Medallas de napoleón

Medallas de napoleón

Actualmente me encuentro en la mitad de una biografía de Napoleón. Tengo curiosidad por las medallas que había obtenido para conmemorar eventos como las victorias en el campo de batalla. ¿Cuán ampliamente se distribuyeron estos dentro de las filas o incluso entre los ciudadanos franceses? ¿Cuántas medallas auténticas sobreviven hoy y cuáles son las más difíciles de conseguir?


Como emperador de Francia, Napoleón estableció las siguientes medallas.

  • La Orden Nacional de la Legión de Honor (1802). La Legión de Honor continúa siendo galardonada y, hasta el año pasado, se otorgaron 94.807 en total.

  • Orden de las Palmas Académicas (1808)


Napoleón y las tres mayores victorias n. ° 8217

En lo que respecta a la historia militar de Francia, hay poco que pueda competir con la grandeza de Napoleón Bonaparte. Fue uno de los mayores comandantes militares que pisó la tierra. Esto no implica que no tuviera fallas o que nunca perdió una batalla. Sin embargo, de las 60 batallas en las que estuvo involucrado durante su carrera militar, solo perdió 8. Aunque sus éxitos se registraron hace unos 200 años, se seguirán discutiendo durante siglos.

Napoleón se unió al ejército en 1784 cuando tenía solo 15 años, luchando en las Guerras Revolucionarias Francesas, donde mostró una tremenda habilidad y experiencia militar. Sus esfuerzos se vieron coronados por sucesivos ascensos que vieron al comandante en rápido ascenso como emperador de Francia en 1804.

La lista de las grandes batallas en las que participó Napoleón es demasiado numerosa para contarlas, y tratar de contarlas todas sería demasiado engorroso, ya que en casi todas las batallas se puede identificar fácilmente su ingenio. En el futuro, limitaremos este discurso a los tres más dignos de mención.

El emperador Napoleón en su estudio en las Tullerías por Jacques-Louis David, 1812

La batalla de Austerlitz, 1805

Poco después de que comenzara la Guerra de la Tercera Coalición en 1805, Napoleón, que ahora era el Emperador de Francia y Rey de Italia, sabía que tenía que sofocar a las fuerzas enemigas de Austria, Rusia y Prusia antes de que pudieran unirse contra él. Sabía muy bien que si lo hacían, sería casi imposible detenerlos.

Los emperadores de Rusia y Austria estaban descontentos con la reciente elevación del estatus de Napoleón. Debido a que el ejército de Napoleón estaba listo para invadir Inglaterra, los emperadores temían mucho que, debido a su naturaleza altamente ambiciosa, él también intentara conquistar sus reinos.

Las cinco naciones de Gran Bretaña, Rusia, Austria, Prusia y Suecia firmaron la convención de San Petersburgo, decidiendo unirse contra el emperador francés y someterlo antes de que las cosas se salieran de control.

Napoleón con sus tropas en vísperas de la batalla, interrogando a los campesinos locales sobre los movimientos del ejército austro-ruso. Pintura de Lejeune

Después de derrotar a las fuerzas austríacas en Ulm, Napoleón jugó una broma rápida a los comandantes ruso-austríacos después de ocupar Viena. Al negociar términos de paz con ellos, llevó a los aliados de Inglaterra a creer que su ejército estaba en mal estado, por lo que algunos de los líderes presionaron para atacarlo.

El 2 de diciembre comenzó la batalla. Aunque las tropas de Napoleón eran considerablemente menores en número que las del ejército aliado, esperaba refuerzos del III Cuerpo del mariscal Louis-Nicolas d'Avout de unos 18.000 hombres.

Cuando la exaltación de los emperadores aliados prevaleció sobre la experiencia militar de Kutuzov, comandante en jefe del ejército aliado, Napoleón hizo pensar al enemigo que su flanco derecho era débil. Como era de esperar, atacaron a sus fuerzas allí. Sin embargo, con la llegada de los refuerzos de d’Avout, el flanco derecho pudo resistir el asalto.

El general Mack entrega su ejército en Ulm. El cerco estratégico de Napoleón a los austríacos, junto con la batalla de Austerlitz seis semanas después, selló el destino de la Tercera Coalición.

Las tropas de Napoleón en el centro tomaron Pratzen Heights y luego rodearon a las fuerzas ruso-austríacas que atacaban su flanco derecho. Mientras tanto, el flanco izquierdo del ejército francés rechazó varios ataques de los flancos derechos rusos, lo que finalmente los obligó a retirarse.

Captura de un regimiento francés & # 8217s águila por la caballería de la guardia rusa, por Bogdan Willewalde (1884)

Con los refuerzos cortados, las tropas enemigas no tuvieron otra opción que rendirse. La compañía que intentó huir a través del congelado lago Satchsen fue interrumpida por un bombardeo de artillería ordenado por Napoleón, y las tropas en vuelo se ahogaron después de que el hielo se agrietó.

Napoleón y Francisco II después de la batalla de Austerlitz

La batalla de Friedland, Prusia, 1807

Al llegar al campo de batalla a las 2:00 p.m., Napoleón dirigió refuerzos para mantener las posiciones francesas en las aldeas prusianas que dominaban el río Alle. Después de hacer creer a los rusos que su ejército de 60.000 soldados superaba en gran medida a las tropas francesas, Napoleón ordenó al general Jean Lannes con una pequeña parte de las tropas francesas que persiguieran al ejército ruso en retirada.

Napoleón en la batalla de Friedland (1807). Se representa al emperador dando instrucciones al general Nicolas Oudinot. Entre ellos se representa al general Etienne de Nansouty y detrás del emperador, a su derecha está el mariscal Michel Ney.

Plenamente consciente de que intentarían cruzar el río Alle hacia Friedland, Napoleón trató de involucrarlos allí. En la mañana del 13 de junio, las fuerzas de Lannes ocuparon Friedland. Cuando los rusos llegaron allí, hicieron retroceder a los franceses a las aldeas circundantes.

& # 8220Cargo de los coraceros franceses en Friedland & # 8221 el 14 de junio de 1807 por Ernest Meissonier, c. 1875

Sin darse cuenta de las intenciones de Napoleón, los rusos buscaron enfrentarse a esta pequeña facción francesa sin luchar contra el principal ejército francés. Cuando Lannes vio que el enemigo había mordido el anzuelo, envió un mensaje a Napoleón. Una gran parte del ejército ruso ya había cruzado el río el 14 de junio, y mientras se enfrentaban a las fuerzas francesas en Friedland, Napoleón llegó con refuerzos que desalojaron por completo el asalto ruso a las aldeas de Heinrichsdorf, Posthenen y Sortlak.

El bombardeo de artillería de Friedland selló la victoria de Napoleón y el ejército ruso al otro lado del río se retiró. Esta batalla puso fin a la Guerra de la Cuarta Coalición a favor de Napoleón.

4o Húsar francés en la batalla de Friedland. & # 8220Vive l & # 8217Empereur! & # 8221 por Édouard Detaille, 1891

La batalla de Jena-Auerstedt, Prusia, 1806

Cuando comenzó la Guerra de la Cuarta Coalición en 1806, las fuerzas de Napoleón se lanzaron contra las fuerzas prusianas de Frederick Louis el 14 de octubre. La batalla se llamó así porque ocurrió en dos lugares diferentes el mismo día, y aunque las dos batallas nunca se fusionaron en una, ambas fueron victorias decisivas para el ejército de Napoleón.

Batallas de Jena y Auerstedt

Al comienzo de la batalla, Napoleón se colocó en una posición precaria cuando uno de sus comandantes, el mariscal Michel Ney, decidió actuar solo y atacar las líneas prusianas. Aunque tuvo éxito al principio, Ney y sus tropas pronto se vieron rodeados por las fuerzas prusianas. Napoleón, sin embargo, logró reducir el impacto del error estratégico enviando la división del general Jean Lannes en ayuda de Ney.

La batalla de Jena.

Después de rescatar a las tropas de Ney, Napoleón lanzó un exitoso asalto a las líneas prusianas mientras esperaban refuerzos de Weimer. Cuando llegaron los refuerzos, el principal ejército prusiano había sido desarmado y la pequeña facción que quedaba estaba siendo perseguida por la caballería francesa.

El mariscal Joachim Murat, el más famoso de muchos comandantes de caballería franceses atrevidos y carismáticos de la época, encabeza una carga durante la batalla.

Las fuerzas prusianas solo lograron retener a las fuerzas de Napoleón en la ciudad de Kapellendorf antes de que también fueran aplastadas, asegurando la victoria de Napoleón en Jena. Mientras tanto, otra división del ejército de Napoleón bajo el mando del mariscal Louis d’Avout fue bloqueada en su camino para brindar apoyo al ejército principal.

Napoleón después de la batalla de Jena.

D’Avout se enfrentó al ejército prusiano, que estaba bajo el mando del duque de Brunswick y Federico Guillermo III, y obtuvo una victoria decisiva para el imperio francés. Esta victoria de los franceses colocó al imperio prusiano bajo el dominio francés.


Medallas de Napoleón - Historia

No 248 de una edición limitada de 1000 ejemplares. Por Richard A. Todd, 2008. Tela azul HB. 210 x 280 mm. 224 páginas, ilustradas a todo color, con muchas ampliaciones. ISBN 9780752449999. D / j chocó y raspó, de lo contrario internamente como nuevo.

La propaganda de la sobrecubierta dice:
Durante su tiempo en el poder, Napoleón Bonaparte encargó la acuñación de cientos de medallas para marcar el curso de su reinado, desde conquistas, tratados exitosos y matrimonios, hasta la introducción de la vacuna contra la viruela y un fallido atentado contra su propia vida. "Medallas de Napoleón" arroja luz sobre este logro artístico olvidado cómo los artistas de Napoleón exhibieron el arte robado de su campaña italiana en las medallas para glorificar sus conquistas, y utilizaron modelos clásicos para vestirlo con atributos heroicos. Ninguna publicación anterior ha combinado comentarios detallados e ilustraciones en color para abordar este fascinante tema. Richard A. Todd proporciona una historia del reinado de Napoleón a través de los propios medallones, con la ayuda de ideas de las cartas de Napoleón, las de su director artístico Vivant Denon y "Le Moniteur", el periódico de la época. Completo con más de 280 fotografías en color, "Medallas de Napoleón" es una historia pictórica fastuosa de la visión de Bonaparte de la inmortalidad.


Vestido elegante

En noviembre de 1799, Napoleón se convirtió en Primer Cónsul de Francia mediante un golpe de Estado. El puesto se consideró civil, no militar. Uno de los primeros decretos del consulado ordenó la creación de uniformes para cónsules y ministros. El visitante inglés John Lemaistre, admitido en una audiencia en el Palacio de las Tullerías en marzo de 1802, escribió:

Aquí, en un espléndido salón, estaba Bonaparte, entre Cambacères, el segundo cónsul, y le Brun, el tercero. Estaban los tres vestidos con sus grandes disfraz de terciopelo escarlata, ricamente bordado en oro. (3)

Napoleón como primer cónsul, por Antoine-Jean Gros, 1802

En 1804, Napoleón fue proclamado emperador de Francia. Su traje de coronación, diseñado por Jean-Baptiste Isabey, incluía calzones y medias de seda blanca, pantuflas blancas con bordados dorados, una túnica larga de seda blanca bordada con oro y adornada en el dobladillo con una franja dorada, un manto de terciopelo carmesí, con forro, cenefa y hombro. capa de armiño ruso, y bordada con abejas doradas y ramitas de olivo, laurel y roble entrelazadas alrededor de la letra N guantes bordados en oro blanco una corbata de encaje una corona de oro abierta en forma de hojas de laurel y una espada con mango de oro tachonado de diamantes , unida a una faja blanca que se lleva alrededor de la cintura y decorada con oro. (4)

Napoleón con su túnica de coronación por François Gérard, 1805

Napoleón mandó confeccionar otro lujoso traje para su coronación como rey de Italia en 1805, esta vez en verde. Estableció códigos de vestimenta detallados y extravagantes para su corte y su ejército. “[H] e introdujo nuevos y elaborados uniformes, usando bordados, encajes, plumas, petos, dolmanes, cascos altísimos, pieles de oso y tigre, más lujosamente de lo que jamás había tenido el ejército real”. (5)

Napoleón vestía ropa elaborada para banquetes, recepciones y ocasiones ceremoniales, incluido su matrimonio con Marie Louise en 1810. Sin embargo, para las actividades cotidianas y durante sus campañas militares, prefería la ropa relativamente sencilla.


16 citas más notables de Napoleón Bonaparte

Napoleón Bonaparte (1769 - 1821) fue el emperador de Francia desde 1804 hasta 1814 y nuevamente brevemente en 1815. Es aclamado como uno de los mayores comandantes y gobernantes militares de la historia.

Napoleón allanó su propio camino hacia el éxito. Comenzando como segundo teniente, usó su genio militar para finalmente tomar una posición que nadie había ocupado antes que él. Cuando llegó al poder, Napoleón intentó corregir el daño causado durante el reinado del terror.

Aquí hay 16 citas de Napoleón Bonaparte para ayudarlo a construir un carácter más fuerte.

La habilidad no es nada sin oportunidad.

El coraje es como el amor; debe tener esperanza para alimentarse.

Te vuelves fuerte desafiando la derrota y convirtiendo la pérdida y el fracaso en éxito.

Imposible es una palabra que solo se encuentra en el diccionario de necios.

La gran ambición es la pasión de un gran personaje. Aquellos dotados con él pueden realizar actos muy buenos o muy malos. Todo depende de los principios que los dirigen.

Solo hay dos fuerzas que unen a los hombres: el miedo y el interés.

Si quiere que algo se haga bien, hágalo usted mismo.

Tómate un tiempo para deliberar, pero cuando llegue el momento de actuar, deja de pensar y vete.

Nada es más difícil, y por tanto más precioso, que poder decidir.

Nunca interrumpas a tu enemigo cuando esté cometiendo un error.

Hasta que extienda las alas, no tendrá idea de qué tan lejos puede volar.

Un lider es un distribuidor de esperanza.

La riqueza no consiste en la posesión de tesoros, sino en el uso que se hace de ellos.

La historia es un conjunto de mentiras acordadas.

El tonto tiene una gran ventaja sobre un hombre sensato: siempre está satisfecho consigo mismo.

No debes luchar demasiado a menudo con un enemigo, o le enseñarás todo tu arte de la guerra.


La importancia de las abejas para Napoleón Bonaparte

La importancia de las abejas para Napoleón Bonaparte se hizo evidente cuando decidió adoptar este antiguo símbolo más antiguo que la flor de lis. Supuestamente, cuando Napoleón pensó en usar la púrpura imperial, decidió adoptar la abeja basándose en la siguiente historia:

“Era una costumbre en Francia, durante sus edades tempranas y bárbaras, que cada vez que un monarca moría, su caballo y su paje eran asesinados y enterrados con su amo, para que pudieran estar listos para atenderlo en el otro mundo. En el año 1658, la tumba de Childeric, el padre de Clovis, fue descubierta [por el arqueólogo Jean-Jacques Chifflet *], y dentro de ella se encontró el esqueleto de un hombre que de un caballo, y parte del esqueleto de un joven, se concluyó que eran los restos de Childeric y sus compañeros ... se tomó un anillo de sello de oro del dedo del gran esqueleto en el que apareció una cabeza grabada, con el pelo largo que fluía sobre los hombros, y alrededor de él las palabras, 'Childerici Regis 'Varias hebillas, brazaletes de oro macizo y una cabeza de buey de oro, que se supone es una imagen del culto idólatra de los difuntos. ... [Además,] en una búsqueda más profunda en la tumba se encontró una bolsa, que contenía cien piezas de oro y doscientas piezas de plata, con las cabezas de diferentes emperadores de Francia, una bola de cristal o un orbe, una pica, un hacha de batalla, la mano, la montura y la hoja de una espada, tablillas de oro y estilizar el bocado y parte del arnés de un caballo fragmentos de un vestido o túnica y más de trescientas abejitas del más puro oro, sus alas detrás con incrustaciones de una piedra roja como cornalina.”[1]

Abeja Childeric & # 8217s. Cortesía de Cortesía de Bibliothèque nationale de France.

Cuando se descubrió la tumba de Childeric en 1653, Luis XIV recibió el tesoro, pero no quedó impresionado y lo guardó en lo que más tarde se convirtió en la Bibliothèque Nationale de France. Cuando Napoleón llegó al poder, su asesor, Jean-Jacques-Régis de Cambacérès, le sugirió que adoptara la abeja como su símbolo personal y mencionó el tesoro de Childeric. Napoleón siguió el consejo de su asesor después de enterarse de que Childeric había vivido entre 437 y 481 y que fundó la dinastía merovingia. Además, Napoleón se enteró de que el símbolo de la abeja de Childeric precedía a la flor de lis adoptada por su hijo Clovis.

Además de estar asociado con los merovingios, Napoleón también quería estar asociado con los carolingios, una dinastía que alcanzó su apogeo en el 800 d. C. con la coronación de Carlomagno como el primer emperador de los romanos. El águila extendida que Napoleón usó en su escudo vino del fundador carolingio Carlomagno y fue sugerida para su uso por la Comisión del Consejo, formada por miembros del Consejo de Estado, cuyo trabajo era supervisar la coronación de Napoleón y su emperatriz, Josefina. . Pronto determinaron:

“Incluso si las armas de Carlomagno no se conocían con precisión, aún podría señalarse ... que en la época de Louis le Débonnaire, y sin duda antes, 'se colocó un águila de metal en la parte occidental del palacio imperial en Aix, y siempre fue costumbre de los que se apoderaron del palacio, en primer lugar apoderarse de esta águila '”. [2]

Carlomagno. Dominio publico.

También se señaló que la flor de lis habría sido inapropiada junto con el símbolo carolingio del águila, otra razón para seleccionar la abeja. Además, algunos miembros de la Comisión del Consejo sugirieron erróneamente que las flores de lis eran simplemente abejas mal dibujadas. Un historiador del siglo XX señaló:

"Los flores de lis que se hubiera sembrado al voleo sobre las alfombras, las cortinas y las insignias de los reyes Capetos, no habría sido adecuado para combinar con las águilas. Además, pertenecían al antiguo orden de cosas que debía olvidarse. Era necesario elegir alguna planta o animal de la flora o fauna heráldica que pudiera adoptarse en el lugar de la flor de lis, y todavía era conocido por la tradición histórica francesa. Como no se pudo encontrar nada adecuado de este tipo en la época de Carlomagno, fue necesario buscar más atrás. … [También] se recordó que, durante la sesión de la Convención Nacional el 3 de Brumario del año IV, Daubermesnil, hablando en nombre del Comité de Instrucción Pública, había propuesto que el emblema del Estado fuera una colmena repleta de abejas, y que debería colocarse en el frente de cada edificio nacional. A lo que el ciudadano Barallion había objetado en efecto que «las abejas eran conocimiento de varios reyes de Francia de la primera dinastía, como Childeberto y Chileric. Además —añadió—, las abejas nunca pueden ser el emblema de la República, porque ¿no es bien sabido que todas ellas rinden tributo a una reina? »La convención fue golpeada con esta alegre broma y rechazó la inofensiva sugerencia de Daubermesnil. ”[3]

Al parecer, Napoleón ignoró la idea de que las abejas podrían estar relacionadas con una reina y consideró que las abejas eran un símbolo apropiado para su imperio. Sabía que la ilusión era poder y que la abeja tenía mayor antigüedad que la flor de lis. También pensó que debido a que las abejas eran un símbolo de los reyes merovingios, le daría una mayor legitimidad para gobernar como Emperador. Por lo tanto, cuando fue coronado, la importancia de las abejas para Napoleón fue obvia, ya que se aseguró de que las abejas aparecieran de manera prominente en su túnica de coronación.

Para ayudar en esto, usó al pintor de miniaturas más conocido Jean-Baptiste Isabey, quien también resultó ser un amigo cercano de la familia Bonaparte. Isabey decidió que la abeja encontrada con los restos de Childeric carecía de detalles y era demasiado pequeña y densa. Por lo tanto, desarrolló una nueva abeja más grande creada volant en arrière, o en otras palabras, visto desde arriba, sus alas estaban parcialmente abiertas.

Abeja imperial de decoraciones de coronación en Notre-Dame de Paris, 1804, bronce dorado. Cortesía de © Paris - Musée de l’Armée, Dist. RMN. Foto: Pascal Segrette.

La abeja de Isabey fue la que se utilizó para adornar los mantos de coronación. El bordado de las abejas en los mantos costó 15.000 francos y fue realizado por Picot, bordador del Emperador y la Emperatriz. Un historiador dio los detalles del manto de Napoleón, declarando:

“El manto imperial de terciopelo púrpura espolvoreado con abejas doradas en el bordado son ramas entrelazadas de olivo, laurel y roble que rodean la letra N. El forro, el borde y la punta son de armiño. El manto, abierto por el lado izquierdo, deja ver la espada, que está sostenida por un pañuelo de raso blanco bordado y adornado con un cordón de oro la túnica larga es de raso blanco bordado con oro en todas las costuras, el dobladillo del manto bordado con cordón de oro ”. [4]

La emperatriz también resplandecía y también tenía un manto de terciopelo púrpura espolvoreado con abejas doradas, al igual que los príncipes franceses. Los pajes vestían abrigos verdes con nudos en los hombros de seda verde bordados con águilas en cada extremo y espolvoreados con abejas. Además, también aparecieron abejas doradas en el cojín cuadrado de terciopelo púrpura que sostenía la corona de Carlomagno. (Para ver la única abeja bordada conocida que sobrevive, haga clic aquí).

La importancia de las abejas para Napoleón se muestra en este detalle de & # 8220 Consagración del Emperador Napoleón I y Coronación de la Emperatriz Josefina en la Catedral de Notre-Dame de París el 2 de diciembre de 1804 & # 8221 por Jacques-Louis David. Tenga en cuenta las abejas en los mantos Emperador & # 8217s y Emperatriz & # 8217. Cortesía de Wikipedia.

A pesar de la importancia de las abejas para Napoleón, nunca dio una Orden en el Consejo ni anunció oficialmente su adopción. Tampoco dio una explicación formal de por qué eligió la abeja. Sin embargo, se aseguró de que la abeja fuera un símbolo importante en su corte imperial después de ser coronado. Se podían encontrar abejas adornando ropa y telas y se incorporaron en cerámica, muebles, vidrio y trabajos en metal. Un historiador también informó:

“Él [Napoleón] roció abejas generosamente en su insignia como General en Jefe, las introdujo en los bordes de los colores del Ejército, adornó la parte superior de los escudos de los Grandes Dignatarios y las buenas ciudades con ellas, las empolvó sobre sus propias alfombras y tapices ”. [5]

La abeja era tan importante para Napoleón que estaba reservada exclusivamente para la familia imperial y ni siquiera los duques podían usarla. Sin embargo, el 19 de mayo de 1802, Napoleón estableció una recompensa al mérito civil y militar llamada Légion d'Honneur y para indicar la importancia de la abeja, utilizó una versión en la medalla. Este fue, y es, el mayor honor de Francia, y aunque hubo críticos que lo consideraron una chuchería, Napoleón conocía su valor y afirmó: "Es con chucherías que los hombres son guiados". [6]

Después del Tratado de Fontainebleau y su exilio a Elba, diseñó su propia bandera para Elba y una vez más usó la abeja que tanto apreciaba. Quizás lo hizo porque lo vinculaba al manto imperial. La bandera que flotaba sobre la isla tenía un fondo blanco con una franja roja diagonal y tres abejas doradas en la franja. Gloria Peria, directora de los Archivos Históricos de las Comunas de la Isla de Elba, señala:

“Haber elegido darle a la isla de Elba tres abejas significó darle a la isla un sentido de unidad bajo su reinado, aunque desde un punto de vista administrativo estaba dividida en varios municipios & # 8230 Napoleón & # 8217s la bandera de Elba fue inmediatamente una gran éxito, tanto es así que, según Pons de l & # 8217Herault en su Recuerdos y anécdotas de l & # 8217Ile d & # 8217Elbe, incluso los piratas barbarescos lo saludaron, porque vieron en él el símbolo de su héroe de guerra, Napoleón, en persona, mientras navegaban por el mar Tirreno ”. [7]

Una fotografía de una bandera hecha durante el reinado de Napoleón & # 8217 en la isla que muestra la importancia de las abejas para Napoleón. Cortesía de Wikipedia.

Cuando Luis XVIII llegó al poder en 1815, reemplazó o destruyó metódicamente la abeja de Napoleón con la flor de lis. Al final, pocas abejas del reinado de Napoleón sobrevivieron a la erradicación de Luis. La abeja pareció casi desaparecer hasta que los restos de Napoleón fueron devueltos en 1840. Un periódico informó que el automóvil que transportaba el cuerpo de Napoleón era "verdaderamente magnífico", y que en el pedestal, "a ambos lados colgaban dos mantos imperiales de terciopelo, salpicados de abejas. ”[8]

La importancia de las abejas para Napoleón está indicada por su cortejo fúnebre que tiene un manto de abejas. Autor & # 8217s colección.


* Aunque Chifflet pensó que lo que descubrió fueron abejas, algunos eruditos han sugerido que eran cigarras, un símbolo que significaba muerte y resurrección para los merovingios. Sin embargo, otros estudiosos creen que eran moscas porque se encontraron moscas en los escudos de armas de familias de los territorios de Venecia y Flandes que alguna vez fueron controlados por los merovingios. Si fueran moscas, los enemigos de Napoleón probablemente se habrían reído al pensar que estaba cubierto de moscas en lugar de abejas.


Las unidades, así como los individuos, podrían ganarse apodos inspiradores. Napoleón etiquetó a sus granaderos como los Inmortales.

Este era un apodo con una larga historia de heroísmo detrás. Los Inmortales eran originalmente una antigua unidad persa descrita por el historiador griego Herodoto y reconocida como la élite de las fuerzas de combate persas. Los bizantinos reutilizaron este título para sus soldados de élite en el siglo XI, con la esperanza de reconocer la grandeza de sus hombres y ganar algo de gloria por asociación.

Al nombrar a sus granaderos de esta manera, Napoleón estaba diciendo que consideraba que su coraje era tan grande como las unidades de combate más famosas de la historia. También le permitió vincular su reputación a su charla sobre la gloria inmortal, incluso para alguien que no esté familiarizado con la historia clásica, los nombres de Inmortales implicaban hombres de tal grandeza que sus leyendas durarían para siempre.


Plebiscito del 8 de mayo de 1870: Medalla con los retratos de Napoleón III y Napoleón Eugène Louis, Príncipe Imperial

Medalla del plébiscito del 8 de mayo de 1870, Archives du Sénat © Fondation Napoléon / Rebecca Young

El régimen napoleónico fue esencialmente autocrático y popular, y a partir de la época del Consulado se organizaron plebiscitos o referendos para que la sociedad civil pudiera opinar en materias de derecho constitucional, a saber:

& # 8211 sobre el establecimiento del Consulado en 1799 después del golpe de estado & # 8217état del 18 de Brumario (plebiscito del 7 de febrero de 1800),

& # 8211 sobre el consulado vitalicio en 1802 (plebiscito del 2 de agosto de 1802)

& # 8211 sobre el establecimiento del Imperio hereditario en 1804 (plebiscito 6 de noviembre de 1804)

& # 8211 sobre la aceptación del Acta Adicional a las constituciones del Imperio en 1815 (plebiscito 1 de junio de 1815)

& # 8211 sobre la delegación a Luis Napoleón Bonaparte de los poderes necesarios para la redacción de una nueva constitución poco después del golpe de estado del 2 de diciembre de 1851 (plebiscito del 20 y 21 de diciembre de 1851)

& # 8211 sobre la restauración del Imperio hereditario (plebiscito del 21 y 22 de noviembre de 1852).

Durante el Segundo Imperio, no se organizaron plebiscitos durante los siguientes 18 años, con la excepción de los plebiscitos organizados localmente cuando Saboya y Niza se unieron a Francia en abril de 1860.

Un plebiscito el 8 de mayo de 1870 para consolidar el Imperio, cuatro meses antes de su caída & # 8230

El cesarismo democrático, que desafió los códigos tradicionales de soberanía de las monarquías basadas en el derecho divino, fue naturalmente rechazado por los monárquicos, ni encontró el favor de los republicanos que preferían el poder colegiado (ver Patrice Pierre, aviso & # 8220Plebiscite & # 8221, en Dictionnaire du Second Empire, Fayard, 1995, pág. 1010-1015).

La década de 1860 vio una sucesión de reveses internacionales para Francia (en 1866, la victoria prusiana sobre Austria en Sadowa en 1867, el fracaso final de la expedición mexicana, la retirada del apoyo a las fuerzas de Garibaldi y # 8217 cuando parecía que realmente podría tomar Roma) además de las dificultades políticas y económicas nacionales. Las leyes liberales relativas no solo a la prensa, sino también al derecho a celebrar reuniones públicas no políticas estimularon el desarrollo de diversas formas de oposición, especialmente socialista, republicana y anarquista, especialmente entre la población trabajadora en desarrollo. Las elecciones legislativas del 24 de mayo y el 7 de junio de 1869, aunque en gran medida favorables al régimen (4,6 millones de votos), mostraron un aumento del apoyo popular a la oposición republicana (3,3 millones de votos).

Fue en este contexto que, el 8 de mayo de 1870, el gobierno invitó al electorado a expresar su aprobación o desaprobación de la política imperial durante la década anterior, con la moción: & # 8220 el pueblo aprueba las reformas constitucionales liberales promulgadas en 1860 y posteriormente por el Emperador, con la ayuda de los grandes cuerpos del Estado, y ratifica el sénatus-consulte del 20 de abril de 1870 ”. Este sénatus-consultado afirmó que los ministros ahora son responsables ante el Cuerpo Legislativo. Más importante aún, junto al decreto que anunciaba el plebiscito había un manifiesto de Napoleón III & # 8211 que sabía que estaba muy enfermo & # 8211 que decía: & # 8220 [& # 8230] votando sí en su boleta, evitará la amenaza de la revolución, pondrá la libertad sobre una base sólida y facilitará, en el futuro, que la corona pase a mi hijo & # 8221 (citado por Jean-Claude Yon, Le Second Empire, Armand Colin, 2004, pág. 75).

Se impuso el voto de & # 8220sí & # 8221, en gran parte por la lealtad del electorado provincial, con más de 7,3 millones de votos a favor de la moción, frente a 1,5 millones de & # 8220no & # 8221 votos.

Pero el 19 de julio se declaró la guerra a Prusia. En menos de dos meses, el Imperio fue barrido con la derrota y la rendición de Napoleón III en Sedan (1-2 de septiembre) y la proclamación de la Tercera República Francesa el 4 de septiembre.

Descripción de la medalla

► reverso: Napoleón III está sentado en su trono con, a su izquierda, un joven apoyado en el trono (claramente el Príncipe Imperial: la mano izquierda de Napoleón III sosteniendo un cetro está posada sobre el hombro del joven, en un gesto de transmisión dinástica ), a su derecha se encuentra una mujer, que representa a Francia, que lleva en su mano izquierda las tablas de la Constitución, y en su mano derecha una urna en la que está inscrito & # 8220OUI 7350000 & # 8221, alrededor del borde está inscrito & # 8220PLEBISCITE MDCCCLXX VIII MAI & # 8221, y en la parte superior está el número & # 82207.350 000 & # 8221. Debajo hay un águila imperial y en la parte inferior derecha la firma de Oudiné.

► Recto: el retrato de perfil de Napoleón III coronado de laureles está delante a la derecha del retrato de Eugène (nacido en 1856), con la leyenda & # 8220NAPOLEON EUGENE LOUIS PRINCE IMPERIAL NAPOLEON III EMPEREUR DES FRANCAIS [EMPERADOR DE FRANCÉS] & # 8221, y la firma de Oudiné & # 8217s.

Medalla del plebiscito del 8 de mayo de 1870: anverso y reverso, Archives du Sénat © Fondation Napoléon / Rebecca Young

Eugène-André Oudiné (1810-1887), un importante grabador

Eugène-André Oudiné (1810-1887), escultor y grabador de medallas, fue alumno del pintor Jean-Auguste-Dominique Ingres y del escultor Louis Petitot, y ganador del Gran Premio de Roma en 1837 por su grabado en medalla y piedra fina Œdipe expliquant l & # 8217énigme du sphinx [Edipo explicando el enigma de la esfinge]. (vea su retrato aquí). Durante más de cuarenta años trabajó para la Monnaie de Paris [la Casa de la Moneda de París] y para el Ministerio de Finanzas francés.

Su representación de la República Francesa a través del perfil de Ceres (la diosa romana de la cosecha y la agricultura) se encuentra en muchas monedas francesas, incluida la moneda de 5 francos de 1849.

Moneda de 5 francos, 1849, diseñada por Eugène-André Oudiné
BnF Gallica (nombre de usuario ark: / 12148 / btv1b77004036)


Medallas

Medalla de recompensa de 1792 por servicios al ejército austríaco en Bélgica

Founded by Emperor Francis II to reward Dutch citizens who joined or rendered good service to the Austrian army fighting the French Republic. Issued in silver and gold as an eight sided medal with ball and ring suspension.

Ribbon: Red.
Size: 33 mm
Obverse: head of the Emperor facing right with a circumference inscription: "FRANCOIS II. IMP DES ROM ROI DE HONG ET DE BOH" .
Reverse:Inside a laurel wreath, tied at the stem, are six lines of type: "POVR / SERVICES / RENDVES / AUX / ARMEES / MDCCXCII".

Belgium Reward Medal Reissue for 1793-94

Honor Medal "LEGE ET FIDE" of 1792

Founded by the Emperor on the occasion of his coronation as German Emperor at Frankfort am den Main. Issued as large, medium and small gold and large and small silver medals. However, none of the small silver medals has ever been found. (The official Austrain statutes frequently mention medal size distinctions that were never issued.) It was given to members of the Emperor's suite according to their rank. The large gold medal could be awarded with a linked mail chain of gold of the weight of the medal as an extra honor. Many Austrian medals could be so awarded with an extra gold chain suspension. Normally suspended from a soldered ring.

A variation with the Bohemian lion on the reverse may have been issued for the Bohemian coronation of Francis (v. Heyden 1058-9).

Ribbon: Red.
Size: Large, 49 mm medium 43 mm small 36 mm.
Obverse: Head of Francis II facing right with a laurel wreath in his hair. Circumference inscription: "IMP. CAES. FRANCICVS. II P. FG. AUG.". Signed by the designer at the base "I. N. WIRT. F.".
Reverse: An Imperial Crown above crossed scepter, sword and orb. At the top: "LEGE ET FIDE".

Honor Medal for Bravery 1792-1805

Like the bravery medal of Joseph II of 1789-92, but bearing the head of Francis II, and awarded in gold and silver.

Ribbon: White side stripes (5 mm), rose stripes (5 mm) separated by a central white and rose ladder stripe pattern (1 mm stripes) -- that came to be known as the "bravery ribbon". The rose color later became red.
Size: 40 mm
Obverse: Head of Francis II, crowned with laurel, facing right. Above "FRANZ II" and underneath the designers name "I.N. WIRT. F.".
Reverse: A tied laurel wreath with flags showing Austrian arms, within the wreath is the inscription "DER / TAPFERKEIT".

Medal for the Battle of Neerwinden, 1793

Issued in silver by the Prince Friederich Josaias of Saxe-Coberg, the Imperial fieldmarshall in Belgium. The medal was granted by Francis II after the defeat of the French under General Dumouriez on 18 March 1793. Suspension was by a soldered ring.

Ribbon: Red.
Size: 47mm
Obverse: Bust of Prince friederich facing right with a circumference inscription: "FRIDERIC. JOSIAS. PINC. SAXO. COB. S. R. J. SUPR. BELLI. DUX." . At the bottom is "Baldenbach", the die cutter's name.
Reverse: Roman soldiers in a ritual scene with the circumferance inscription: "RESTUTITORI. BELGII. AUSPICE. AUGUSTO." above, and below on three lines and smaller: "GALLIS MENSE. MARTIO / MDCCXCIII. UTROQUE / BELGIO EXATIS." .

Medal of Honor for the battle of Villiers-en-Couche, 1794

Issued in gold by Francis II to eight English officers of the Fifteenth Light Dragoons who personally attended and protected him during the battle of Villiers-en-Couche on 24 April 1794. The medals, although not officially established by written proclamation, were given with a letter of praise on 1 May 1798. All of the medals were also given with a golden chain of equal weight (280 grams). By some accounts the dragoons saved Francis from capture by the French. The Emperor wished to give them the Military Order of Maria Theresa, but the regulations of the order made that impossible. Later the regulations of the Order were changed and the MMTO was awarded to several Russians. The British government made repeated requests to obtain the MMTO for the dragoon officers, and it was finally granted on 7 November 1800. The medal was no longer to be worn once the MMTO was awarded, but could be kept.

Only one genuine pair of awards is known, which was in the collection of Mr. E. Hyde Greg of London as early as 1897. The pair was sold by Spink & Son in 1966 when it was purchased by Dr. Fattovich of Venice, Italy. The medal is unnamed as issued. (This interesting information is from von Falkenstien.)
Size: 60 mm
Obverse: Head of Francis with a laurel wreath facing right. Circumference inscription: "IMP. CAES. FRANCISCUS. II. P. F. AUG." . Signed by die cutter below and very small: "I. N. WIRT. F." .
Reverse: Above small crossed laurels on four lines: "FORTI. BRITANNO. / IN. EXERCITV. FOED. / AD CAMERACVM. / XXIV. APR. MDCCXCIV." .

Tyrolian Mobilization Medal of 1796

Issued by Emperor Francis to all Tyrolians who took up arms in the mobilization call of 12 August 1796. Given in large silver to officers and small silver to non-commissioned officers and soldiers. The ribbon is hung through a flat ring eye.

Ribbon: Multicolored green, white, black and red.
Size: Large, 40 mm small 35 mm.
Obverse: Porfile head of Emperor Francis with a laurel wreath facing right. Circumference inscription: "FRANCISCVS. II. D. G. R. IMP. S. A. H. B. R. COMES. TYROLIS." with the smaller designers name below: "I. N. WIRT. F." .
Reverse: Circular laurel wreath, tied at the bottom. Inside the inscription: "PRO. FIDE. / PRINCIPE. / ET. / FORTITER. / PUGNANTI." (To the heroic fighter for faith, prince and country). Around the circumference: "TIROLIS. AB. HOSTE. GALLO. VNDIQUE. PETITA." on the top, and below: "MDCCXCIV.".

Medal for the Volunteers of Olmutz, 1796

Given by the civil board of the town of Olmutz to those who volunteered in the mobilization call of 12 August 1796 and formed a fully armed volunteer corps for service with the Emperor. Issued in gold plated silver, hung through a circular ring soldered on at right angles to the medal.

Ribbon: Yellow with black edges.
Size: 45 mm
Obverse: The laurel crowned head of the Emperor facing right. Beneath the bust is: "F II / R. I. S. A." (Franciscus II Rex Imperator Semper Augustus), and around the circumference inside a pearled border: "Milito Electo Caesarem et Patriam Defendenti".
Reverse: The checkered eagle of the town arms, and on its breast shield "FMT". Around the circumference: "SENATUS POPULUSQUE OLOMUCENSIS Ao: 1796" within a pearled edge.

Tyrolian Mobilization Medal of 1797

Founded by Emperor Francis in 1797 for those members of the Tyrolian volunteer contingent who served in the keeping the Tyrol free from the French army. Given in large gold, for highest officers, gold for officers and silver for soldiers. The large gold are very rare and the gold ones rare. Suspended from a ribbon through a circular eye. The silver medal is much commoner than that of 1796 so many more Tyrolians must have responded to the mobilization call.

Ribbon: Three black and two gold equal stripes with thin gold edging.
Size: Large gold and silver, 39 mm small gold 35mm.
Obverse: Profile bust of Francis wearing a laurel wreath and facing right. Circumference inscription: "FRANZ II R. K. ERZH. ZU OEST. GEG. GRAF VON TYROL", and below and smaller the designers name "I. N. WIRT. F.".
Reverse: Within a laurel wreath tied at the bottom, on six lines: "DEN / TAPFERN VERTHEIDIGERN / DES / VATERLANDS / MDCCXCVII".

Lower Austrian Mobilization Medal of 1797

Given to those able bodied men who answered the national emergency mobilization call of Count Saurau in Lower Austria. These troops were formed into free corps called Landesstande. The medal was, on paper, awarded in five types: gold for highest officers, largest silver for officers, large silver for underofficers, silver for soldiers and black cast iron for non-combattants. The iron medal has never been seen and the soldier's silver medal is also unknown and probably not issued. The gold medal, given to Count Saurau, the Duke of Wurttemburg (as commander of the troops) and high district and government officials is very rare. Almost all medals known are the largest and the large silver. Suspended by a ribbon from a circular eye.

Ribbon: Half dark rose half white.
Size: Gold and silver 37 mm, largest silver 41 mm, Large silver and black iron 39mm.
Obverse: Bust of Francis wearing a laurel wreath and facing right. Circumference inscription: "FRANZ II. ROM. KAI. ERZHERZOG ZU OESTERREICH" and smaller on the bottom edge: "I. N. WIRT. F.".
Reverse: Within an oak wreath tied at the bottom, on eight lines: "DEN / BIEDEREN / SOEHNEN / OESTERREICHS / DES / LANESVATERS / DANK / MDCCXCVII".

The Ecclesiastical Cross of Merit "Pius Meritus"

Austrian military chaplains were active during campaigns and frequently awarded the Honor Medals for bravery. At the suggestion of the Apostolic Field Vicar Count Hohenwerth, and supported by a report of Archduke Charles, the ecclesiastical cross of merit was established in 1801 by Emperor Francis. Initially given in two grades -- gold and silver -- with a third added in 1860. It was to be given for outstanding performance of duty in administering to the spiritual requirements of the troops during war when under fire or in a battle area.

More like an order than a medal, the crosses had cloverleaf ends on the arms and the bottom arm was longer. The arms had a deep cut border and a flat suspension eye soldered onto the top. The central medallion in blue enamel had the words "PIIS / MERITIS" on two lines.

Ribbon: Four white and three red stripes.
Size: 53 mm high, 44 mm wide, 20 mm center medallion.

Dalmatian Service Medal of 1801

Founded by Francis in 1801 for administrative and civil merit in the Kingdom of Dalmatia which had been awarded Austria by the Peace of Campo Formio. Issued in silver and suspended from a ribbon through a soldered eye.

Ribbon: Red.
Size: 43 mm.
Obverse: Laurel crowned bust of Francis facing right. Circumference inscription: "FRANCISCVS. II. ROM. IMP. DALMATIE. REX.". Below, in smaller letters: "I. N. WIRT. F.".
Reverse" In two lines: "DALAMTIAE / BENEMERENTI", and smaller at the bottom "MDCCCI".

Civil Medal of Honor "JUSTITIA . . ." 1804-35

Founded on 11 August 1804 along with the next item (Honor Medal "Honori") following the change in Francis' title from German Emperor to Austrian Emperor. This medal was for persons without special rank (i.e. lower ranking non-nobles) and was largely given for service at the court. Suspended by a ribbon from a coined, vertically holed and tailed eye with a large circular ribbon ring. Issued in large gold, gold, large silver and silver.

Ribbon: Red.
Size: Large 43 mm, small 36 mm.
Obverse: Bust of Francis in profile, crowned with a laurel wreath and facing right. Circumference inscription: "FRANCISCVS AVST. IMP. HVN. BOH. GAL. LOD. REX. A. A.", but on the small medals FRANCISCVS is shortened to "FRANC.". On the bottom and smaller is "I. N. WIRT. F.".
Reverse: Under an Imperial Crown a crossed sceptre and staff of Mercury with the scales of justice below. All connected by a flowing ribbon in a bow. Around the upper circumference: "IVSTITIA REGNORVM FVNDAMENTORVM" (Justice is the foundation of the Empire).

Civil Medal of Honor "HONORI" 1804-13

Founded by Emperor francis soon after he became Emperor of Austria so that non-nobles who could not receive the Imperial orders could be rewarded for their service. Issued in gold and silver and the gold medal could be awarded with a gold chain of the weight of the medal. One of the best known recipients of this medal, in gold with the chain, was Andreas Hofer who led the Tyrol revolt of 1809 against the French and Bavarians. Whereas the Honor Medal "JUSTITIA" was primarily awarded to members of the Emperor's entourage, this medal was for more general presentation.

Ribbon: Red.
Size: 50 mm.
Obverse: Profile bust of the Emperor with laurel wreath facing right. Circumference inscription: "FRANCISCVS AVSTRIAE IMPERATOR", and smaller at the bottom "I. N. Wirt. F.".
Reverse: A classic temple with six columns, with an enthroned Austrian coat of arms in the middle. On a rectangular box on the temple plinth is found "HONORI". Around the top is the circumference inscription: "AVSTRIA AD IMPERII DIGNITATUM EVECTA", and across the bottom is the date. Von Falkenstein states that the date is "1813", but since the medal was given from 1804 that seems very unlikely. Just how often the date was changed is unknown.

Medal for the Country's Defenders of 1808

Medal for the Tyrol and Voralburg Defenders of 1809

Issued for service in the Tyrol by volunteer citizens in 1809. Issued in bronze.

Ribbon: Half green and half white.
Size: 49 mm.
Obverse" Within a laurel wreath on seven lines: "ZUM / ANDENKEN / DER TYROL UND / VORALBERGER / LAND- / VERTHEIDIGER / 1809" (In memory the Tyrol and Voralberg land defenders 1809).
Reverse: On the left, Andreas Hofer, his left hand on the Austrian flag and his right hand raised as in oath taking. Opposite him a Tyrolian and Voralberger in local costume with their right hands raised . At the bottom the small inscription "O. STEINBOCK INV. ET F.".

Bravery Medal of Francis I of 1809

With the change in 1805 of the Emperor's title from Francis II of Germany to Francis I of Austria new medals were required. Seemingly only issued for the war of 1809 (until 16 October 1809). No changes from the 1792 issue except for the obverse inscription. Regulations were also changed to prohibit continued wearing of the silver medal if the gold was also won. Issued in gold and silver.

Ribbon: Rose edge stripes with a white and rose ladder center.
Obverse: Head of Francis II, crowned with laurel, facing right. Above around the circumference "FRANZ KAISER VON OESTERREICH" and underneath the designers name "I.N. WIRT. F.".
Reverse: A tied laurel wreath with flags showing Austrian arms, within the wreath is the inscription "DER / TAPFERKEIT".

Bravery Medal of Francis I of 1812-14

Civil Honor Medal "Honori" 1813-1835

Bronze Canon Cross of 1813-14

Authorized by Emperor Francis in 1814 for award to his soldiers in memory of their participation in the Befreiungskrieg of 1813-14 to free Germany and Europe from the domination of Napoleon. It was not actually awarded until 1815. Usually called the "Canon Cross" because it was made from captured bronze canon, and sometimes wrongly called the "Leipzig Cross" after that decisive battle in 1813. It is significant in that it is the first award given equally to all serving soldiers irrespective of rank. There originally were plans for three sizes of cross, and some specimens do exist, but in the end only one type, the small bronze with green varnish background, was made and distributed. One large gilded cross with a laurel leaf decorated wearing ring was made for FM. Prince Schwarzenberg as commander in chief, and it was intended to be worn from a ribbon around the neck. This unique piece is in the Army Museum in Vienna.

Perhaps some 200,000 crosses were issued but only a few thousand at most remain today. Suspension was by an elongated and groved suspension ring for the ribbon, and the dies were by J. Harnisch. Aging and repairs have led to many variations from type, and the ribbon color comes in various hues from yellow to gold.Illustrated is the normal issued cross with groved suspension ring and a modern ribbon.

Ribbon: A golden yellow stripe between two black ones, all equal width.
Size: The issued small broze cross was 27 mm. The unissued large cross was 45 mm and the medium one 39 mm.
Obverse: On a bronze cross pate with a circular gilded wreath between the arms is the following inscription: "GRATI / PRINCEPS ET PATRIA / FRANC. / IMP. AUG.".
Reverse: On five lines: "EUROPAE / LIBERTATAE ASSERTA / MDCCCXIII / MDCCCXIV".

Proposed Cross by J. Harnisch 1813

Officers Canon Cross 1813-14

Variations

Civil Honor Cross for 1813-14

Established by Emperor Francis in 1814 to reward high state officials who distinguished themselves during the Befreiungskrieg of 1813-14. The award was finalized on 26 May 1815 when it was awarded. The dies were also made by Harnisch and the cross was issued in gold and silver.The Civil Cross is identical to the Canon Cross except it lacks the laurel wreath. Only 38 gold and 149 silver crosses were issued, and Gottschalk lists all recipients. As it is so rare one must be careful to avoid Canon Crosses without wreaths that have been silver or gold plated.

As a parallel to the large gold cross of FM. Schwarzenberg, a great gold cross was given to Prince Metternich, minister of foreign affairs at this time. It too was to be worn around the neck and is said to have been twice the size of the other crosses and similar in details to that of FM. Schwarzenberg. It is seen in prints and paintings of the period but its current location is unknown. It was likely taken away by Prince Metternich when he fled Vienna during the Revolution of 1848, but could either have been destroyed in the fire that later burned the family schloss on the Rhine or it could be in the possession of one of his modern heirs.On the left is an engraving of Prince Metternich wearing his special large Civil Honor Cross. On the right is a gilt museum replica of the Metternich Cross. Note that, as in the engraving, Metternich's Cross has the normal, grooved ribbon ring and not the elaborate laurel leaf ring as on Schwartzenberg's large Cross in the Army Museum in Vienna.


Ribbon: Gold/black/gold, the reverse of the Canon Cross.
Size: Accounts are confused, some saying exactly the same 27mm of the Canon Cross and others 10% larger at 30 mm. Obviously few genuine examples are around to be measured. Von Falkenstien says both, that it was the same size and also 30 mm!

Gold Cross for the Guard of Bohemian Nobles in 1814

Established by Emperor Francis toward the end of 1814 as a sign of thanks for the 38 members of the Bohemian nobility who had accompanied him in the field in 1813-14. Of these medals only 22 can be traced and 21 are in museums.

Ribbon: White, red, white stripes of equal width.
Size: 30 mm.
Obverse: A red enamelled gold cross with a center circle containing the heraldic lion of Bohemia in silver.
Reverse: The cross enamelled red with the central medallion in white enamel bearing the seven line inscription: "NOBILIBUS BOHEMIS BELLO GALLICA FIDES CORPORIS CUSTODIBUS FRANCISCUS AUGUSTUS MDCCCXIV".

Military Service Medal "Pro Virtute Militari" of 1816

Although the Coronne de Fer was for military or civil merit this replacement medal for non-noble members was for military service only. It is very rare since so few members of the Coronne de Fer were willing to exchange it for this unassuming (even dull) silver medal. It was issued in silver but is (unofficially) also known in gold and bronze gilt. Although the Austrian Order of the Iron Crown changed its ribbon from green and gold to blue and gold, this medal for lesser members retained the French green and gold ribbon. Suspended through a soldered ring.

Ribbon: Golden yellow with two thinner sides stripes in green.
Size: 37 mm
Obverse: An upright antique sword.
Reverse: Inscription: "PRO / VIRTUTE / MILITARI".

Small Reward Medal "ZUR BELOHNUNG"

Small reward medal for service to the Emperor and state. Von Falkenstien says it was issued in silver with a red ribbon, but I have an example in bronze gilt on an original ribbon of equal red and white stripes with original stitching intact (illustrated at the left).

Ribbon: Red, or possibly red and white.
Size: 22 mm.
Obverse: The laurel crowned Emperors bust in profile facing right. The circumference inscription reads: "FRANZ DER ERST KAISER VON OESTERREICH".
Reverse: A garland of flowers around the circumference, and in the center, on two lines: "ZUR / BELOHNUNG".

Bibliografía

Gottschalck, F. Almanach der Ritterorden, 3 vols., Leipzig 1817-19.
Contemporary with this period, Gottschalck's book is a goldmine of information on the ancient orders. Very scarce, although some modern reprints exist.

Gritzner, M., Handbuch der Ritter und Verdienstorden Aller Kulturstaaten der Welt, Leipzig, 1893.

Michetschlager, H., Das Ordesbuch der gewesenen Österreichisch-Ungarischen Monarchie, Vienna, 1918-19.

Spada, Antonio, Onori e Glorie, Vol. 3, Brescia, 1983.
One of the finest illustrated books on orders ever produced, this publication displays Dr. Spada's incomparable collection. Austrian orders and some medals of the Napoleonic period are well illustrated.

Steiner, Jörg C., Orden und Ehrenzeichen der Österreichisch-Ungarischen Monarchie, Vienna, 1991.
Not complete and the prices are now out of date, although relative values are still useful. Nevertheless this is the only current listing of Austrian material and we can hope for an improved new edition.

von Falkenstien, J., Imperial Austrian Medals and Decorations, Tucson, 1972.
The only thorough discussion and catalog of Austrian medals in English (orders are not included). Uneven and has many errors but is essential for English readers.

von Hessenthal, W. and Schreiber, G., Die Tragbaren Ehrenzeichen Des Deutschen Reiches, Berlin, 1940.

von Heyden, H., Ehren-Zeichen der Erlbschenen und Bluhenden Staaten Deutschlands und Österreich-Ungarns, Meiningen, 1897-1910 editions.

von Rosenfeld, F.H., Die Orden und Ehrenzeichen der K. und K. Österreichisch-Ungarischen Monarchie, Vienna, 1889 and 1899 editions.

von Wrede, A., K. und K. Wehrmacht, Vienna, 1901.
A complete official history of the K. und K. army. Lists awards of orders and bravery medals to officers, sometimes with details of service.

Sales Catalogs
Much useful information is also to be found in the auction and sales catalogs of the better dealers in this material such as those of Graf Klenau and Andreas Thies. Of particular value is:
The Art of Chivalry: Orden und Ehrenzeichen der Deutschen Befreiungskriege, Thies and others, Nörtingen, 1991.
Austrtian orders and decorations for sale can often be found at:
Stephen Herold Historical Objects


3 Did He Send A Lookalike To Exile?

In 1815, Napoleon was exiled to live on the island of St. Helena, around 1,600 kilometers (1,000 mi) off the coast of Angola in southwestern Africa. According to history, this is where he remained for the rest of his life, dying there in 1821. But in 1911, a gentleman from France named M. Omersa claimed to have proof that Napoleon had never gone to St. Helena in the first place.

Omersa asserted that a man named Francois Eugene Robeaut, who was known for his strong physical resemblance to Napoleon, was sent in the emperor&rsquos place. Napoleon himself grew a long beard and went to Verona, Italy, where he had a small shop that sold spectacles to British travelers. The true Napoleon died in 1823 while trying to sneak into the Imperial Palace, where his son sat as king. Being unwilling to identify or explain himself to the sentry that caught him, he was shot on the spot.

While intriguing, the story requires a conspiracy that involves the very warden of Napoleon himself, an unlikely prospect. It&rsquos also unlikely that a soldier who just happened to look like Napoleon was able to convincingly&mdashand willingly&mdashplay the part for the last six years of his life.


History Prizes 2003

FIRST EMPIRE PRIZE

Emmanuel de WARESQUIEL, Talleyrand, le prince immobile, Paris, Fayard
Using many previously unpublished sources, Emmanuel de Waresquiel here gives a careful view of Talleyrand, stripping away the ‘black legend’, but not denying that politician’s skill at manipulation. Talleyrand was a man born into the Ancien Régime, and it was here that he learnt his life’s most important lesson, namely the art of appearing in society (whilst at the same time developing a taste for secrecy and game playing). He was pugnaciously tenacious in his political and economic beliefs, whilst remaining pliant enough to be able to bend his action, rather than his ideas, to events.

Sumptuously illustrated, this is THE biography of Talleyrand, and the benchmark for all those to come.

Previously of the Ecole Normale Supérieure, doctor in history, researcher at the École Pratique des Hautes Etudes, Emmanuel de Waresquiel is the author of the biography Duc de Richelieu, un sentimental en politique (Perrin, 1991) and of Histoire de la Restauration (in collaboration with Benoît Yvert Perrin, 1996). He was also editor of the following publications: Dictionnaire des politiques culturelles en France depuis 1959 – Une exception française (Larousse, 2001), with Sophie de Sivry: Mémoires du monde – Cinq siècles d’histoires inédites et secrètes au Quai d’Orsay (Ed. de l’Iconoclaste, 2001), and Un siècle rebelle. Dictionnaire de la contestation au XXe siècle (Larousse, 1999)

SECOND EMPIRE PRIZE

Nicolas STOSKOPF (ed.), Banquiers et Financiers parisiens, Paris, Éditions Picard
This biography of about one hundred entrepreneurs who, for the most part, worked during the Second Empire in the zone between Rue de la Chaussée-d’Antin and Rue du Faubourg-Poisonnières, plunges the reader into the heart of French 19th-century capitalism. It moves from beginnings during the Restoration, with the initial successes of James de Rothschild in Paris, to the foundation of the Caisse d’épargne and the insurance companies, state loans issued by a powerful bank in the making, continuing up to the bank crashes of the 1880s, which sealed the fate of the multi-function bank in France. The book also discusses the construction of the railways in France, the revolution in banking, the transformation of the urban landscape, the investments in mining and steel-making, and international trade, ranging wide in its geographical spread as far as the US, Russia, the Maghreb, Egypt, and Ottoman Turkey.

Edited by Nicolas Stoskopf, this study is the seventh volume in the collection entitled Les patrons du Second Empire (general editor Dominique Barjot) and the first in a series dedicated to Parisian entrepreneurs. It forms part of the vast programme of research launched by the Institut d’Histoire Moderne et Contemporaine (IHMC) of the CNRS.

PRIZE FOR A BOOK IN A LANGUAGE OTHER THAN FRENCH

Lisa et Joachim ZEITZ, Napoleons Medaillen, Michael Imhof Verlag
“The art of the medal is perhaps the most monumental of all the arts”… wrote Vivant Denon to Napoleon in November 1810.

Napoleon was very fond of medals and early on recognized their power to spread a message, and he was to make them a central pillar of his public relations campaign, immortalising his successes with a whole series of them.

In 1815, just before the end of Napoleon’s reign, Vivant Denon, director of the Musée Napoléon and of the medal mint, published a collection of 141 medals constituting the Emperor’s “histoire métallique.” This “history in metal” documents and glorifies not only Napoleon’s military career – from Italy to Hamburg, from Egypt to Madrid -, but also his civil accomplishments, ranging from the introduction of public vaccination to the building of transalpine roads. The best artists of the time were employed to create symbolic images for the medals. So as to enable collectors of napoleonica from far and near to order the medals Denon also published lists of them – arranged in chronological order of the event commemorated, with the title, size and metal of the pieces. One such extant list (a facsimile of which is given in the book) shows how a certain Mr. Palmer from London purchased an entire set in bronze as early as 16 August, 1815. This set, with its original custom made leather casing with eight drawers, subsequently found its way into the collection of Dr. Lothar Hardt, and it was using this collection that the expert coin photographer, Manfred Czastka, provided the excellent colour images for the book, which show the medals not only in their original size but also in threefold enlargement.

As Vivant Denon continued in his above-cited letter “Only medals bear witness to glory throughout the centuries.” As if in confirmation of this, it is remarkable to note that the Paris medal mint, housed on the bank of the Seine, is still striking Napoleon’s medals today.

The book was researched and written by a father/daughter team: Dr. Lisa Zeitz is an art correspondent for the Frankfurter Allgemeine Zeitung in New York. Dr. Joachim Zeitz is an orthopaedic doctor in Bad Homburg and author of two books on medals from his native region, the former Grand Duchy of Baden.

PRIZE FOR AN AUDIO-VISUAL WORK

Antoines DE CAUNES, Monsieur N.
1815. After the Hundred Days and his brief return to power, Napoleon, defeated, asked the British for asylum. But they treated him as a prisoner of war and sent him to Saint Helena, in the company of a group of followers, some faithful, others cynical. How could Napoleon, the man of all battles, the genius of military and political strategy, bear to accept this imprisonment on the high seas? What system of defence – or rather attack – would he adopt to escape the grasp of his jailers?
On Saint Helena, on an unreachable island chosen by his enemies, Napoleon fought a mysterious battle, his last and most important. The battle that history had never told…


Ver el vídeo: Napoleón Bonaparte y las guerras napoleónicas