad cuando hace que Miranda exclame: "¡Oh mundo nuevo y valiente, / que tiene a esa gente en él!" y Prospero responde: "Es nuevo para ti".

7. ¿DÓNDE PENSÓ COLÓN QUE ESTABA CUANDO HIZO SU ATERRIZAJE?

No tenía idea real. Se imaginó que había llegado a las Indias y enseguida habló de los nativos que encontró como indios. Pero nada de lo que vio en el Caribe coincidió con las descripciones de Oriente. En lugar de orientales sofisticados vestidos con suntuosos abrigos brocados, encontró habitantes desnudos que parecían amables e ingenuos. En lugar de la ciudad resplandeciente con templos de techos dorados que había contado Marco Polo, había cabañas sencillas. Todo fue bastante desconcertante. Colón avanzó de isla en isla, y cuando llegó a Cuba, a la que llamó La Isla Juana, siguió su costa hacia el oeste. “Me pareció tan largo”, escribió, “que pensé que debía ser el continente, la provincia de Catayo [en China]. Y como no había pueblos ni ciudades en la costa, sino solo pequeñas aldeas, con la gente de la que no pude hablar porque todos huyeron de inmediato, seguí adelante por el mismo rumbo, pensando que no dejaría de encontrar grandes ciudades y pueblos."

Aunque no aparecieron ciudadelas relucientes en el horizonte, el explorador y sus marineros se apresuraron a notar que los nativos usaban pequeños colgantes de oro como adornos para la nariz, y Colón tomó esto como una señal de que la isla de las Bahamas en la que había aterrizado por primera vez, a la que llamó San Salvador, tal vez se convierta en un trampolín hacia Cathay.

Su posterior descubrimiento de oro en la gran isla que llamó La Española lo convenció a él y a sus hombres de que efectivamente habían desembarcado en los confines de las Indias, y eso fue lo que creyó cuando comenzó su viaje de regreso a España el 4 de enero de 1493.

8. ¿CÓMO SURGIÓ SU IDEA EN PRIMER LUGAR?

Nadie lo sabe. Pero una cosa es cierta: no era una idea original. Se había sugerido una ruta hacia el oeste desde Aristóteles. El interés de Colón por encontrar una ruta así pudo haber surgido alrededor de 1476, cuando naufragó frente a las costas de Portugal y se instaló en Lisboa. En ese momento, Portugal estaba orgulloso a la cabeza de la navegación europea. Colón tenía entonces veinticinco años. Intensamente religioso, encontró sus convicciones geográficas fortalecidas por pasajes de la Biblia y por predicciones como una en la Medea de Séneca: “Después de muchos años vendrá una era en la que el océano soltará las cadenas de las cosas, y una gran parte de la tierra desaparecerá. se abrirá y un nuevo marinero como el que fue el guía de Jason ... revelará un nuevo mundo ". Colón anhelaba ser ese marinero.

9. ¿TARDÓ COLÓN MUCHO TIEMPO EN RECUPERAR?

Años. Presentó por primera vez la petición de su "Empresa de Indias", como él la llamó, al rey Juan II de Portugal en 1484 o un poco antes. Se entregó a una comisión de expertos tal como lo sería hoy. Lo rechazaron.

Cuando Colón se dirigió al rey Fernando y la reina Isabel de España en busca de apoyo en 1486, su propuesta se presentó a una reunión de eruditos y eclesiásticos españoles conocida como la Comisión de Talavera. De nuevo un rechazo. La comisión dictaminó que la distancia era mucho mayor de lo que afirmaba Colón y, por lo tanto, la empresa no era factible. Tenían razón en el primer conteo, equivocados en el segundo. Con el paso de los años, Colón persistió. Finalmente, mediante la intervención de Luis de Santangel, el guardián de la bolsa privada, que se había hecho amigo de él en la corte española, obtuvo el permiso de la reina Isabel en la primavera de 1492. “Con estos presentes”, anunciaba el real decreto, “nosotros enviar al noble Christoforus Colon con tres carabelas equipadas sobre los mares del océano hacia las regiones de la India por ciertas razones y propósitos ".

10. ¿CÓMO PUEDEN TANTAS NACIONES RECLAMAR A COLÓN COMO UNO DE LOS SUYOS?

Los reclamos rivales siguen a cualquier logro heroico. Colón nació en Génova de padres italianos en 1451, y se ha insistido en que era un español de pura sangre, un catalán o un judío de ascendencia portuguesa o catalana, pero la evidencia sugiere que era un católico de origen genovés. Cualquiera que sea su experiencia, disfrutó de esa maravillosa confluencia de genio árabe, judío y cristiano que marcó el mundo intelectual de Portugal y España durante el Renacimiento temprano. Los hechos indiscutibles son que su padre era Domenico Colombo y su madre Susanna Fontanarossa, ambos de Génova. Tuvieron dos hijos menores, Bartolomeo y Giacomo (más tarde conocido como Diego) y una hija, Bianchinetta. El negocio familiar estaba tejiendo. Domenico logró una vida digna como miembro del gremio de pañeros, pero sus perspectivas de mejora nunca fueron muy brillantes.

Colón dejó Génova como un marinero joven y analfabeto. Después de vivir en Portugal y luego en España y adquirir sus idiomas, aprendió a leer y escribir por sí mismo. También aprendió latín por sí mismo, el medio de comunicación de los hombres educados. Muchos de los libros en los que se basó para sus teorías de navegación estaban en latín.

En sus escritos, Colón se describió más de una vez como un estranjero. De hecho, los oficiales y marineros españoles que finalmente servirían a sus órdenes a menudo se resentían por el hecho de que era un "extranjero". Aunque la población de la España del siglo XV era de una mezcla claramente cosmopolita, una ola feroz de nacionalismo estaba en aumento cuando Colón se instaló allí. El mismo año en que zarpó, España conquistó al último de los moros y ordenó la expulsión de todos los judíos inconversos.

11. ¿CÓMO ENCONTRÓ COLÓN SU CAMINO?

Brújula, navegación a estima y suerte. La latitud y la longitud existían como conceptos, pero ambos estaban envueltos en conjeturas. La latitud fue calculada por el clima ptolemaico —zonas paralelas colocadas arbitrariamente en un gráfico en términos de clima y, cuando sea práctico, por la longitud del día más largo del año, se encontró que eran directamente proporcionales a la altura angular del sol. Se llegó a la longitud a través de un procedimiento complicado cronometrando un eclipse. Como la mayoría de los marineros, Columbus no pudo manejarlo.

Su instrumento indispensable era la brújula de un marinero. Una combinación de la antigua "rosa de los vientos" y una aguja magnetizada, la brújula había estado en uso mucho antes de que Colón navegara. Conocido por los chinos, árabes y fenicios, había sido redescubierto por los europeos en el siglo XIV. En el día de Colón, la rosa era una tarjeta circular en la que un patrón de diamantes, rombos y líneas marcaban los treinta y dos puntos cardinales. No se utilizaron letras porque la mayoría de los marineros no sabían leer. Los antiguos conocían doce vientos, pero para la época de Colón el número se había reducido a ocho, los indicamos hoy como N, NE, E, SE, S, SW, W, NW.

Quizás lo más importante es que Colón fue un maestro en la navegación a estima, un proceso medio instintivo que implicaba establecer los rumbos de la brújula, notar la velocidad a través del agua, trazar la dirección y la fuerza de los vientos, estar consciente de las corrientes y seguir constantemente donde lo había dejado. apagado.

Su doble travesía sobre el "mar de tinieblas" es casi un milagro a estima.

12. ¿QUÉ CALIFICACIONES LLEVÓ AL TRABAJO?

Había navegado en el Mediterráneo y había estado en África, Inglaterra, Irlanda y, supuestamente, tan al norte como Islandia. Habiendo crecido en la comunidad marítima de Génova, comenzó a navegar cuando tenía catorce años. Al menos eso es lo que dice en sus crónicas, aunque ni los registros ni sus afirmaciones son del todo fiables. También nos dice en su bitácora del 21 de diciembre de 1492 que para entonces había estado en el mar durante veintitrés años “sin dejarlo por ningún tiempo digno de ser contado”.

Tenemos muy pocos datos sobre en qué tipo de barcos navegó, en qué capacidades o bajo qué estandartes. En cualquier caso, los marineros genoveses se contaban entre los más famosos de la Edad Media. Fue el infante de marina genovés a quien el Papa llamó durante la Primera Cruzada, en el siglo XI, para conducir una flota masiva desde los puertos del sur de Francia hasta las costas orientales del Mediterráneo. Durante los siglos siguientes, mientras el Mediterráneo bullía de comercio e intrigas políticas, la república de Génova ascendió en el poder junto con la república de Venecia. A finales del siglo XIII, los genoveses intentaban encontrar una ruta fluvial a las Indias a través de África y, en el proceso, se adentraron en el océano o, como también se le conocía, en el “verde mar de tinieblas”. "

13. ¿TENÍA ALGUNA IDEA REAL DE LOS RIESGOS QUE CORRÍA?

Ciertamente lo hizo. Pero era profundamente devoto, cargado de un celo mesiánico y decidido a correr riesgos. Naufragios, ahogamientos, motines, escorbuto, vendavales, inanición, todo formaba parte del trabajo de todo marinero en ese momento. El poeta renacentista Luis de Camoëns detalló el entorno de trabajo de los marineros:

Sin embargo, Colón creía que el marinero debía, como él mismo lo expresó, sondear "los secretos de este mundo".

Séneca había profetizado: "Llegará el tiempo en que toda tierra dará su tesoro escondido, cuando los hombres nunca más medirán el rumbo desconocido, porque alrededor del mundo no habrá 'la tierra más lejana'". Colón conocía bien esas palabras. Encendieron su imaginación y disiparon sus miedos.

14. ¿CÓMO RECLUTÓ COLÓN A SU TRIPULACIÓN?

Colón era un forastero en Palos de la Frontera, la pequeña ciudad costera donde los monarcas españoles habían provisto dos de sus barcos. Prácticamente no tenía conexiones con marineros u oficiales comunes y, por lo tanto, se vio obligado a contar con la ayuda de dos destacadas familias de marineros. El más poderoso fue el de Martín Pinzón de Palos el otro fue la familia de Juan Niño, de la cercana localidad andaluza de Moguer. Junto con Colón, los Pinzóns y Niños lograron reclutar a unos noventa hombres y niños para las tres embarcaciones. El propio Martín Pinzón asumió el mando de la Pinta, mientras que Juan Niño (con quien Colón desarrolló una estrecha amistad) navegó como amo de la Niña.

Conocemos los nombres de todos menos tres de los que se inscribieron en el viaje trascendental. Venían principalmente de ciudades y pueblos de Andalucía, todos menos cuatro eran españoles. Colón fue, por supuesto, uno de los extranjeros. Cada barco tenía un capitán, un capitán, un piloto, un mariscal y un cirujano, apoyados por el habitual complemento de hábiles marineros y grumetes.

¿Se inscribieron con entusiasmo? No todo el mundo. Los marineros experimentados cuestionaron la viabilidad de tal viaje hacia el oeste, pero la corona pagó a todos el salario vigente y, a pesar de las leyendas en sentido contrario, no se utilizó a ningún prisionero para proteger a las tripulaciones.

Un oficial a bordo del buque insignia Santa María era el erudito Luis de Torres, un judío converso que sabía hablar árabe. Estaba destinado a ser el intérprete entre Colón y el gran kan de China. Colón, por supuesto, nunca se encontró con el gran khan y, de todos modos, no era probable que un líder de China hablara árabe, pero los europeos creían que todos los idiomas provenían de esa lengua y, por lo tanto, era mejor estar preparados.

15. ¿POR QUÉ EL NUEVO MUNDO NO TIENE SU NOMBRE?

Si el Nuevo Mundo estaba destinado a ser nombrado por los europeos, debería haber sido nombrado en honor a Colón. Un nombre europeo más apropiado habría sido North y South Columbia. Pero los dos continentes recibieron el nombre de Amerigo Vespucci, quien viajó al Nuevo Mundo en honor a Colón. El nombre América fue asignado por un geógrafo alsaciano llamado Martin Waldseemüller cuando intentó trazar los descubrimientos del Nuevo Mundo en 1507. Debido a que Vespucci fue más agresivo al promocionarse a sí mismo, Waldseemüfcller creía que la gloria era suya. Que Vespucci era indiscutiblemente el explorador más popular en este momento lo aprendemos de la utopía de Thomas More, un libro basado en los relatos de los florentinos: "Todo el mundo está leyendo sobre los cuatro viajes de Vespucci".

Los geógrafos del Renacimiento eran científicos hábiles y concienzudos, pero mientras trabajaban para ubicar islas oscuras del Nuevo Mundo en sus cartas, encontraron los datos vagos y a menudo engañosos. Los cartógrafos solo podían confiar en conjeturas inteligentes, un curso que tomó Waldseemüller cuando trazó los descubrimientos de Colón, Vespucci y otros exploradores tempranos como una franja de tierra continental continua. Con este paso audaz e imaginativo, introdujo de hecho un nuevo hemisferio. Un compañero geógrafo y poeta llamado Matthias Ringman había sugerido el nombre América para esta nueva masa terrestre. "No veo por qué alguien debería prohibir con justicia llamarlo Amerige", escribió, "la tierra de Americus, por así decirlo, en honor a su descubridor Americus, un hombre de verdadero genio, o América, ya que tanto Europa como Asia han recibido su nombres de mujeres ". El nombre se puso de moda.

16. ¿ES VERDAD QUE LA FLOTA DE COLÓN RECIBIÓ LA SÍFILIS DEL NUEVO MUNDO?

De hecho, la enfermedad hizo su primera aparición epidémica en Europa después del primer viaje de Colón, cuando los seguidores del campo la propagaron entre los soldados del rey Carlos VIII durante la campaña de 1494 del monarca francés para apoderarse del reino de Nápoles. Varios tratados de la época discuten el brote e indican que hasta entonces se desconocía en Europa la morbus gallicus (enfermedad francesa). Muchos estudiosos sostienen que se propagó entre mujeres infectadas por soldados españoles que habían navegado con Colón al Nuevo Mundo y lo habían contraído allí. Ya sea que la aflicción haya existido antes en Europa o no, sus primeras manifestaciones virulentas datan de la campaña napolitana.

Colón guarda silencio sobre el tema en sus escritos. En cualquier caso, no era un tema adecuado para plantearlo con la reina Isabel, a quien, junto con el rey Fernando, iban dirigidos sus informes. Pero el cronista español Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés escribió sobre el origen de la enfermedad en el Nuevo Mundo como un hecho irrefutable. En su Historia general de las Indias, publicada en 1535, discute sobre ella con cierta extensión, afirmando que “hasta el momento en que el rey Carlos pasó por allí [Italia], no se había visto tal plaga en esas tierras. Pero la verdad es que desde esta isla de Haití o La Española esta enfermedad se extendió a Europa, como se ha dicho y es una cosa muy común aquí entre los indios, y ellos saben curarla, y tienen muy excelentes hierbas, árboles y plantas apropiadas para esta y otras dolencias. … ”

La enfermedad se hizo conocida en Europa por una serie de nombres, la mayoría de los cuales atribuían la culpa de su propagación: la viruela francesa, la enfermedad alemana, la enfermedad polaca. Alrededor de 1512, Girolamo Fracastoro, médico y poeta italiano, escribió un poema en latín que dramatizaba la importación del trastorno desde el Nuevo Mundo. Llamó a la obra "Sífilis o Morbus Gallicus", en honor a un joven pastor llamado Sífilus que había invocado la ira de los dioses, y así acuñó el nombre con el que se conoce la enfermedad hasta el día de hoy.

17. ¿HIZO COLÓN ALGÚN INTENTO DE COLONIZARSE EN SU PRIMER VIAJE?

Sí, pero fue catastrófico. El pequeño asentamiento se llamó La Navidad porque el plan para establecerlo se hizo el día de Navidad de 1492. Ubicado en una bahía poco profunda frente a la costa noreste de la gran isla que Colón llamó Hispaniola, el sitio no era el más ventajoso, pero luego Colón no lo había elegido exactamente. Tampoco había sido su intención establecer una colonia. El paso embriagador de plantar europeos en el Nuevo Mundo se produjo como resultado del naufragio del Santa María. Mientras Colón dormía en Nochebuena, su timonel encalló el buque insignia en los arrecifes de una bahía haitiana.

Siempre optimista, el explorador decidió interpretar el lamentable desastre como una señal de que “nuestro Señor me había hecho encallar en este lugar para que pudiera establecer un asentamiento aquí”. Hizo construir una torre y una fortaleza con las vigas del barco, y los voluntarios para ocupar el asentamiento se presentaron con entusiasmo, ya que se había corrido la voz de que las minas de oro se encontraban no muy lejos en el territorio del Cibao, un lugar que Colón tomó por el lugar. nombre local de Cipangu (Japón). Treinta y nueve hombres, incluidos tres oficiales, fueron elegidos para ser los primeros colonos españoles en el Nuevo Mundo. Colón los dejó con artillería, provisiones para un año de pan y vino, semillas, mercadería para comerciar y la barca del Santa María. Estaba seguro de que cuando regresara al Nuevo Mundo, la colonia sería nada menos que un depósito de oro. Pero sólo lo recibió la desolación en su segundo viaje, en noviembre de 1493. En su codicia por el tesoro y en su lujuria por las mujeres locales, los colonos se habían peleado entre sí y se habían enfrentado a los nativos. Ninguno sobrevivió.

18. ¿A QUIÉN REPORTÓ COLÓN POR PRIMERA VEZ SU TRIUNFO?

Al rey que lo había rechazado. El barco de Colón estaba tan estropeado a la vuelta que se vio obligado a echar anclas en un puerto portugués antes de partir hacia España. Después de recibir el permiso de la corona para entrar en el puerto exterior de Lisboa, se presentó ante el rey Juan II de Portugal el 9 de marzo de 1493, acompañado de algunos de los nativos americanos que había traído del Nuevo Mundo. Frente a esta evidencia del extraordinario descubrimiento del navegante, el envidioso rey intentó hacer sus propias contrademandas en nombre de Portugal. Después de detener a Colón durante unos tensos días de interrogatorio, Juan II permitió que el marinero de 42 años siguiera navegando.

Mientras tanto, Colón envió la noticia de su descubrimiento a los monarcas españoles en Barcelona mediante una carta que pronto sería famosa que se imprimió de inmediato y se publicó en muchas ediciones. Un pasaje clave refleja el orgullo de Colón por lo que había hecho: “Porque aunque los hombres han hablado o escrito de estas tierras, todo eran conjeturas, sin llegar a verlas, pero sólo equivalían a esto, que los que escucharon en su mayor parte escucharon y juzgué que era más una fábula que el hecho de que hubiera algo en ella, por pequeño que fuera ".

Colón se presentó, por fin, ante los reyes Fernando e Isabel en Barcelona a finales de abril de 1493. Para entonces ya había recibido la recompensa que tanto anhelaba: una comunicación de los reyes españoles dándole la bienvenida, dirigida a “Don Cristóbal Colón [Colón], su Almirante del Mar Océano, Virrey y Gobernador de las Islas que ha descubierto en las Indias ”. El marinero analfabeto de Génova se había convertido en un caballero, un almirante y un poder político.

19. ¿QUÉ PASÓ CON LOS SEIS NATIVOS AMERICANOS QUE COLÓN REGRESÓ A ESPAÑA?

Fueron recibidos ceremoniosamente. Colón organizó una gran procesión a la corte española, y mientras los nativos americanos desfilaban por Barcelona con sus exóticos vestidos, las multitudes se agolpaban para verlos. Lo que pensaron los indios de todo esto, nunca lo sabremos.

En los años venideros, Colón exhibiría una autoridad feroz sobre los habitantes del Nuevo Mundo, pero su primera impresión registrada de ellos es brillante: “De cualquier cosa que tengan, si se lo pides, nunca dicen que no, sino que invitan a la persona a compartirlo y mostrar tanto amor como si estuvieran dando su corazón y si las cosas son de valor o de poco precio, de inmediato se contentan con cualquier cosita de cualquier tipo que se les dé. ... les di mil cosas buenas y agradables que había comprado, para que nos quisieran, y además se hicieran cristianos y se inclinaran al amor y al servicio de sus Altezas y de toda la nación castellana, y trata de ayudarnos y de darnos de las cosas que tienen en abundancia y que nos son necesarias ”.

Hacerlos cristianos era la máxima prioridad. Los seis que trajo de regreso a España fueron bautizados de inmediato y se les dio nombres cristianos, con el rey Fernando, la reina Isabel y el infante Don Juan, sus padrinos. Cuando Colón se embarcó en su segundo viaje al Nuevo Mundo, en septiembre de 1493, cinco de ellos regresaron con él. El sexto, llamado Don Juan, permaneció adscrito a la casa real española. Murió a los dos años.

20. ¿CUÁNTOS VIAJES HACIA EL NUEVO MUNDO HIZO COLÓN?

Cuatro: en 1492, 1493, 1498 y 1502.

El segundo viaje de Colón estuvo lleno de eventos, pocos de los cuales redundaron en la gloria del explorador o de España. Sin embargo, comenzó de la manera más grandiosa. Con una flota de no menos de diecisiete barcos y su imponente nuevo título de almirante, Colón zarpó el 25 de septiembre de 1493 desde la antigua ciudad portuaria de Cádiz en España. El viaje iba a durar más de dos años y medio. Oficialmente, el objetivo era la expansión de la cristiandad mediante la adquisición de territorios y la conversión de los nativos del Nuevo Mundo, pero la búsqueda de oro siempre tuvo prioridad. El almirante recibió instrucciones de asegurarse de que todos los expedicionarios españoles “trataran muy bien y con cariño” a los nativos. Éstos rondaban los mil trescientos: caballeros-aventureros, caballería e infantería, jornaleros, una amplia gama de artesanos y cinco eclesiásticos para realizar conversiones. Los caballos fueron traídos por primera vez al Nuevo Mundo, junto con ganado, otros animales, granos y semillas. No hubo mujeres.

Para el 3 de noviembre, los diecisiete barcos habían cruzado con éxito el océano. Fue una hazaña marítima asombrosa tan grande que una flota renacentista nunca había ido tan lejos en compañía. La flota echó anclas en una pequeña isla caribeña, a la que Colón llamó Marie Galante, por el sobrenombre de su buque insignia.

Quedaba mucho por hacer. Pero primero Colón hizo jurar a su tripulación que estaba en el umbral de la legendaria Catay. Después de haber demostrado al mundo renacentista que el océano era navegable, el almirante estaba ahora igualmente decidido a demostrar que las Indias estaban cerca de sus costas occidentales. Tan pronto como llegó al Nuevo Mundo en su segundo viaje, comenzó una búsqueda sistemática del continente asiático. Durante casi dos meses de la navegación más hábil, recorrió cientos de islas, dando a muchas de ellas los nombres que tienen hoy y describiendo la incomparable belleza de la región en términos que evocan una época dorada. Arboledas de majestuosas palmeras en las costas de Cuba “parecían llegar al cielo” sobre manantiales de agua “de tal bondad y tan dulce, que no se podía encontrar nada mejor en el mundo”. Sus hombres descansaban sobre la hierba “junto a esos manantiales en medio del maravilloso aroma de las flores, y la dulzura de los pajaritos, tantos y tan deliciosos, y bajo la sombra de esas palmeras tan altas y hermosas que era una maravilla verlo todo."

El almirante insistió en que Cuba era una isla “peninsular” que dependía del continente de China, y con las tiendas agotadas, envió a su notario público a recoger testimonios que respaldaran esta inestable afirmación de que estaba en el umbral de Catay. Se tomaron declaraciones de los hombres del séquito de Colón en el sentido de que Cuba era parte de un continente. Los ochenta estaban dispuestos a jurarlo. Cualquiera que sugiriera lo contrario podría ser multado con diez mil maravedíes y la pérdida de su lengua.

La expedición dejó tres colonias. Dos pronto desaparecieron, pero el tercero, planeado por Colón y construido por su hermano Bartolomeo después del regreso del almirante a España a principios de 1496, disfrutó de un buen puerto y floreció. Los hermanos lo llamaron Santo Domingo en honor a su padre, y a principios del siglo siguiente la ciudad podría presumir de tener una catedral y una universidad. Hoy, como capital de la República Dominicana, el concurrido puerto tiene una población de casi 1,5 millones y es la ciudad europea habitada más antigua del hemisferio occidental.

Pero esta segunda incursión en el Nuevo Mundo también dejó un legado menos feliz. Los españoles obligaron a los indios a buscar oro y compartir sus provisiones y, cuando no se sometieron, los exterminaron. En 1494, Colón envió a España a unos quinientos miembros capturados de la tribu taína, la misma gente de la que había escrito "muestran tanto amor como si estuvieran dando su corazón". Los trescientos que sobrevivieron al paso fueron vendidos en la cuadra de Sevilla. Aquí estaba la lamentable inauguración del comercio de esclavos entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

21. ¿ALGUIEN SE HABLÓ CONTRA EL ASESINATO Y LA ESCLAVITUD DE LOS INDIOS?

Bartolomé de Las Casas, eminente obispo español, utilizó los relatos de su padre y su tío, que habían navegado con Colón, para enmarcar su luminosa Apología. Se dedicó a la denuncia del saqueo y devastación de los nuevos territorios con la “pérdida de tantos miles de almas”. Horrorizado por las crueldades españolas, Las Casas insistió apasionadamente en que los pueblos del Nuevo Mundo "son nuestros hermanos, redimidos por la sangre más preciosa de Cristo, nada menos que los hombres más sabios y eruditos del mundo entero". A través de libros, sermones y representación directa a la corona, defendió la causa de los indios oprimidos durante más de medio siglo.

22. ¿POR QUÉ COLÓN REGRESÓ POR TERCERA VEZ?

Tan pronto como regresó de su segunda expedición, solicitó a los monarcas españoles que financiaran una tercera. Insistió en que estaba seguro de descubrir el continente asiático si se le permitía avanzar hacia el oeste más allá de las islas que ya había descubierto, y estaba seguro de que los territorios al sur de donde había estado resultarían abundantes en oro. Después de todo, las tierras de las Indias ubicadas en la misma latitud que aquellas donde los portugueses se habían hecho ricos en África (de ocho a diez grados sobre el ecuador, en Sierra Leona) deben ser topográficamente equivalentes en calor tropical, en oro y en especias. . Esta teoría de la equivalencia había sido concebida por Aristóteles en el siglo IV a. C. , y el Almirante del Océano Mar se lo tragó entero.

El rey Fernando y la reina Isabel aceptaron un tercer viaje, pero pasaron unos dos años antes de que el permiso por escrito, el dinero y la flota solicitada de ocho barcos se hicieran realidad. Las guerras con Francia y el reino de Nápoles estaban desnudando las arcas españolas, y había alianzas matrimoniales que negociar que requerían desembolsos asombrosos. Por ejemplo, no menos de 130 embarcaciones se ensamblaron en una flotilla elaboradamente equipada para escoltar a la hija del rey, Juana, a Flandes, para casarse con el hijo del emperador Habsburgo. Colón debe haber envidiado a esa flota. Pero la Empresa de Indias ya no ocupaba un lugar central en el mundo ibérico. Vasco da Gama acababa de dar la vuelta al Cabo de Buena Esperanza hacia la India real en una asombrosa hazaña de navegación durante el invierno de 1497-98, y el italiano Giovanni Cabote estaba reclamando islas frente a Nueva Escocia para la corona inglesa. La gloria de Colón como explorador estaba siendo eclipsada, y él lo sabía.

23. ¿ALGUNA SUERTE EN LA TERCERA VEZ?

Casi ninguno. Colón tocó el continente de América del Sur, en lo que hoy es Venezuela, el 4 de agosto de 1498. Se convirtió así en el primer europeo registrado en pisar un continente del hemisferio occidental. Había confundido el tramo horizontal de la península con una isla y giró hacia el norte sin intentar navegar alrededor de ella.

No obstante, para Colón, esta supuesta isla representaba un descubrimiento asombroso; creía que era la puerta al Paraíso Terrenal que a menudo se cita en la Biblia, en los cuentos de la antigüedad y en la literatura medieval que tan bien conocía.

Su desembarco inicial en la hermosa isla de Trinidad fue también uno de los descubrimientos importantes de su tercer viaje. Había provocado la sensación de que él estaba en este territorio divino, la tierra y el mar en esta región parecían hincharse en altura algo "como el pecho de una mujer", observó. Imago Mundi de Pierre d'Ailly y Travels de Sir John Mandeville, dos libros que habían despertado la imaginación de Colón, afirmaban que las tierras del Paraíso Terrenal se hincharían casi hasta la altura de la luna. Seguramente, entonces, Colón estaba bordeando las orillas del Edén. Si esto no era el Paraíso, ¿cómo podía explicar el misterioso torrente de agua dulce, que en realidad emana del delta del río Orinoco, que se mezclaba con la sal del océano? Se creía que el Paraíso Terrenal era el lugar de un gran manantial que fluía bajo tierra y resurgía para convertirse en los cuatro grandes ríos del mundo habitado: el Tigris, el Éufrates, el Ganges y el Nilo. El almirante tendría poco éxito en promover esta idea. Los eruditos del Renacimiento estaban abandonando la geografía cargada de fábulas del cosmos medieval.

La fortuna del almirante alcanzó su punto más bajo cuando fue arrestado en La Española por mala gestión de los asuntos coloniales, por un funcionario enviado al Nuevo Mundo por el rey Fernando y la reina Isabel. Sin lugar a dudas, era un mal administrador, a veces débil, terco y horriblemente despiadado. Sin embargo, pocos podrían haber manejado satisfactoriamente las crisis que surgían continuamente como parte de la conquista española del Nuevo Mundo. Hubo rebeliones y casi rebeliones entre los cientos de españoles separados de sus familias y de las comodidades de su tierra natal, y la codicia por el oro los llevó a dividirse en facciones y abusar salvajemente de los nativos. Colón fue devuelto a España en octubre de 1500 encadenado, junto con sus hermanos Bartolomeo y Diego, a quienes se les había otorgado una gran autoridad en los asuntos coloniales.

Así, la tercera búsqueda del explorador de los esplendores de Catay en nombre de los monarcas españoles encontró su ignominioso final.

Fue un viaje que, de hecho, parecía haber tenido una mala suerte desde el principio. Había comenzado sin la emoción del primero y ciertamente poco con la grandeza del segundo. La insistencia de Colón en la realidad mágica del Paraíso Terrenal sorprendió a sus contemporáneos como poco más que la imaginación de un hombre obsesionado con la idea de que era un agente de la providencia divina.

24. ¿CÓMO PERSUADÓ COLÓN A ALGUIEN PARA QUE LE DEJE HACER UN CUARTO VIAJE?

“En España me juzgan”, se quejaba, “como si hubiera sido gobernador de Sicilia o de una provincia o ciudad bajo un gobierno establecido, y donde las leyes se pueden observar sin temor al caos. Esto es de lo más injusto. Debería ser juzgado como un capitán enviado desde España a las Indias para conquistar a un pueblo numeroso y belicoso ”.

Finalmente, el almirante fue reivindicado por la corte española, pero el daño psicológico al hombre enfermo y anciano fue profundo. Ahora, más que nunca, quería apoderarse de esas escurridizas riquezas, y esta vez insistió en que las riquezas se encontraban más allá de un estrecho que conducía directamente al Océano Índico. Propuso encontrar el estrecho.

El permiso tardó en llegar y fue humillante cuando llegó. El almirante estaría acompañado por un contralor oficial que mantendría un inventario estricto del oro, la plata, las perlas y las especias que Colón había puesto mucho tiempo ante la imaginación de la corte española, y el explorador estaría bajo la jurisdicción de un español. gobernador a quien el rey y la reina habían designado para reemplazarlo en el Nuevo Mundo.

Así comenzó un viaje sombrío en una modesta flota de cuatro carabelas. Navegó por islas ya descubiertas pero no encontró estrecho. Creía —correctamente— que estaba en un istmo entre las aguas, pero no tenía ni los hombres ni los suministros para atravesar las selvas que lo separaban de convertirse en el descubridor del Pacífico.

Sus barcos comenzaron a desintegrarse. Dos tuvieron que ser abandonados. El almirante deliraba con frecuencia y sus hombres estaban explosivamente insatisfechos. “Con el calor y la humedad”, escribió Fernando, el hijo de Colón, de catorce años, “la galleta de nuestro barco se había vuelto tan llena de gusanos que, Dios me ayude, vi a muchos que esperaban la oscuridad para comerse la papilla hecha con ella, que es posible que no vean los gusanos ".

En las bodegas de sus vasijas podridas, los nativos cautivos se suicidaron colgándose de las vigas bajas del techo, doblando las rodillas en el estrecho espacio para asegurar su muerte.

Así terminó el viaje final de Cristóbal Colón.

25. ¿QUÉ TIPO DE HOMBRE ERA?

Sería una tontería imaginar a Colón como un marinero apuesto y brillante o incluso como un explorador audaz e ilustrado. Ciertamente era un gran marinero, y su exitosa travesía del Océano Mar fue una hazaña de navegación sin igual. Sin embargo, de la escasa información que tenemos sobre el hombre Colón, o de sus propios escritos, se desprende muy poco que sugiera que fue la figura del Renacimiento audaz, decisiva y galante que a menudo se retrata en los libros de texto.

Era más bien contenido, inflexible y altruista. También era capaz de crueldad y crueldad extrema. De que era imaginativo e intrépido, no cabe duda. Y aunque demostró ser un administrador débil y torpe, ganamos el sentido de una personalidad magnética: pudo casarse con una mujer que era, con mucho, su superior social, y se ganó el apoyo compasivo de la reina Isabel para una empresa que definitivamente fue arriesgado. Como todos los que se han elevado a una estatura heroica, tenía esa admirable mezcla de coraje, determinación y celo que lo ayudó a superar obstáculos abrumadores.

Pero si hubo una sola clave de su carácter, fue su intensa religiosidad. Colón tenía una creencia fundamental en la Biblia y un sentido del destino que era claramente mesiánico.

Cuando invocó la cosmología mística, la Biblia, leyendas antiguas y hechos empíricos para autenticar sus ideas, no dio más importancia a la ciencia que a la profecía. "Dios me hizo el mensajero del cielo nuevo y la tierra nueva de los que habló en el Apocalipsis de San Juan ... y me mostró el lugar donde encontrarlo", escribió, después de haber llevado su pequeña flota a través de un prohibido mar en ese primer viaje trascendental. Tal afirmación nos ayuda a entender al explorador genovés como una figura en transición del mundo medieval, con sus raíces en lo real y lo irreal, al del Renacimiento que cuestiona audazmente.

26. ¿QUÉ HIZO SU MUNDO CON LO QUE ENCONTRÓ?

Los viajes de descubrimiento de Colón y sus seguidores provocaron un entusiasmo predecible, pero durante décadas hubo poca comprensión de la magnitud de lo que había sucedido. La Europa del Renacimiento se había guiado por mapas en los que América del Norte y América del Sur eran inexistentes y que no saltaron de repente a su lugar. Estudiosos, comerciantes y eclesiásticos encontraron inconcebible que las pequeñas islas avistadas por primera vez por Colón no estuvieran desconectadas, interrupciones insignificantes en el camino hacia Oriente, sino parte de una nueva masa de tierra. A los geógrafos les preocupaba que la asombrosa revelación de un hemisferio no detectado desacreditara la cosmografía tradicional, construida sobre los preceptos de la antigüedad clásica y estrechamente ligada a las creencias bíblicas. Ese desconcierto general prevaleció es evidente en el preludio de la utopía de Sir Thomas More, en el que el autor comenta con un suspiro palpable: "Hoy en día siempre se están descubriendo países que nunca se mencionaron en los viejos libros de geografía". El proceso por el cual el Viejo Mundo se ajustó fue lento, errático y frecuentemente brutal. La adquisición fue agitada por la aparente disponibilidad repentina de plata y oro y las posibilidades de expansión territorial aún más, las poblaciones del Nuevo Mundo fueron vistas como la oportunidad para conversiones masivas al cristianismo. Había tanta cautela como curiosidad, pero el deseo de saber y el deseo de convertirse fueron fuerzas apasionadas en el Renacimiento, y aseguraron que la respuesta final de la cristiandad a lo que una vez fue el lado oscuro de la tierra sería vigorosa y decisiva. De hecho, Europa sólo podía aceptar el Nuevo Mundo imponiendo su dominio sobre él.


Contenido

Muchos europeos de la época de Colón asumieron que un océano único e ininterrumpido rodeaba Europa y Asia, aunque los exploradores nórdicos habían colonizado áreas de América del Norte comenzando con Groenlandia c. 986. [1] [2] Los nórdicos mantuvieron una presencia en América del Norte durante cientos de años, durante los cuales se mantuvo cierto grado de contacto con Europa. Esto había cesado a principios del siglo XV. [3] [4] [5]

Hasta mediados del siglo XV, Europa disfrutó de un pasaje terrestre seguro a China e India, fuentes de bienes valiosos como seda, especias y opiáceos, bajo la hegemonía del Imperio mongol (el Pax Mongolica, o paz mongol). Con la caída de Constantinopla ante el Imperio otomano turco en 1453, la ruta terrestre a Asia (la Ruta de la Seda) se volvió más difícil ya que se prohibieron los comerciantes cristianos. [6]

Portugal era la principal potencia europea interesada en seguir rutas comerciales en el extranjero, habiendo el vecino reino de Castilla, antecesor de España, un poco más lento para comenzar a explorar el Atlántico debido a la superficie de tierra que tuvo que reconquistar a los moros durante el Reconquista. Esto se mantuvo sin cambios hasta finales del siglo XV, tras la unión dinástica por matrimonio de la reina Isabel I de Castilla y el rey Fernando II de Aragón (conocidos juntos como los Reyes Católicos de España) en 1469, y la finalización de la Reconquista en 1492, cuando los gobernantes conjuntos conquistaron el reino morisco de Granada, que venía proporcionando a Castilla bienes africanos a través de tributos. El incipiente Imperio español decidió financiar la expedición de Colón con la esperanza de encontrar nuevas rutas comerciales y eludir el bloqueo que Portugal había asegurado en África y el Océano Índico con la bula papal de 1481. Aeterni regis. [7]

Planes de navegación Editar

En respuesta a la necesidad de una nueva ruta a Asia, en la década de 1480, Christopher y su hermano Bartolomé habían desarrollado un plan para viajar a las Indias (entonces interpretadas aproximadamente como todo el sur y este de Asia) navegando directamente hacia el oeste a través de lo que se creía. para ser el singular "Océano Mar", el Océano Atlántico. Alrededor de 1481, el cosmógrafo florentino Paolo dal Pozzo Toscanelli envió a Colón un mapa que representaba una ruta de este tipo, sin ninguna masa de tierra intermedia que no fuera la mítica isla de Antillia. [8] En 1484, en la isla de La Gomera en Canarias, entonces conquistada por Castilla, Colón escuchó de algunos habitantes de El Hierro que se suponía que había un grupo de islas al oeste. [9]

Un concepto erróneo popular de que Colón tuvo dificultades para obtener apoyo para su plan porque los europeos pensaban que la Tierra era plana se remonta a una campaña de protestantes contra el catolicismo en el siglo XVII, [10] y se popularizó en obras como la biografía de Colón de 1828 de Washington Irving. . [11] De hecho, el conocimiento de que la Tierra es esférica fue generalizado, habiendo sido la opinión general de la ciencia griega antigua, y ganando apoyo a lo largo de la Edad Media (por ejemplo, Beda lo menciona en El ajuste de cuentas del tiempo). La navegación marítima primitiva de la época de Colón se basó tanto en las estrellas como en la curvatura de la Tierra. [12] [13]

Estimaciones del diámetro de la Tierra y de la distancia de viaje Editar

Eratóstenes había medido el diámetro de la Tierra con buena precisión en el siglo II aC, [14] y tanto los eruditos como los navegantes conocían los medios para calcular su diámetro utilizando un astrolabio. [12] Donde Colón difirió de la visión generalmente aceptada de su tiempo fue en su suposición incorrecta de un diámetro significativamente más pequeño para la Tierra, afirmando que se podía llegar fácilmente a Asia navegando hacia el oeste a través del Atlántico. La mayoría de los estudiosos aceptaron la evaluación correcta de Ptolomeo de que la masa terrestre (para los europeos de la época, comprendiendo Eurasia y África) ocupaba 180 grados de la esfera terrestre, y descartaron la afirmación de Colón de que la Tierra era mucho más pequeña y que Asia era sólo unos pocos miles de náuticos. millas al oeste de Europa. [15]

Colón creyó en los cálculos incorrectos de Marinus de Tiro, poniendo la masa de tierra en 225 grados, dejando solo 135 grados de agua. [17] [15] Además, Colón subestimó el cálculo de Alfraganus de la longitud de un grado, leyendo los escritos del astrónomo árabe como si, en lugar de usar la milla árabe (aproximadamente 1.830 m), hubiera usado la milla italiana (aproximadamente 1.480 metros) . Alfraganus había calculado que la longitud de un grado era de 56⅔ millas árabes (66,2 millas náuticas). [15] Por lo tanto, Colón estimó el tamaño de la Tierra en aproximadamente el 75% del cálculo de Eratóstenes, y la distancia desde las Islas Canarias a Japón en 2.400 millas náuticas (aproximadamente el 23% de la cifra real). [18]

Vientos alisios Editar

Había un elemento adicional de importancia clave en los planes de Colón, un hecho íntimo descubierto por Colón o aprendido de otro modo por Colón: los vientos alisios. Un fuerte viento del este hacia el oeste, comúnmente llamado "del este", impulsó los barcos del primer viaje durante cinco semanas desde las Islas Canarias frente a África. Volver a España hacia el este contra este viento dominante habría requerido varios meses de una ardua técnica de navegación a barlovento, llamada batida, durante la cual la comida y el agua potable se habrían agotado por completo. Colón regresó a casa siguiendo los vientos predominantes hacia el noreste desde la zona sur del Atlántico Norte hasta las latitudes medias del Atlántico Norte, donde los vientos predominantes son hacia el este (oeste) hasta las costas de Europa Occidental, donde los vientos se curvan hacia el sur hacia la Península Ibérica. Así que utilizó el gran patrón de viento circular del Atlántico Norte, en el sentido de las agujas del reloj, en ambos tramos de su viaje.

Campaña de financiación Editar

Alrededor de 1484, el rey Juan II de Portugal presentó la propuesta de Colón a sus expertos, quienes la rechazaron sobre la base de que la estimación de Colón de una distancia de viaje de 2.400 millas náuticas era cuatro veces más baja (lo cual era exacto). [19]

En 1486, se concedió a Colón una audiencia con los Reyes Católicos y le presentó sus planes a Isabel. Los refirió a un comité, que determinó que Colón había subestimado enormemente la distancia a Asia. Al pronunciar la idea como poco práctica, aconsejaron a los monarcas que no apoyaran la empresa propuesta. Para evitar que Colón llevara sus ideas a otra parte, y tal vez para mantener abiertas sus opciones, los reyes católicos le dieron una asignación, por un total de 14.000 maravedís para el año, o sobre el salario anual de un marinero. [20]

En 1488, Colón volvió a apelar a la corte de Portugal, recibiendo una nueva invitación para una audiencia con Juan II. Esto nuevamente resultó infructuoso, en parte porque no mucho después Bartolomeu Dias regresó a Portugal luego de un exitoso rodeo del extremo sur de África. Con una ruta marítima del este ahora bajo su control, Portugal ya no estaba interesado en abrir una ruta comercial occidental a Asia cruzando mares desconocidos. [21]

En mayo de 1489, Isabel envió a Colón otros 10.000 maravedís, y el mismo año los Reyes Católicos le entregaron una carta ordenando a todas las ciudades y pueblos bajo su dominio que le proporcionaran comida y alojamiento sin costo alguno. [22]

Cuando las fuerzas de la reina Isabel se acercaban a la victoria sobre el emirato morisco de Granada para Castilla, Colón fue convocado a la corte española para reanudar las discusiones. [23] Esperó en el campamento del rey Fernando hasta enero de 1492, cuando los monarcas conquistaron Granada. Un consejo dirigido por el confesor de Isabel, Hernando de Talavera, encontró inverosímil la propuesta de Colón de llegar a las Indias. Colón se había ido a Francia cuando intervino Fernando [a], primero enviando a Talavera y al obispo Diego Deza a apelar a la reina. [24] Isabel fue finalmente convencida por el secretario del rey Luis de Santángel, quien argumentó que Colón llevaría sus ideas a otra parte, y se ofreció a ayudar a organizar la financiación. [b] Isabel envió entonces una guardia real a buscar a Colón, que había viajado varios kilómetros hacia Córdoba. [24]

En las "Capitulaciones de Santa Fe" de abril de 1492, se le prometió a Colón que se le otorgaría el título de "Almirante del Mar Océano" y se le designó virrey y gobernador de los recién reclamados y colonizados para la Corona. También recibiría el diez por ciento de todos los los ingresos de las nuevas tierras a perpetuidad si tenía éxito. [26] Tenía derecho a nombrar a tres personas, de las cuales los soberanos elegirían a una, para cualquier cargo en las nuevas tierras. Los términos fueron inusualmente generosos pero, como su hijo escribió más tarde, los monarcas no estaban seguros de su regreso.

Para su viaje hacia el oeste para encontrar una ruta más corta hacia Oriente, Colón y su tripulación tomaron tres barcos de tamaño mediano, el más grande de los cuales era una carraca (español: nao), los Santa Maria, propiedad y capitaneado por Juan de la Cosa, y bajo el mando directo de Colón. [27] [c] Las otras dos eran carabelas más pequeñas el nombre de una se pierde, pero se le conoce por el sobrenombre castellano Pinta ('pintado uno'). El otro, el Santa Clara, fue apodado el Niña ('niña'), quizás en referencia a su dueño, Juan Niño de Moguer. [28] El Pinta y el Niña fueron piloteados por los hermanos Pinzón (Martín Alonso y Vicente Yáñez, respectivamente). [27] En la mañana del 3 de agosto de 1492, Colón partió de Palos de la Frontera, bajando por el Río Tinto y hacia el Atlántico. [29] [30]

los Niña, los Pinta, y el Santa Maria

Una réplica conjetural del Niña

Tres días de viaje, el 6 de agosto de 1492, el timón del Pinta rompió. [31] Martín Alonso Pinzón sospechaba de los dueños del barco de sabotaje, ya que tenían miedo de emprender el viaje. La tripulación pudo asegurar el timón con cuerdas hasta llegar a las Islas Canarias, a donde llegaron el 9 de agosto. [32] El Pinta se le sustituyó el timón en la isla de Gran Canaria, y el 2 de septiembre los barcos se reunieron en La Gomera, donde Niña Las velas latinas se volvieron a aparejar a velas cuadradas estándar. [33] Se aseguraron las provisiones finales, y el 6 de septiembre los barcos partieron de San Sebastián de La Gomera [33] [34] para lo que resultó ser un viaje de cinco semanas hacia el oeste a través del Atlántico.

Como se describe en el resumen de su diario realizado por Bartolomé de las Casas, en el viaje de ida y vuelta Colón registró dos conjuntos de distancias: una en las medidas que usaba normalmente, la otra en las ligas marítimas portuguesas que usaba su tripulación. Las Casas interpretó originalmente que informó de las distancias más cortas a su tripulación para que no se preocuparan por navegar demasiado lejos de España, pero Oliver Dunn y James Kelley afirman que esto fue un malentendido. [35]

El 13 de septiembre de 1492, Colón observó que la aguja de su brújula ya no apuntaba a la estrella polar. Alguna vez se creyó que Colón había descubierto la declinación magnética, pero luego se demostró que el fenómeno ya era conocido, tanto en Europa como en China. [36] [d]

Descubrimiento de las Américas Editar

Después de 29 días fuera de la vista de la tierra, el 7 de octubre de 1492, la tripulación vio "inmensas bandadas de pájaros", algunos de los cuales sus marineros atraparon y determinaron que eran pájaros de "campo" (probablemente zarapitos esquimales y chorlitos dorados estadounidenses) . Colón cambió de rumbo para seguir su vuelo. [40]

El 11 de octubre, Colón cambió el rumbo de la flota hacia el oeste y navegó durante la noche, creyendo que pronto encontrarían tierra. Alrededor de las 10:00 de la noche, Colón creyó ver una luz "como una pequeña vela de cera que se elevaba y bajaba". [41] [f] Cuatro horas después, un marinero llamado Rodrigo de Triana (también conocido como Juan Rodríguez Bermejo) avistó tierra a bordo La Pinta. [42] [g] Triana alertó de inmediato al resto de la tripulación con un grito, y el capitán del barco, Martín Alonso Pinzón, verificó el avistamiento de tierra y alertó a Colón disparando un lombardo. [43] [h] Colón afirmaría más tarde que había visto tierra por primera vez, ganando así la recompensa anual prometida de 10.000 maravedís. [44] [45]

Colón llamó a esta isla San Salvador, en las actuales Bahamas o Turcas y Caicos, los residentes indígenas la llamaron Guanahani. [46] Según Samuel Eliot Morison, la isla de San Salvador [i] es la única isla que encaja en la posición indicada por el diario de Colón. [39] [j] Colón escribió sobre los nativos que encontró por primera vez en la entrada de su diario del 12 de octubre de 1492:

Muchos de los hombres que he visto tienen cicatrices en el cuerpo, y cuando les hice señas para saber cómo sucedió esto, indicaron que personas de otras islas cercanas vienen a San Salvador a capturarlos y se defienden lo mejor que pueden.Creo que aquí viene gente del continente para tomarlos como esclavos. Deben ser servidores buenos y hábiles, porque repiten muy rápidamente todo lo que les decimos. Creo que es muy fácil convertirlos en cristianos, porque parecen no tener religión. Si le place a nuestro Señor, llevaré seis de ellos a Sus Altezas cuando me vaya, para que aprendan nuestro idioma. [48]

Colón llamó a los indígenas americanos indios (Español para "indios") [49] [50] [51] en el engaño de que había llegado a las Indias Orientales [52] las islas del Caribe se denominan las Indias Occidentales después de este error. Colón se encontró inicialmente con los pueblos Lucayan, Taíno y Arawak. [k] Al notar sus ornamentos de oro para las orejas, Colón tomó prisioneros a algunos de los arahuacos e insistió en que lo guiaran a la fuente del oro. [54] Colón notó que sus armas primitivas y tácticas militares hacían a los nativos susceptibles a una fácil conquista. [l]

Colón observó a la gente y su estilo de vida cultural. También exploró la costa noreste de Cuba, desembarcando el 28 de octubre de 1492, y la costa noroeste de La Española, actual Haití, el 5 de diciembre de 1492. Santa Maria encalló el día de Navidad, el 25 de diciembre de 1492, y tuvo que ser abandonado. Colón fue recibido por el cacique nativo Guacanagari, quien le dio permiso para dejar atrás a algunos de sus hombres. Colón dejó 39 hombres, entre ellos el intérprete Luis de Torres, [55] [m] y fundó el asentamiento de La Navidad. [56] Siguió navegando a lo largo de la costa norte de La Española con un solo barco, hasta que se encontró con Pinzón y el Pinta el 6 de enero.

El 13 de enero de 1493, Colón hizo su última parada de este viaje en las Américas, en la Bahía de Rincón en el extremo oriental de la Península de Samaná en el noreste de La Española. [57] Allí se encontró con los Ciguayos, los únicos nativos que ofrecieron una resistencia violenta durante su primer viaje a las Américas. [58] Los Ciguayos se negaron a intercambiar la cantidad de arcos y flechas que Colón deseaba en el choque que siguió. Uno Ciguayo fue apuñalado en las nalgas y otro herido con una flecha en el pecho. [59] Por esto y por el uso de flechas de los Ciguayos, llamó a la ensenada donde los encontró la Bahía de las Flechas (o Golfo de las Flechas). [60] El 16 de enero de 1493 se inició el viaje de regreso a casa. [61]

Cuatro nativos que abordaron el Niña en la península de Samaná le contó a Colón lo que se interpretó como el Isla de Carib (probablemente Puerto Rico), que se suponía que estaba poblado por caribes caníbales, así como Matinino, una isla poblada solo por mujeres, que Colón asoció con una isla en el Océano Índico que Marco Polo había descrito. [62]

Primera vuelta Editar

Al regresar a España, el Niña y Pinta se encontraron con la tormenta más violenta de su viaje y, en la noche del 13 de febrero, perdieron el contacto entre ellos. Todas las manos en el Niña prometieron, si se les perdonaba, hacer una peregrinación a la iglesia más cercana de Nuestra Señora dondequiera que hicieran tierra por primera vez. En la mañana del 15 de febrero, se avistó tierra. Colón creía que se estaban acercando a las islas Azores, pero otros miembros de la tripulación sintieron que estaban considerablemente al norte de las islas. Colón resultó tener razón. La noche del 17 de febrero, el Niña Fondeó en la isla Santa María, pero el cable se rompió en rocas afiladas, lo que obligó a Colón a permanecer mar adentro hasta la mañana, cuando se encontró un lugar más seguro para echar el ancla cerca. Algunos marineros tomaron un bote a la isla, donde varios isleños les dijeron que un lugar aún más seguro para desembarcar, por lo que el Niña movido una vez más. En este lugar, Colón subió a bordo a varios isleños que se habían reunido en tierra con comida y les dijo que su tripulación deseaba bajar a tierra para cumplir su promesa. Los isleños le dijeron que cerca había un pequeño santuario dedicado a Nuestra Señora. [63]

Colón envió a la mitad de los miembros de la tripulación a la isla para cumplir su promesa, pero él y el resto de la tripulación se quedaron en la Niña, planeando enviar la otra mitad a la isla al regreso de los primeros miembros de la tripulación. Mientras los primeros miembros de la tripulación rezaban en el santuario, fueron hechos prisioneros por los isleños, bajo las órdenes del capitán de la isla, João de Castanheira, aparentemente por temor a que los hombres fueran piratas. La embarcación que los tripulantes habían llevado a la isla fue luego confiscada por Castanheira, que llevó con varios hombres armados a la Niña, en un intento de arrestar a Colón. Durante una batalla verbal a través de la proa de ambas naves, durante la cual Colón no le dio permiso para subir a bordo, Castanheira anunció que no creía ni le importaba quién decía que era Colón, especialmente si era de España. Castanheira regresó a la isla. Sin embargo, después de otros dos días, Castanheira liberó a los prisioneros, al no haber podido obtener confesiones de ellos y al no haber podido capturar a su objetivo real, Colón. Hay afirmaciones posteriores de que Colón también fue capturado, pero esto no está respaldado por el libro de registro de Colón. [63]

Dejando la isla de Santa María en las Azores el 23 de febrero, Colón se dirigió a la España castellana, pero otra tormenta lo obligó a entrar en Lisboa. Ancló junto al barco patrullero del puerto del rey el 4 de marzo de 1493, donde le dijeron que una flota de 100 carabelas se había perdido en la tormenta. Sorprendentemente, tanto el Niña y el Pinta se había salvado. Al no encontrar al rey Juan II de Portugal en Lisboa, Colón le escribió una carta y esperó la respuesta del rey. Después de recibir la carta, el rey acordó reunirse con Colón en Vale do Paraíso a pesar de las malas relaciones entre Portugal y Castilla en ese momento. Al enterarse de los descubrimientos de Colón, el rey portugués le informó que creía que el viaje violaba el Tratado de Alcáçovas de 1479. Después de pasar más de una semana en Portugal, Colón zarpó rumbo a España. Colón se reunió con Fernando e Isabel en Barcelona el 15 de marzo de 1493 para informar de sus hallazgos. [norte]

Colón mostró lo que había traído de su viaje a los monarcas, incluidas algunas pequeñas muestras de oro, perlas, joyas de oro de los nativos, algunos taínos que había secuestrado, flores y una hamaca. Les dio a las monarcas algunas pepitas de oro, joyas de oro y perlas, así como la planta de tabaco previamente desconocida, la piña, el pavo y la hamaca. Los monarcas invitaron a Colón a cenar con ellos. [o] No trajo ninguna de las codiciadas especias de las Indias Orientales, como la pimienta negra, el jengibre o el clavo de olor, que son extremadamente caros. En su bitácora, escribió "también sobra el ají, que es su pimiento, que es más valioso que la pimienta negra, y todo el mundo no come nada más, es muy saludable". [64] [p]

Al aterrizar por primera vez en las Américas, Colón había escrito a los monarcas ofreciendo esclavizar a algunos de los indígenas estadounidenses. [l] Si bien los caribes pueden haber cumplido con los requisitos del soberano para tal tratamiento debido a su canibalismo y agresividad hacia los pacíficos taínos, Colón aún no los había cumplido y solo llevó a los taínos ante los soberanos. [65] En la carta de Colón sobre el primer viaje, dirigida a la corte española, insistió en que había llegado a Asia y describió que la isla de La Española se encontraba frente a las costas de China. Hizo hincapié en las riquezas potenciales de la tierra y que los nativos parecían dispuestos a convertirse al cristianismo. [66] Las descripciones en esta carta, que fue traducida a varios idiomas y ampliamente distribuida, [67] fueron idealizadas, particularmente con respecto a la supuesta abundancia de oro:

Hispaniola es un milagro. Las montañas y colinas, llanuras y pastos son fértiles y hermosos. los puertos son increíblemente buenos y hay muchos ríos anchos de los cuales la mayoría contienen oro. . Hay muchas especias y grandes minas de oro y otros metales. [68]

Tras el regreso de Colón, la mayoría de la gente inicialmente aceptó que había llegado a las Indias Orientales, incluidos los soberanos y el Papa Alejandro VI, [52] aunque en una carta al Vaticano fechada el 1 de noviembre de 1493, el historiador Pedro Mártir describió a Colón como el descubridor de un Novi Orbis ('Nuevo Globo'). [69] El Papa emitió cuatro bulas (las tres primeras de las cuales se conocen colectivamente como Bulas de Donación), para determinar cómo España y Portugal colonizarían y dividirían el botín de las nuevas tierras. Inter caetera, emitida el 4 de mayo de 1493, dividió el mundo fuera de Europa entre España y Portugal a lo largo de un meridiano norte-sur a 100 leguas al oeste de las islas Azores o de Cabo Verde en el Atlántico medio, otorgando así a España toda la tierra descubierta por Colón. [70] El Tratado de Tordesillas de 1494, ratificado la década siguiente por el Papa Julio II, trasladó la línea divisoria a 370 leguas al oeste de las Azores o Cabo Verde. [71]

El propósito declarado del segundo viaje era convertir a los indígenas estadounidenses al cristianismo. Antes de que Colón abandonara España, Fernando e Isabel le ordenaron que mantuviera relaciones amistosas, incluso amorosas, con los nativos. [73] Zarpó de Cádiz, España, el 25 de septiembre de 1493. [74]

La flota para el segundo viaje fue mucho mayor: dos naos y 15 carabelas. Los dos naos fueron el buque insignia Marigalante ("Gallant Mary") [r] y el Gallega las carabelas eran las Fraila ("La monja"), San Juan, Colina ("La colina"), Gallarda ("El Galán"), Gutierre, Bonial, Rodriga, Triana, Vieja ("El viejo"), Prieta ("El cafe"), Gorda ("La grasa"), Cardera, y Quintera. [75] El Niña regresó para esta expedición, que también incluía un barco llamado Pinta probablemente idéntico al de la primera expedición. Además, la expedición vio la construcción del primer barco en las Américas, el Santa Cruz o India. [76]

Exploración del Caribe Editar

El 3 de noviembre de 1493, Cristóbal Colón desembarcó en una costa escarpada en una isla a la que llamó Dominica. Ese mismo día aterrizó en Marie-Galante, a la que llamó Santa María la Galante. Después de navegar por Les Saintes (Todos los Santos), llegó a Guadalupe (Santa María de Guadalupe), que exploró entre el 4 de noviembre y el 10 de noviembre de 1493. Se debate el curso exacto de su viaje por las Antillas Menores, pero parece probable que giró hacia el norte, avistando y nombrando muchas islas, entre ellas Santa María de Montserrat (Montserrat), Santa María la Antigua (Antigua), Santa María la Redonda (San Martín) y Santa Cruz (Saint Croix, el 14 de noviembre). [77] También avistó y nombró la cadena de islas de Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes (las Islas Vírgenes), y nombró las islas de Virgen Gorda.

En Santa Cruz, los europeos vieron una canoa con algunos hombres caribes y dos mujeres. Tenían dos cautivos varones y los habían castrado recientemente. Los europeos los persiguieron y fueron recibidos con flechas tanto de hombres como de mujeres, [78] hiriendo de muerte al menos a un hombre, que falleció aproximadamente una semana después. [79] Los europeos mataron o capturaron a todos los habitantes de la canoa, matando a uno por decapitación. [80] Otro fue arrojado por la borda, y cuando lo vieron arrastrándose con sus entrañas, los Arawaks recomendaron que lo recapturaran para que no alertara a su tribu de que fue arrojado por la borda nuevamente, y luego tuvo que ser derribado con flechas. [78] [s] El amigo de la infancia de Colón, Michele da Cuneo, según su propio relato, se llevó a una de las mujeres de la escaramuza, a quien Colón le permitió mantener como esclava a Cuneo, posteriormente la golpeó y violó. [80] [78] [t] [u]

La flota siguió rumbo a las Antillas Mayores y desembarcó en la isla de San Juan Bautista, actual Puerto Rico, el 19 de noviembre de 1493. Diego Álvarez Chanca relata que en esta isla los europeos rescataron a algunas mujeres de un grupo de al menos 20 que los caribes locales habían mantenido como esclavos sexuales. Las mujeres explicaron que los hombres cautivos eran devorados y que sus propios descendientes masculinos eran castrados y obligados a servir a los caribes hasta que tuvieran la edad suficiente para ser considerados buenos para comer. Los europeos rescataron a tres de estos niños. [83]

Hispaniola y Jamaica Editar

El 22 de noviembre, Colón zarpó de San Juan Bautista a La Española. A la mañana siguiente, un nativo capturado durante el primer viaje fue devuelto a la bahía de Samaná. [79] La flota navegó unas 170 millas durante dos días, y en Monte Cristi, se descubrieron los cuerpos en descomposición de cuatro hombres, uno de ellos tenía barba, lo que implicaba que había sido español. [84] En la noche del 27 de noviembre, se encendieron cañones y bengalas en un intento de señalar La Navidad, pero no hubo respuesta. Una partida de canoas encabezada por un primo de Guacanagari le obsequió a Colón dos máscaras de oro y le dijo que Guacanagarix había sido herido por otro cacique, Caonabo, y que salvo algunas bajas españolas por enfermedad y riña, el resto de sus hombres estaban bien. [84] Al día siguiente, la flota española descubrió los restos quemados de la fortaleza de Navidad y el primo de Guacanagari admitió que Caonabo había aniquilado a los europeos. [85] Otros nativos mostraron a los españoles algunos de los cadáveres y dijeron que se habían "llevado tres o cuatro mujeres cada uno". [85] Si bien se pusieron algunas sospechas sobre Guacanagari, gradualmente surgió que dos de los españoles habían formado una banda asesina en busca de oro y mujeres, lo que provocó la ira de Caonabo. [86] Luego, la flota luchó contra los vientos, viajando solo 32 millas durante 25 días y llegando a una llanura en la costa norte de La Española el 2 de enero de 1494. Allí, establecieron el asentamiento de La Isabela. [87] Colón pasó algún tiempo explorando el interior de la isla en busca de oro. Al encontrar algunos, estableció un pequeño fuerte en el interior.

Colón salió de La Española el 24 de abril de 1494 y llegó a la isla de Cuba (que había nombrado Juana durante su primer viaje) el 30 de abril y Discovery Bay, Jamaica, el 5 de mayo. Exploró la costa sur de Cuba, que creía que era una península de China en lugar de una isla, y varias islas cercanas, incluida La Evangelista (la Isla de la Juventud), antes de regresar a La Española el 20 de agosto.

Esclavitud, colonos y tributo Editar

Colón había planeado que la reina Isabel estableciera puestos comerciales con las ciudades del Lejano Oriente que Marco Polo hizo famoso, pero cuya Ruta de la Seda y rutas marítimas del este habían sido bloqueadas al comercio de su corona. Sin embargo, Colón nunca encontraría Cathay (China) o Zipangu (Japón), y ya no existía ningún Gran Khan para los tratados comerciales.

En 1494, Colón envió a Alonso de Ojeda (a quien un contemporáneo describió como "siempre el primero en sacar sangre donde había una guerra o disputa") al Cibao (donde se extraía oro), [88] lo que resultó en la captura de varios de Ojeda. nativos bajo acusación de robo. Ojeda le cortó las orejas a un nativo y envió a los demás encadenados a La Isabela, donde Colón ordenó que fueran decapitados. [89] Durante su breve reinado, Colón ejecutó a colonos españoles por delitos menores y utilizó el desmembramiento como otra forma de castigo. [90] A fines de 1494, las enfermedades y el hambre se habían cobrado dos tercios de los colonos españoles. [91] [92] Un relato nativo náhuatl describe el colapso social que acompañó a la pandemia: "Muchos murieron a causa de esta plaga, y muchos otros murieron de hambre. No pudieron levantarse para buscar comida, y todos los demás también enfermos para cuidarlos, por lo que murieron de hambre en sus camas ". [93]

Para 1494, Colón había compartido su virreinato con uno de sus oficiales militares llamado Margarit, ordenándole que priorizara la cristianización de los nativos, pero que parte de sus narices y orejas debían ser cortadas por robar. Los hombres de Margarit explotaron a los nativos golpeándolos, violando y esclavizándolos, y ninguno en La Española fue bautizado durante otros dos años. El hermano de Colón, Diego, advirtió a Margarit que siguiera las órdenes del almirante, lo que provocó que se llevara tres carabelas de regreso a España. Fray Buil, que se suponía iba a realizar bautismos, acompañó a Margarit. Tras llegar a España a finales de 1494, Buil se quejó ante la corte española de los hermanos Colón y de que no había oro. Grupos de soldados de Margarit que permanecieron en el oeste continuaron brutalizando a los nativos. En lugar de prohibir esto, Colón participó en esclavizar a los indígenas. [94] En febrero de 1495, tomó más de 1.500 arahuacos, algunos de los cuales se habían rebelado contra la opresión de los colonos, [54] [95] y muchos de los cuales fueron posteriormente liberados o capturados por los caribes. [96] Ese mes, Colón envió aproximadamente 500 de estos estadounidenses a España para ser vendidos como esclavos. Aproximadamente el 40% murió en el camino, [54] [95] y la mitad del resto enfermó a su llegada. En junio de ese año, la corona española envió barcos y suministros a la colonia de La Española, que el comerciante florentino Gianotto Berardi había ayudado a conseguir. [97] [v] En octubre, Berardi recibió casi 40.000 maravedís valor de los esclavos, que supuestamente eran caníbales o prisioneros. [97] [w]

Los nativos de La Española fueron subyugados sistemáticamente a través de la encomienda sistema Columbus implementado. [99] Adaptado de España, se parecía al sistema feudal de la Europa medieval, ya que se basaba en un señor que ofrecía "protección" a una clase de personas que debían trabajo. [100] Además, los colonos españoles bajo el gobierno de Colón comenzaron a comprar y vender nativos como esclavos, incluidos niños. [101] El sistema de trabajo forzoso de Colón fue descrito por su hijo Fernando: "En el Cibao, donde estaban las minas de oro, cada persona de catorce años o más debía pagar una gran campana de halcón de polvo de oro [x] todos los demás eran Cada uno pagaba 25 libras de algodón. Cada vez que un indio entregaba su tributo, debía recibir una ficha de bronce o cobre que debía llevar al cuello como prueba de que había realizado su pago. Cualquier indio encontrado sin dicha ficha debía ser castigado. . " [88] Los monarcas, que sugirieron las fichas, pidieron un castigo leve, [102] pero a cualquier indio encontrado sin una ficha de cobre se le cortaba las manos, lo que probablemente era una sentencia de muerte. [68] Dado que no había abundancia de oro en la isla, los nativos no tenían ninguna posibilidad de alcanzar la cuota de Colón y se informa que miles se han suicidado. [103] En 1497, el sistema de tributos prácticamente se había derrumbado. [104]

Colón enfermó en 1495, y durante este tiempo, sus tropas actuaron fuera de orden, aplicando crueldades a los nativos, incluso torturándolos para saber dónde estaba el supuesto oro. [105] Cuando se recuperó, llevó a hombres y perros a cazar a los nativos que huían de sus deberes forzados, matándolos o cortándoles las manos como advertencia a los demás. [106] Se llevaron a cabo brutalidades y asesinatos incluso contra nativos que estaban enfermos y desarmados.[106]

La flota española partió de La Isabela el 10 de marzo de 1496. [107] Retratada nuevamente por los vientos alisios desfavorables, los suministros comenzaron a escasear. El 10 de abril, Colón pidió comida a los nativos de Guadalupe. Al desembarcar, los españoles fueron emboscados por flechas en respuesta, destruyeron algunas chozas. Luego tomaron como rehenes a un grupo de 13 mujeres y niños nativos para forzar la venta de yuca. [108] El Niña y India salió de Guadalupe el 20 de abril. El 8 de junio, los huidos desembarcaron en Portugal, cerca de Odemira, y regresaron a España por la Bahía de Cádiz el 11 de junio. [109]

Según el resumen del diario de Colón realizado por Bartolomé de Las Casas, el objetivo del tercer viaje era verificar la existencia de un continente que, según sugirió el rey Juan II de Portugal, estaba ubicado al suroeste de las islas de Cabo Verde. El rey Juan supuestamente sabía de la existencia de ese continente porque "se habían encontrado canoas que partían de la costa de Guinea [África occidental] y navegaban hacia el oeste con mercancías". [110] [111] El explorador italiano John Cabot ya había llegado al continente en junio de 1497. [112]

El 30 de mayo de 1498, Colón partió con seis barcos desde Sanlúcar, España, para su tercer viaje a las Américas. Tres de los barcos se dirigieron directamente a La Española con suministros muy necesarios, mientras que Colón se llevó los otros tres en una exploración de lo que podría estar al sur de las islas caribeñas que ya había visitado, incluido un esperado pasaje a Asia continental. [113] Colón condujo su flota a la isla portuguesa de Porto Santo, la tierra natal de su esposa. Luego navegó a Madeira y pasó un tiempo allí con el capitán portugués João Gonçalves da Camara, antes de navegar hacia las Islas Canarias y Cabo Verde.

El 13 de julio, la flota de Colón entró en la depresión del Atlántico medio, donde permanecieron en calma durante varios días, ya que el calor dañó sus barcos, alimentos y suministro de agua. [114] Un viento del este finalmente los impulsó hacia el oeste, lo que se mantuvo hasta el 22 de julio, cuando se avistaron aves que volaban de suroeste a noreste, y la flota viró hacia el norte en dirección a Dominica. [115] Los hombres avistaron la tierra de Trinidad el 31 de julio, acercándose desde el sureste. [116] La flota navegó a lo largo de la costa sur y entró en Boca del Dragón, anclando cerca de Soldado Rock (al oeste de Punta Icacos, el punto más al suroeste de Trinidad) donde hicieron contacto con un grupo de amerindios en canoas. [117] [y] El 1 de agosto, Colón y sus hombres llegaron a una masa de tierra cerca de la desembocadura del río Orinoco en América del Sur, en la región de la actual Venezuela. Colón reconoció por la topografía que debía ser el continente del continente, pero aunque lo describió como un otro mundo ('otro mundo'), [118] mantuvo la creencia de que era Asia, y quizás un paraíso terrenal. [119] El 2 de agosto, aterrizaron en Punta Icacos (que Colón nombró Punta de Arenal), evitando por poco un encuentro violento con los nativos. [120] A principios del 4 de agosto, un tsunami casi volcó el barco de Colón. [121] Los hombres navegaron a través del Golfo de Paria, y el 5 de agosto, aterrizaron en el continente de América del Sur en la Península de Paria. [122] Colón, que sufría de un episodio de insomnio de un mes de duración y problemas de visión por sus ojos inyectados en sangre, autorizó a los otros capitanes de flota a desembarcar primero: uno plantó una cruz y el otro registró que Colón desembarcó posteriormente para tomar formalmente la provincia de España. . Navegaron más hacia el oeste, donde la vista de las perlas obligó a Colón a enviar hombres para obtener algo, si no oro. Los nativos proporcionaron alimentos, incluido un vino de maíz, nuevo para Colón. Obligado a llegar a La Española antes de que se estropeara la comida a bordo de su barco, Colón se sintió decepcionado al descubrir que se habían adentrado en un golfo y, mientras habían obtenido agua dulce, tuvieron que volver al este para llegar nuevamente a aguas abiertas. [123]

En el mar, Colón observó que la Estrella Polar no está fija, luego, al hacer observaciones con un cuadrante, "vio regularmente la plomada caer al mismo punto", en lugar de moverse respectivamente a su barco. Adivinó que había descubierto la entrada al Cielo, desde donde se extienden las aguas de la Tierra, el planeta formando una pera con la insuperable porción de "tallo" de la pera apuntando hacia el Cielo. [124] Luego navegó a las islas de Chacachacare y Margarita (llegando a esta última el 14 de agosto), [125] y avistó Tobago (a la que llamó "Bella Forma") y Granada (a la que llamó "Concepción"). [126]

Con mala salud, Colón regresó a La Española el 19 de agosto, solo para descubrir que muchos de los colonos españoles de la nueva colonia se rebelaron contra su gobierno, alegando que Colón los había engañado sobre las riquezas supuestamente abundantes que esperaban encontrar. Varios colonos y marineros que regresaron presionaron contra Colón en la corte española, acusándolo a él y a sus hermanos de mala administración. Colón hizo ahorcar a parte de su tripulación por desobediencia. Tenía un interés económico en la esclavitud de los nativos de la Hispaniola y por eso no estaba ansioso por bautizarlos, lo que atrajo las críticas de algunos eclesiásticos. [127] Una entrada en su diario de septiembre de 1498 dice: "Desde aquí se pueden enviar, en nombre de la Santísima Trinidad, tantos esclavos como se puedan vender" [128].

Colón finalmente se vio obligado a hacer las paces con los colonos rebeldes en términos humillantes. [129] En 1500, la Corona hizo que lo destituyeran como gobernador, lo arrestaran y lo transportaran encadenado a España. Finalmente fue liberado y se le permitió regresar a las Américas, pero no como gobernador. [130] Como insulto adicional, en 1499, el explorador portugués Vasco da Gama regresó de su primer viaje a la India, después de haber navegado hacia el este alrededor del extremo sur de África, abriendo una ruta marítima a Asia. [131]

Gobernación Editar

Rebeliones de los colonos Editar

Después de su segundo viaje, Colón había solicitado que se enviaran 330 personas para permanecer permanentemente (aunque voluntariamente) en La Española, todas con la paga del rey. Específicamente, pidió que 100 hombres trabajaran como soldados y jornaleros de madera, 50 agricultores, 40 escuderos, 30 marineros, 30 grumetes, 20 orfebres, 10 jardineros, 20 operarios y 30 mujeres. Además de esto, se hicieron planes para mantener a los frailes y clérigos, un médico, un farmacéutico, un herbolario y músicos para entretener a los colonos. Temiendo que el rey restringiera el dinero destinado a los salarios, Colón sugirió que se perdonara a los criminales españoles a cambio de unos años de servicio no remunerado en La Española, y el rey accedió a ello. Un indulto de la pena de muerte requeriría dos años de servicio y un año de servicio para delitos menores. También instruyeron que los que habían sido condenados al exilio también serían reorientados para ser exiliados en La Española. [132]

Estos nuevos colonos fueron enviados directamente a La Española en tres barcos con suministros, mientras Colón tomaba una ruta alternativa con los otros tres barcos para explorar. Cuando estos nuevos colonos llegaron a La Española, se estaba gestando una rebelión bajo Francisco Roldán (un hombre que Colón había dejado como alcalde principal, bajo sus hermanos Diego y Bartolomé). Cuando Colón llegó a La Española, Roldán dominaba el territorio de Xaraguá y algunos de los nuevos colonos se habían unido a su rebelión. Durante meses, Colón intentó negociar con los rebeldes. En algún momento de estas negociaciones Colón ordenó que se ahorcara a Adrián de Mújica, socio de Roldán en la rebelión. [ cita necesaria ] Sin embargo, finalmente capituló ante muchas de las demandas de Roldán. Varias otras revueltas estallaron después de eso, pero Roldán, ahora restaurado como alcalde, participó en su abatimiento y juzgó y ahorcó a uno de los cabecillas, Adrián de Mújica. [133] [ contradictorio ]

Durante el mandato de Colón como virrey y gobernador de Indias, había sido acusado de gobernar tiránicamente, llamado "el tirano del Caribe". [ cita necesaria ] Colón estaba física y mentalmente agotado, su cuerpo estaba atormentado por la artritis y sus ojos por la oftalmía. En octubre de 1499, envió dos barcos a España, pidiendo a la Corte de Castilla que nombrara un comisario real para ayudarlo a gobernar. El 3 de febrero de 1500, regresó a Santo Domingo con planes de navegar de regreso a España para defenderse de las cuentas de los rebeldes. [134]

Consulta de Bobadilla Editar

Los soberanos le dieron a Francisco de Bobadilla, miembro de la Orden de Calatrava, el control total como gobernador en las Américas. Bobadilla llegó a Santo Domingo en agosto de 1500, donde Diego supervisaba la ejecución de los rebeldes, mientras Colón reprimía una revuelta en Granada. [135] [z] Bobadilla recibió de inmediato muchas quejas serias sobre los tres hermanos Colón, entre ellas que "siete españoles habían sido ahorcados esa semana", y otros cinco en espera de ejecución. [136] [aa] Bobadilla tenía órdenes de averiguar "qué personas fueron las que se levantaron contra el almirante y nuestra justicia y por qué causa y motivo, y qué daño han hecho", luego "detenga a los que encuentre culpables. y confiscar sus bienes ". [138] El mandato de la corona con respecto a Colón dictaba que el almirante debía ceder todo el control de las colonias y conservar solo su riqueza personal. [138]

Bobadilla usó la fuerza para evitar la ejecución de varios prisioneros, y posteriormente se hizo cargo de las posesiones de Colón, incluidos los papeles que habría utilizado para defenderse en España. [139] Bobadilla suspendió el sistema de tributos por un período de veinte años y luego convocó al almirante. A principios de octubre de 1500, Colón y Diego se presentaron a Bobadilla y fueron encadenados a bordo. La Gorda, El propio barco de Colón. [140] Sólo el cocinero del barco estaba dispuesto a encadenar al avergonzado almirante. [141] Bobadilla se llevó gran parte del oro y otros tesoros de Colón. [140] Ferdinand Columbus registró que el gobernador tomó "testimonio de sus enemigos abiertos, los rebeldes, e incluso mostró un favor abierto", y subastó algunas de las posesiones de su padre "por un tercio de su valor". [142]

La investigación de Bobadilla arrojó testimonio de que Colón obligó a los sacerdotes a no bautizar a los nativos sin su permiso expreso, por lo que primero pudo decidir si debían ser vendidos como esclavos o no. Supuestamente capturó una tribu de 300 personas bajo la protección de Roldán para venderlas como esclava, e informó a otros cristianos que la mitad de los sirvientes indígenas deberían ser entregados a él. [143] Además, supuestamente ordenó que al menos 12 españoles fueran azotados y atados por el cuello y los pies por cambiar oro por algo de comer sin su permiso. Otras denuncias incluyen que él: ordenó que una mujer fuera azotada desnuda en el lomo de un burro por mentir que estaba embarazada, le cortaron la lengua a una mujer por parecer insultarlo a él y a sus hermanos, degollar a un español por ser homosexual, ordenó. A los cristianos se les colgó por robar pan, se ordenó que le cortaran la mano a un grumete y se publicara por usar una trampa para pescar un pez, y se ordenó que a un hombre le cortaran la nariz y las orejas, así como que le azotaran, le pusieran grilletes, y desterrado. Múltiples culpables recibieron 100 latigazos potencialmente fatales, a veces mientras estaban desnudos. Unos cincuenta hombres murieron de hambre en La Isabela debido al estricto control de las raciones del barco, a pesar de haber abundancia. [144]

Juicio en España Editar

Varios colonos y frailes que regresaron presionaron contra Colón en la corte española, acusándolo de mala administración. Por su propia solicitud, Colón permaneció encadenado durante todo el viaje a casa. [141] [ab] Una vez en Cádiz, Colón afligido le escribió a un amigo en la corte:

Han pasado diecisiete años desde que vine a servir a estos príncipes con la Empresa de Indias. Me hicieron pasar a ocho de ellos en discusión, y al final lo rechazaron como una broma. Sin embargo, persistí en ello. Allí he puesto bajo su soberanía más tierras de las que hay en África y Europa, y más de 1.700 islas. En siete años yo, por voluntad divina, hice esa conquista. En un momento en que tenía derecho a esperar recompensas y jubilación, me arrestaron por incontinencia y me enviaron a casa cargado de cadenas. La acusación se formuló por malicia sobre la base de las acusaciones formuladas por civiles que se habían rebelado y deseaban tomar posesión de la tierra. Ruego sus gracias, con el celo de fieles cristianos en quienes sus Altezas tienen confianza, que lean todos mis papeles, y que consideren cómo yo, que vine de tan lejos para servir a estos príncipes. ahora, al final de mis días, he sido despojado de mi honor y mi propiedad sin causa, donde no hay ni justicia ni misericordia. [145]

Colón y sus hermanos fueron encarcelados durante seis semanas antes de que el atareado rey Fernando ordenara su liberación. El 12 de diciembre de 1500, el rey y la reina convocaron a los hermanos Colón a su presencia en la Alhambra de Granada. Con sus cadenas finalmente quitadas, Colón usó mangas más cortas para que las marcas en su piel fueran visibles. [141] En el palacio, la pareja real escuchó las súplicas de los hermanos. Colón se puso a llorar cuando admitió sus faltas y pidió perdón. Su libertad fue restaurada. El 3 de septiembre de 1501, se cerró firmemente la puerta al papel de gobernador de Colón. A partir de ese momento, Nicolás de Ovando y Cáceres sería el nuevo gobernador de Indias, aunque Colón conservó los títulos de almirante y virrey. Un mandato real fechado el 27 de septiembre ordenó a Bobadilla devolver las posesiones de Colón. [147] [ac]

Después de mucha persuasión, los soberanos acordaron financiar el cuarto viaje de Colón. Sería su última oportunidad para demostrar su valía y convertirse en el primer hombre en dar la vuelta al mundo. El objetivo de Colón era encontrar el Estrecho de Malaca hasta el Océano Índico. [148] El 14 de marzo de 1502, Colón inició su cuarto viaje con 147 hombres y con órdenes estrictas del rey y la reina que le indicaban que no se detuviera en La Española, sino que buscara un pasaje hacia el oeste hacia el continente del Océano Índico. Antes de partir, Colón escribió una carta a los gobernadores del Banco de San Jorge, Génova, fechada en Sevilla, el 2 de abril de 1502. [149] Escribió: "Aunque mi cuerpo está aquí, mi corazón siempre está cerca de ustedes". [150] Acompañado de su hermanastro Bartolomeo, Diego Méndez, y su hijo Fernando de 13 años, salió de Cádiz el 9 de mayo de 1502, con su buque insignia, Capitana, así como el Gallega, Vizcaína, y Santiago de Palos. [151] Primero navegaron a Arzila, en la costa marroquí, para rescatar a los soldados portugueses que, según escuchó, estaban sitiados por los moros. [152]

Tras aprovechar los vientos alisios para cruzar el Atlántico en veinte días enérgicos, el 15 de junio aterrizaron en Carbet en la isla de Martinica (Martinica). [152] Colón anticipó que se avecinaba un huracán y tenía un barco que necesitaba ser reemplazado, por lo que se dirigió a La Española, a pesar de que tenía prohibido aterrizar allí. Llegó a Santo Domingo el 29 de junio, pero se le negó el puerto y el nuevo gobernador se negó a escuchar su advertencia de tormenta. Mientras los barcos de Colón se abrigaban en la desembocadura del río Haina, partió el gobernador Bobadilla, con Roldán y más de US $ 10 millones del oro de Colón a bordo de su barco, acompañado de un convoy de otras 30 embarcaciones. El oro personal de Colón y otras pertenencias se pusieron en el frágil Aguya, considerado el buque menos apto para navegar de la flota. El inicio de un huracán empujó a algunos barcos a tierra, y algunos se hundieron en el puerto de Santo Domingo. Se cree que el barco de Bobadilla llegó al extremo este de La Española antes de hundirse. Otras 20 embarcaciones se hundieron en el Atlántico, con un total de 500 personas ahogadas. Tres barcos averiados regresaron a Santo Domingo, uno de ellos llevaba a bordo a Juan de la Cosa y Rodrigo de Bastidas. Solo el Aguya llegó a España, lo que provocó que algunos de los enemigos de Colón lo acusaran de conjurar la tormenta. [153] [154]

Después del huracán, Colón se reagrupó con sus hombres, y después de una breve parada en Jamaica y frente a las costas de Cuba para reabastecerse, navegó hacia la actual Centroamérica, llegando a Guanaja [155] (Isla de los Pinos) en las Islas de la Bahía frente a la costa de Honduras el 30 de julio de 1502. Aquí Bartolomeo encontró comerciantes nativos —posiblemente (pero no concluyentemente) mayas [156] [ad] - y una gran canoa, que fue descrita como "larga como una galera" y estaba llena de cargamento. [157] Los nativos introdujeron a Colón y su séquito al cacao. [158] Colón habló con un anciano, y pensó que describió haber visto personas con espadas y caballos (posiblemente los españoles), y que estaban "a sólo diez días de viaje hasta el río Ganges". [159] El 14 de agosto, Colón desembarcó en el continente de las Américas en Puerto Castilla, cerca de Trujillo, Honduras. Pasó dos meses explorando las costas de Honduras, Nicaragua y Costa Rica en busca del pasaje, antes de llegar a Bahía Almirante, Panamá, el 16 de octubre.

A mediados de noviembre, algunos nativos le dijeron a Colón que una provincia llamada Ciguare "se encuentra a solo nueve días de viaje por tierra hacia el oeste", a unas 200 millas de su ubicación en Veragua. Aquí se suponía que se encontraba "oro sin límite", "gente que lleva coral en la cabeza" que "sabe de pimienta", "hace negocios en ferias y mercados", y que estaba "acostumbrada a la guerra". Colón escribiría más tarde a los soberanos que, según los indígenas, "el mar abarca Ciguare y es un viaje de diez días hasta el río Ganges". Esto podría sugerir que Colón sabía que había encontrado un continente desconocido distinto de Asia. [160] [159]

El 5 de diciembre de 1502, Colón y su tripulación se encontraron en una tormenta como ninguna otra que hubieran experimentado. En su diario, Columbus escribe:

Durante nueve días estuve como perdido, sin esperanza de vida. Los ojos nunca vieron el mar tan furioso, tan alto, tan cubierto de espuma. El viento no solo impidió nuestro avance, sino que no ofreció la oportunidad de correr detrás de ningún promontorio en busca de refugio, por lo que nos vimos obligados a mantenernos alejados en este océano sangriento, hirviendo como una olla en el fuego. Nunca el cielo lució más terrible durante un día y una noche enteros; ardía como un horno, y los relámpagos estallaban con tanta violencia que cada vez que me preguntaba si se habían llevado mis palos y velas, los destellos venían con tanta furia y espanto que nosotros. todos pensaron que el barco sería volado. En todo este tiempo el agua no dejó de caer del cielo no digo que llovió, porque fue como otro diluvio. Los hombres estaban tan agotados que anhelaban la muerte para poner fin a su espantoso sufrimiento. [161]

En Panamá, aprendió del Ngobe de oro y un estrecho a otro océano. Después de algunas exploraciones, estableció una guarnición en la desembocadura del río Belén en enero de 1503. El 6 de abril, la guarnición que había establecido capturó al líder de la tribu local El Quibían, quien había exigido que no bajaran [ dudoso - discutir ] el río Belén. El Quibían escapó y regresó con un ejército para atacar y repeler a los españoles, dañando algunos de los barcos, por lo que uno tuvo que ser abandonado. Colón partió hacia La Española el 16 de abril el 10 de mayo, avistó las Islas Caimán, nombrándolas "Las Tortugas"después de las numerosas tortugas marinas allí. [162] Sus barcos luego sufrieron más daños en una tormenta frente a la costa de Cuba. [162] Incapaces de viajar más lejos, los barcos quedaron varados en St. Ann's Bay, Jamaica, el 25 de junio. . [163]

Durante un año, Colón y sus hombres permanecieron varados en Jamaica. Un español, Diego Méndez, y algunos nativos remaron en una canoa para obtener ayuda de Hispaniola. El gobernador de la isla, Nicolás de Ovando y Cáceres, detestaba a Colón y obstruía todos los esfuerzos para rescatarlo a él y a sus hombres. Mientras tanto, Colón tuvo que hipnotizar a los nativos para evitar ser atacado por ellos y ganarse su buena voluntad. Lo hizo prediciendo correctamente un eclipse lunar para el 29 de febrero de 1504, utilizando la Efemérides del astrónomo alemán Regiomontanus. [164] [165]

En mayo de 1504 tuvo lugar una batalla entre los hombres leales a Colón y los leales a los hermanos Porras, en la que se produjo una pelea a espada entre Bartolomé Colón y Francisco de Porras. Bartolomé ganó contra Francisco pero le perdonó la vida. De esta forma terminó el motín. Finalmente llegó la ayuda del gobernador Ovando, el 29 de junio, cuando finalmente apareció en la isla una carabela enviada por Diego Méndez. En ese momento había 110 miembros de la expedición con vida de los 147 que zarparon de España con Colón. Debido a los fuertes vientos, la carabela tardó 45 días en llegar a La Hispaniola. Se trataba de un viaje que previamente había realizado Diego Méndez en cuatro días en una canoa.

Aproximadamente 38 de los 110 hombres que sobrevivieron decidieron no volver a abordar y se quedaron en La Española en lugar de regresar a España. El 11 de septiembre de 1504, Cristóbal Colón y su hijo Hernando se embarcaron en una carabela para viajar desde La Española a España, pagando sus correspondientes billetes. Llegaron a Sanlúcar de Barrameda el 7 de noviembre y desde allí viajaron a Sevilla.

La noticia del primer viaje de Colón desencadenó muchas otras exploraciones hacia el oeste por parte de los estados europeos, que tenían como objetivo beneficiarse del comercio y la colonización. Esto instigaría un intercambio biológico relacionado y un comercio transatlántico. Estos eventos, cuyos efectos y consecuencias persisten hasta el presente, a veces se citan como el comienzo de la era moderna. [166]

Al aterrizar por primera vez en Occidente, Colón reflexionó sobre la esclavitud de los nativos [1] y, a su regreso, transmitió la voluntad percibida de los nativos de convertirse al cristianismo. [66] El segundo viaje de Colón vio la primera gran escaramuza entre europeos y nativos americanos durante cinco siglos, cuando los vikingos llegaron a las Américas. [80] Una de las mujeres fue capturada en la batalla por un amigo de Colón, quien le permitió mantenerla como esclava, este hombre posteriormente la golpeó y violó. [80] [78] [t] [u] En 1503, los monarcas españoles establecieron las reducciones indígenas, asentamientos destinados a reubicar y explotar a los nativos. [167]

Con la Era de los Descubrimientos comenzando en el siglo XV, los europeos exploraron el mundo a través del océano, en busca de bienes comerciales particulares, humanos para esclavizar y lugares y puertos comerciales. Los bienes comerciales más deseados eran el oro, la plata y las especias. Para las monarquías católicas de España y Portugal, se hizo necesaria una división de influencia de la tierra descubierta por Colón para evitar conflictos. Esto se resolvió mediante la intervención papal en 1494 cuando el Tratado de Tordesillas pretendía dividir el mundo entre las dos potencias. [71] Los portugueses iban a recibir todo fuera de Europa al este de una línea que corría 270 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde. [71] Los españoles recibieron todo al oeste de esta línea, territorio que todavía era casi completamente desconocido, y resultó ser principalmente la gran mayoría de los continentes de las Américas y las islas del Océano Pacífico. En 1500, el navegante portugués Pedro Álvares Cabral llegó a un punto de la costa oriental de América del Sur en el lado portugués de la línea divisoria. Esto conduciría a la colonización portuguesa de lo que hoy es Brasil. [168]

En 1499, el explorador italiano Amerigo Vespucci participó en un viaje al mundo occidental con los socios de Colón, Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa. [169] Colón se refirió a las Indias Occidentales como el Indias Occidentales ('West Indies') en su 1502 Libro de privilegios, llamándolos "desconocidos para todo el mundo". Más tarde ese año, reunió información de los nativos de América Central que parecen indicar además que se dio cuenta de que había encontrado una nueva tierra. [160] [159] Vespucci, que inicialmente había seguido a Colón con la creencia de que había llegado a Asia, [170] sugirió en una carta de 1503 a Lorenzo di Pierfrancesco que sabía desde hacía dos años que estas tierras componían un nuevo continente. [170] [171] Una carta de 1504 a Piero Soderini supuestamente de Vespucci afirma que viajó por primera vez al continente americano en 1497, un año antes que Colón. [172] En 1507, un año después de la muerte de Colón, [173] el Nuevo Mundo fue nombrado "América" ​​en un mapa del cartógrafo alemán Martin Waldseemüller. [174] Waldseemüller se retractó de este nombre en 1513, aparentemente después de que Sebastián Cabot, Las Casas y muchos historiadores argumentaron de manera convincente que la carta de Soderini había sido una falsificación. [172] En su nuevo mapa, Waldseemüller etiquetó el continente descubierto por Colón Tierra desconocida ('tierra desconocida'). [175]

El 25 de septiembre de 1513, el conquistador español Vasco Núñez de Balboa, explorando por tierra, se convirtió en el primer europeo en encontrar el Océano Pacífico desde las costas de las Américas, llamándolo el "Mar del Sur". Posteriormente, el 29 de octubre de 1520, la expedición de circunnavegación de Magallanes descubrió el primer paso marítimo del Atlántico al Pacífico, en el extremo sur de lo que hoy es Chile (Estrecho de Magallanes), y su flota terminó navegando por toda la Tierra. Casi un siglo después, se descubriría otro paso más amplio hacia el Pacífico más al sur, bordeando el Cabo de Hornos.

En las Américas, los españoles fundaron varios imperios que eran tan grandes y poblados como los de Europa. Pequeños cuerpos de conquistadores españoles, con grandes ejércitos de grupos indígenas, lograron conquistar estos estados. Los más notables fueron el Imperio Azteca en el México moderno (conquistado en 1521) y el Imperio Inca en el Perú moderno (conquistado en 1532). Durante este tiempo, las pandemias de enfermedades europeas como la viruela devastaron a las poblaciones indígenas. [176] [177] [178] Una vez que se estableció la soberanía española, los españoles se centraron en la extracción y exportación de oro y plata. [179]

  1. ^ Más tarde, Ferdinand se atribuyó el mérito de ser "la causa principal por la que se descubrieron esas islas". [24]
  2. ^ Algunos han argumentado que Santángel, un judío que se había convertido al catolicismo para evitar la persecución española, tenía como objetivo abrir un canal hacia un lugar más seguro para que residieran sus compañeros judíos. [25]
  3. ^ Siempre referido por Colón como La Capitana ('El capitán')
  4. ^Shen Kuo descubrió 400 años antes, en Asia, el concepto de norte verdadero en términos de declinación magnética hacia el polo norte, con la experimentación de agujas magnéticas suspendidas y "el meridiano mejorado determinado por la medición [astronómica] de Shen de la distancia entre la estrella polar y norte verdadero". [37]
  5. ^ Este mapa se basa en la premisa de que Colón aterrizó por primera vez en Plana Cays. [38] La isla considerada por Samuel Eliot Morison como la ubicación más probable del primer contacto [39] es la tierra más oriental que toca el borde superior de esta imagen.
  6. ^ Otros dos pensaron haber visto esta luz, uno independientemente de Colón. Los fuertes vientos y el hecho de que se encontraran a unos 56 kilómetros (35 millas) de tierra indican que esto era poco probable debido a la pesca de un habitante nativo. [41]
  7. ^ Según Samuel Eliot Morison, Triana vio "algo como un acantilado de arena blanca brillando a la luz de la luna en el horizonte occidental, luego otro, y una línea oscura de arena que los conecta". [43]
  8. ^ Se dice que Colón respondió a Pinzón: "¡Te regalo cinco mil maravedíes!". [43]
  9. ^ Renombrado de Isla Watling en 1925 en la creencia de que era San Salvador de Colón [47]
  10. ^ Otros candidatos son Grand Turk, Cat Island, Rum Cay, Samana Cay o Mayaguana. [39]
  11. ^ En ese momento, tres pueblos indígenas importantes poblaban las islas. Los Taínos ocuparon las Antillas Mayores, las Bahamas y las Islas de Sotavento se pueden subdividir en Taínos Clásicos, que ocuparon La Española y Puerto Rico Taínos occidentales, que ocuparon Cuba, Jamaica, y el archipiélago de las Bahamas y los Taínos del Este, que ocuparon el Sotavento. Islas. [53] Los otros dos pueblos son Kalinago y Galibi en las Islas de Barlovento y Guadalupe, y Ciboney (un pueblo Taíno) y Guanahatabey del centro y oeste de Cuba, respectivamente.
  12. ^ aBC Esta gente es muy sencilla en el uso de las armas, como sus Altezas verán por los siete que he hecho tomar. A menos que sus Altezas ordenen que todos sean llevados a Castilla o que los mantengan cautivos en la misma isla porque con cincuenta hombres todos pueden ser subyugados y obligados a hacer lo que se les pida ". (Colón 1893, pág.41)
  13. ^ Torres hablaba hebreo y algo de árabe, se creía que este último era la lengua materna de todos los idiomas. [55]
  14. ^ los Monumento a Colom en esa ciudad se conmemora el evento.
  15. ^ Un catador incluso probó la comida de cada uno de sus platos antes de comer para "asegurarse de que no estuviera envenenado". Le dieron sus propios lacayos para que le abrieran las puertas y le sirvieran en la mesa. Colón incluso fue recompensado con su propio escudo de armas.
  16. ^ La palabra "ají" todavía se usa en español de América del Sur para los chiles.
  17. ^ Omitido en esta imagen, Colón regresó a Guadalupe al final de su segundo viaje antes de navegar de regreso a España. [72]
  18. ^ Oficialmente conocido como el Santa Maria después de que el barco se perdió en el primer viaje y también conocido como Capitana ("Buque insignia") por su papel en la expedición. Era propiedad de Antonio Torres, hermano de la enfermera de Don Juan.
  19. ^ Esta fue la primera gran batalla entre europeos y nativos americanos durante cinco siglos, cuando los vikingos llegaron a América. [80]
  20. ^ aBTony Horwitz señala que este es el primer caso registrado de sexualidad entre un europeo y un nativo americano. [81]
  21. ^ aB Cuneo escribió,

Mientras estaba en el bote, capturé a una mujer caribe muy hermosa, que el dicho lord almirante me dio. Cuando la llevé a mi camarote estaba desnuda, como era su costumbre. Me llenó el deseo de complacerme con ella e intenté satisfacer mi deseo. Ella no estaba dispuesta, y me trató tanto con las uñas que deseé no haber empezado nunca. Pero, para abreviar una larga historia, luego tomé un trozo de cuerda y la azoté sonoramente, y ella soltó unos gritos tan increíbles que no hubieras creído tus oídos. Al final llegamos a esos términos, te lo aseguro, que habrías pensado que se había criado en una escuela de putas. [82]


MARTELO Y COLÓN

Contrariamente al mito popular, los europeos del siglo XV no creían que Colón navegaría desde el borde de una Tierra plana, dice Chet Van Duzer, el erudito en mapas que dirigió el estudio. Pero su comprensión del mundo era bastante diferente a la nuestra, y el mapa de Martellus lo refleja.

Su descripción de Europa y el mar Mediterráneo es más o menos precisa, o al menos reconocible. Pero el sur de África tiene la forma extraña de una bota con la punta apuntando hacia el este, y Asia también está deformada. La gran isla del Pacífico Sur, aproximadamente donde se encuentra Australia, debe haber sido una suposición afortunada, dice Van Duzer, ya que los europeos no descubrirían ese continente hasta dentro de un siglo. Martellus llenó el sur del Océano Pacífico con islas imaginarias, aparentemente compartiendo la aversión común de los cartógrafos a los espacios vacíos.

Otra peculiaridad de la geografía de Martellus ayuda a vincular su mapa con el viaje de Colón: la orientación de Japón. En el momento en que se creó el mapa, los europeos sabían que Japón existía, pero sabían muy poco sobre su geografía. Los diarios de Marco Polo, la mejor fuente de información disponible sobre el este de Asia en ese momento, no tenían nada que decir sobre la orientación de la isla.

El mapa de Martellus lo muestra corriendo de norte a sur. Correcto, pero casi con certeza otra suposición afortunada dice Van Duzer, ya que ningún otro mapa conocido de la época muestra a Japón claramente orientado de esta manera. Ferdinand, el hijo de Colón, escribió más tarde que su padre creía que Japón estaba orientado de norte a sur, lo que indica que muy probablemente usó el mapa de Martellus como referencia.

Cuando Colón tocó tierra en las Indias Occidentales el 12 de octubre de 1492, comenzó a buscar Japón, todavía creyendo que había logrado su objetivo de encontrar una ruta a Asia. Probablemente estaba convencido de que Japón debía estar cerca porque había viajado aproximadamente la misma distancia que el mapa de Martellus sugiere que se encuentra entre Europa y Japón, argumenta Van Duzer en un nuevo libro que detalla sus hallazgos.

Van Duzer dice que es razonable especular que mientras Colón navegaba por la costa de América Central y del Sur en viajes posteriores, se imaginó navegando por la costa de Asia como se muestra en el mapa de Martellus.


3 de agosto de 1492 d.C .: Colón zarpa

El 3 de agosto de 1492, el explorador italiano Cristóbal Colón inició su viaje a través del Océano Atlántico.

Geografía, Geografía humana, Estudios sociales, Historia de EE. UU., Historia mundial

Carabelas de Colón

Colón zarpó de España en tres barcos: el Nina, los Pinta, y el Santa Maria.

Pintura de N.C. Wyeth, cortesía de National Geographic

El 3 de agosto de 1492, el explorador italiano Cristóbal Colón inició su viaje a través del Océano Atlántico. Con una tripulación de 90 hombres y tres barcos, el Niñildea, Pinta y Santa María partió de Palos de la Frontera, España. Colón razonó que, dado que el mundo es redondo, podría navegar hacia el oeste para llegar al "este" (las lucrativas tierras de la India y China). Ese razonamiento era en realidad sólido, pero la Tierra es mucho más grande de lo que pensaba Colón y lo suficientemente grande como para encontrarse con dos continentes enormes (el "Nuevo Mundo" de las Américas), en su mayoría desconocidos para los europeos.

Colón llegó a lo que ahora son las Bahamas en 61 días. Al principio pensó que su plan había tenido éxito y que los barcos habían llegado a la India. De hecho, llamó a los pueblos indígenas "indios", un nombre inexacto que, lamentablemente, se mantuvo.

una de las siete masas terrestres principales de la Tierra.

nuestro planeta, el tercero desde el sol. La Tierra es el único lugar del universo conocido que sustenta la vida.


Ver el vídeo: Χριστόφορος Κολόμβος, Βάσκο ντα Γκάμα, Μαγγελάνος και μεγάλοι εξερευνητές


Comentarios:

  1. Jamarick

    Me mantendré en silencio tal vez solo

  2. Ruck

    Me uno. También estaba conmigo.

  3. Nkuku

    Buenas tardes a todos los visitantes de este hermoso blog. También quiero contribuir a toda la historia de críticas positivas. Como todos los demás usuarios de este blog, estoy completamente satisfecho con absolutamente todo (lo cual es bastante raro, ya que soy profesor de profesión). La velocidad de trabajo, la navegación, una interfaz convencionalmente entendida y todo un mar de información positiva son mi entorno favorito. Hoy soy la primera vez que visito este sitio, pero estoy listo para convertirme en un usuario activo. Estaré encantado con todos los que me apoyen y también utilicen este blog día tras día.

  4. Jurgen

    Estoy de acuerdo, esto es algo divertido.

  5. Errapel

    ¡Solo super!