Edith Summerskill

Edith Summerskill

Edith Summerskill, la hija menor del Dr. William Summerskill (1866-1947) y su esposa, Edith Clara Wilde, nació en Doughty Street, Londres, el 19 de abril de 1901. Cuando era niña, acompañaba a su padre en visitas domiciliarias y él le dijo sobre las conexiones entre pobreza y mala salud. La Dra. Summerskill tenía opiniones políticas de izquierda y era una firme defensora del sufragio femenino.

Edith se educó en Eltham Hill Grammar School y en 1918 ganó un lugar en King's College, donde estudió medicina. Formada en el Hospital Charing Cross, se graduó como médica en 1924. Al año siguiente se casó con el Dr. Edward Jeffrey Samuel (1895–1983).

En 1928, Edith y su esposo establecieron una práctica médica conjunta en el norte de Londres. En una entrevista que concedió a BBC Radio 4 muchos años después, recordó haber asistido a su primer parto como médico recién titulado. Conmocionada por el estado del hogar y la desnutrición de la madre, cuyo primer hijo tenía raquitismo, dijo: "En esa habitación esa noche, me convertí en socialista".

En 1930, el Dr. Charles Brook conoció al Dr. Ewald Fabian, editor de Der Sozialistische Arzt y director de Verbandes Sozialistischer Aerzte en Alemania. Fabián dijo que estaba sorprendido de que Gran Bretaña no tuviera una organización que representara a los socialistas en la profesión médica. Brook respondió organizando una reunión para el 21 de septiembre de 1930 en el National Labor Club. Como resultado, se decidió formar la Asociación Médica Socialista. Brook fue nombrado secretario de la SMA y Somerville Hastings, el diputado laborista de Reading, se convirtió en el primer presidente. Otros miembros tempranos fueron Edith Summerskill, Hyacinth Morgan, Reginald Saxton, Alex Tudor-Hart, Archie Cochrane, Christopher Addison, John Baird, Alfred Salter, Barnett Stross, Robert Forgan y Richard Doll.

La Asociación Médica Socialista acordó una constitución en noviembre de 1930, "incorporando los objetivos básicos de un servicio médico socializado, gratuito y abierto a todos, y la promoción de un alto nivel de salud para la gente de Gran Bretaña". La SMA también se comprometió con la difusión del socialismo dentro de la profesión médica. La SMA estaba abierta a todos los médicos y miembros de profesiones afines, como dentistas, enfermeras y farmacéuticos, que fueran socialistas y suscribieran sus objetivos. Los vínculos internacionales se establecieron a través de la Asociación Médica Socialista Internacional, con sede en Praga, una organización que había sido establecida por el Dr. Ewald Fabian.

En 1931, la SMA, después de las representaciones de Somerville Hastings y Charles Brook, se afilió al Partido Laborista. Al año siguiente, en su conferencia anual del partido, se aprobó una resolución que pedía que un servicio nacional de salud fuera una prioridad inmediata de un gobierno laborista. La SMA también lanzó la revista The Socialist Doctor en 1932. Summerskill era un miembro activo de la SMA y como John Stewart, el autor de La batalla por la salud: una historia política de la Asociación Médica Socialista (1999), ha señalado, "propuso el caso de un servicio de salud socializado, y fue ella a quien se le ocurrió la idea de organizar eventos sociales tanto para recaudar fondos como para atraer publicidad a la organización".

Summerskill, que estaba en el ala izquierda del Partido Laborista, jugó un papel activo en el apoyo al gobierno del Frente Popular durante la Guerra Civil española. El 8 de agosto de 1936 se decidió la constitución de un Comité de Ayuda Médica Española. Christopher Addison fue elegido presidente y la marquesa de Huntingdon aceptó convertirse en tesorera. Otros partidarios fueron Summerskill, Somerville Hastings, Charles Brook, Isabel Brown, Leah Manning, George Jeger, Philip D'Arcy Hart, Frederick Le Gros Clark, Lord Faringdon, Arthur Greenwood, George Lansbury, Victor Gollancz, DN Pritt, Archibald Sinclair, Rebecca West, William Temple, Tom Mann, Ben Tillett, Eleanor Rathbone, Julian Huxley, Harry Pollitt y Mary Redfern Davies. Summerskill también participó en el establecimiento de la Campaña Nacional de Mujeres por la Alimentación para España.

John Stewart señaló en el Diccionario Oxford de biografía nacional que: "Como feminista, Summerskill prestó especial atención a los problemas sociales y políticos de las mujeres. En la década de 1930, fue franca en sus ataques a la alta tasa de mortalidad materna prevaleciente e instó a que los intereses de la futura madre siempre deben ser priorizados por el servicios de maternidad. Fue especialmente crítica con los médicos negligentes y la prestación inadecuada, y señaló que una proporción significativa de las muertes en el parto se debían a infecciones evitables y, por lo tanto, innecesarias. Como era de esperar, esto estaba relacionado con reclamos más amplios de una atención de salud financiada y administrada con fondos públicos Servicio."

Summerskill fue seleccionada como candidata parlamentaria de Bury. En las elecciones generales de 1935 fue atacada por la Iglesia Católica Romana por su apoyo al derecho de las mujeres al control de la natalidad. Esto contribuyó a su derrota y al año siguiente fue adoptada como candidata del Partido Laborista por la circunscripción parlamentaria de Fulham West. Summerskill ganó el escaño en una elección parcial en abril de 1938 y ahora se unió a otros dos miembros de la SMA, Alfred Salter y Somerville Hastings, en la Cámara de los Comunes. Más tarde, ese mismo año, Summerskill fue cofundadora con Vera Brittain, Helena Normanton y Helen Nutting de la Asociación de Mujeres Casadas. La organización buscaba relaciones de igualdad entre hombres y mujeres en el matrimonio.

Durante la Segunda Guerra Mundial aumentó la influencia de Summerskill y la Asociación Médica Socialista. En octubre de 1940, al comienzo del Blitz, les dijo a sus compañeros parlamentarios que la organización de los servicios de salud en tiempos de guerra y el impacto de la guerra en sí habían cambiado grande e irreversiblemente la provisión y percepción de la atención médica. Junto con Somerville Hastings, fue miembro del comité asesor de salud pública laborista, un organismo encargado de formular propuestas para un servicio nacional de salud. En 1944 se convirtió en miembro del ejecutivo nacional laborista.

Summerskill regresó a la Cámara de los Comunes en las elecciones generales de 1945 como diputado por Fulham West. Ella era una de los doce miembros de la SMA elegidos y ahora se trataba de un esfuerzo concertado para persuadir al gobierno de que introdujera un Servicio Nacional de Salud. Se consideró que Hastings era demasiado mayor para convertirse en ministro de Salud, pero se esperaba que Clement Attlee nombrara a otro miembro de la SMA como Edith Summerskill. Sin embargo, Attlee rechazó este consejo y en su lugar se nombró a Aneurin Bevan.

Summerskill fue nombrado secretario parlamentario del Ministerio de Alimentación. Como ha señalado John Stewart: "Ésta siempre iba a ser una posición desafiante en un momento de racionamiento y austeridad, aspectos de la vida de posguerra con los que el pueblo británico se estaba desencantando cada vez más. Entre sus campañas estaban las para hacer que la leche fuera gratis de la tuberculosis, un tema en el que podría basarse en sus conocimientos médicos ".

En 1950, Summerskill se convirtió en ministro de seguros nacionales. Sin embargo, perdió el cargo tras la derrota laborista en las elecciones generales de 1951. Durante los siguientes ocho años, se desempeñó en el gabinete en la sombra del laborismo. También fue miembro del ejecutivo nacional laborista y presidenta del partido en 1954-5. En 1956 fue uno de los oradores de la plataforma en la famosa manifestación laborista en Trafalgar Square contra la Guerra de Suez.

En febrero de 1961, Summerskill se convirtió en peeress vitalicia. Ella era un miembro activo de la Cámara de los Lores y el proyecto de ley de su exitoso miembro privado se convirtió en la Ley de Propiedad de Mujeres Casadas de 1964. También apoyó la reforma de la ley relativa a la homosexualidad y por la legalización del aborto e hizo campaña contra las armas nucleares y la intervención estadounidense en Vietnam. En 1967 publicó su autobiografía, A Woman's World.

Edith Summerskill murió en su casa de Millfield Lane, Highgate, el 4 de febrero de 1980.

Otros historiadores han llegado a conclusiones muy similares. Honigsbaum describe extensamente lo que él ve como la "derrota" de las políticas de SMA en la década de 1940. Kenneth Morgan sugiere que Bevan estaba "completamente familiarizado" con los argumentos de la Asociación y luego demuestra cómo el Ministro ignoró la mayoría de ellos. También, con bastante curiosidad, sugiere que la SMA había "logrado forzar" sus ideas en la conferencia del Partido Laborista en 1934; y hace la interesante observación de que las propias experiencias de Bevan le habían hecho profundamente escéptico de "los intereses creados de los grupos de presión de la clase media, como la profesión médica". Si bien es claramente la BMA que Morgan tiene en mente, vale la pena especular sobre cómo la clase trabajadora Bevan respondió a los consejos, a menudo no solicitados, dados por la SMA predominantemente de clase media.

Los biógrafos de Bevan, y el de su esposa Jennie Lee, también ayudan a aclarar su relación con la Asociación. Lee recordó más tarde los problemas de su pareja para persuadir tanto al parlamento como a sus colegas laboristas de los méritos de sus planes de servicios de salud. Estos problemas se debieron en parte, afirmó, a los ataques públicos de "cabezas calientes, dirigidas por la Asociación Médica Socialista". La respuesta privada de Bevan fue ver las demandas del "Dr. Stark Murray y sus colegas de la Asociación Médica Socialista" como "puras pero impotentes", un comentario revelador de un político a la vez sumamente pragmático y de principios. John Campbell sugiere que Murray en particular "nunca perdonó" al Ministro de Salud Laboral por su negligencia en una demanda clave de la Asociación, los centros de salud. Michael Foot, un gran admirador de Bevan, tiene poco que decir directamente sobre su relación con la SMA, aunque afirma que la resolución de la conferencia de la Asociación de 1945 se dirigió más contra las acciones de los ministros del gobierno conservador que contra "el tipo de servicio que un gobierno laborista debería considerar ". Esto, se podría argumentar, nos dice tanto sobre el deseo de Foot de dejar que Bevan se salga del anzuelo por ignorar la política laborista establecida como sobre la SMA.

Finalmente, Patricia Hollis, en su biografía de Lee, ve a Bevan entre las demandas de la SMA, "que había elaborado las políticas de salud laboristas"; y los de la BMA. Al final, continúa, Bevan probablemente tenía razón en su juicio de que "la mayoría de estos temas no importaban mucho", un comentario revelador sobre la importancia de la democracia interna en el Partido Laborista. No obstante, Hollis también señala que el plan de Bevan tenía "costos elevados", por ejemplo en sus estructuras administrativas, pero concluye que: "la

presión sobre Nye, y sobre Jennie, como fue denunciado por la Asociación Médica Socialista por venderse, por la BMA por sus tendencias despóticas, por los conservadores ... y por sus colegas del gabinete por provocar la ira de todos ellos, fue inmenso."

De hecho, la SMA entendió bien que cualquier ministro de Salud se enfrentaba en la BMA a un grupo de presión poderoso y políticamente bien conectado. Había dedicado una energía considerable, especialmente después de Beveridge, a atacar lo que consideraba la actitud reaccionaria del principal organismo profesional, y esto continuó después de la elección del gobierno laborista. Un memorando interno de la Asociación reconoció que Bevan enfrentó dificultades para tratar con "intereses creados", y que esto se había agravado por las negociaciones secretas de Willink con la BMA. Por lo tanto, el Libro Blanco ya no era la base sobre la que proceder, lo que planteaba la posibilidad de que Bevan tuviera que buscar el acuerdo del Gabinete sobre nuevas propuestas "atravesando todas las discusiones y dificultades anteriores". En consecuencia, esto podría obligar a la SMA a decidir si podría respaldar un sistema no controlado por las autoridades locales; en el que los médicos eran remunerados mediante un sistema de capitación; y en el que se permitió que continuara la práctica privada. Dado el plan de Bevan, este fue un análisis profético del dilema que la Asociación pronto enfrentaría.

El punto principal, sin embargo, es que al asumir su cargo ministerial, Bevan no se sintió obligado a prestar especial atención a la SMA, a pesar de su importante contribución a la política de salud del Partido Laborista hasta 1945; y que esto era algo que, como era de esperar, la Asociación vio cada vez más como un defecto en la estrategia del Ministro. El Servicio Nacional de Salud creado por Bevan proporcionó atención médica integral y universal, gratuita en el punto de consumo. Se abolió la venta de consultorios médicos de cabecera; los hospitales fueron efectivamente nacionalizados, evitando así y eliminando la división voluntaria / municipal; y el sistema se financió con impuestos generales y no mediante una versión ampliada del seguro médico. Todo esto fue, desde cualquier punto de vista, un enorme y radical paso adelante en el bienestar social, y se logró mediante negociaciones extremadamente exigentes entre Bevan y la profesión médica hasta el Día Designado. No se puede exagerar la habilidad política de Bevan en estas difíciles circunstancias, particularmente porque también era responsable del programa de vivienda.

Por otro lado, los servicios de salud no estaban unificados. Se creó un sistema tripartito, consistente en el servicio hospitalario (teniendo los hospitales docentes un estatus especial propio); práctica general; y funciones sanitarias restantes de la autoridad local. Por tanto, se rechazó la unificación y la integración a través de autoridades locales controladas democráticamente. Dentro de este complejo sistema, se mantuvo la práctica privada y se abandonó el estatus asalariado de los médicos en favor de la remuneración por capitación. Por lo tanto, la mayoría de los profesionales continuaron como contratistas independientes. Además, la profesión médica (aunque no otros trabajadores de la salud) ejercía un poder considerable sobre el NHS, tanto en términos de administración como de política. Esto fue a expensas del control democrático dentro del servicio y, posiblemente, por parte de la sociedad en su conjunto.


Edith Summerskill en los archivos

La serie LSE Women: Making History Library destaca las historias de mujeres de algunos de los archivos y colecciones especiales que se encuentran en la biblioteca LSE. Curador Daniel Payne comparte Edith Summerskill & # 8217s lucha por los derechos de las mujeres & # 8217s.

En su primer discurso en la Cámara de los Comunes como diputada laborista de Warrington, la Dra. Edith Summerskill dijo:

“Hay un dicho que dice que las mujeres no son buenas para las cifras, que no tienen cabeza para las cifras, pero me recuerda que en todo este país en miles de hogares la Canciller de Hacienda es una mujer”.

Así comenzó una carrera política que luchó por los derechos de la mujer en todos los ámbitos y la llevó a convertirse en Ministra de Seguros Nacionales del gobierno laborista. Puede leer todos los discursos de Edith en el parlamento accediendo a Hansard Online.

Igual remuneración por igual trabajo: ¿alguna pregunta?

Edith se sintió atraída por la política después de trabajar como doctora en medicina en sus veinte y treinta y experimentar de primera mano los efectos de la pobreza a largo plazo, el hambre y un servicio social que no era adecuado para su propósito.

Edith Summerskill en la Conferencia del Partido Laborista, 1949

En 1938 se convirtió en diputada del Fulham West. En su autobiografía, describe al parlamento como "como una escuela para niños que había decidido acoger a algunas niñas", y recuerda una discusión que tuvo sobre el tema de la igualdad de remuneración para las mujeres en su tiempo como concejal del Consejo del condado de Middlesex. Mientras la discusión continuaba, un periodista le entregó una nota:

"Para Edith
A pesar de las palabras que tengo que decir
Nunca están destinados a molestar
La única oportunidad de una mujer de recibir un salario igual
Es cambio de sexo ”.

Imágenes de Edith Summerskill de los archivos de la biblioteca LSE

Como secretaria parlamentaria del Ministerio de Alimentación, Edith recuerda en sus memorias su primera aparición antes del comercio de dulces frente a los “aristócratas del negocio”, el Sr. Mackintosh y el Sr. Cadbury. Edith escribe:

“El departamento me dio un resumen, pero, como soy goloso, pensé que abriría con un recordatorio de que ... como siempre me ha gustado el regaliz, pensé que era justo decir que mientras el Sr. Mackintosh y el Sr. Cadbury habían desempeñó algún papel en mi vida, sin embargo, en algún momento me gustaría conocer al Sr. Percy Bassett. Hubo una carcajada y de la última fila saltó un hombrecito encantador y regordete que gritó: "Aquí estoy, soy Percy Bassett". Después de eso, todo fue fácil ".

Edith Summerskill como secretaria parlamentaria del Ministerio de Alimentación

Como médico, su interés por la salud persistió en la política. En la década de 1930, ella y otros médicos formaron un grupo llamado Asociación Médica Socialista, que pretendía ser un "modelo para un Servicio Nacional de Salud que podría ser implementado por el próximo gobierno laborista".

Recorte de periódico y fotografía de Edith Summerskill, fecha desconocida

Edith le escribió muchas cartas a su hija a lo largo de su vida, que cubrían una variedad de temas. Shirley Summerskill se convertiría ella misma en una política laborista. Estos se publican en "Cartas a mi hija", disponible en la Biblioteca de Mujeres en LSE. Su última carta en esta colección a su hija termina así:

“Las sombras de las mujeres que abrieron el camino para que tú y yo pudiéramos ser libres para realizarnos parecían sentarse conmigo en los bancos verdes de Westminster anoche. Ahora siento que tú, a tu vez, avanzarás para destruir finalmente esas monstruosas costumbres y prejuicios que han perseguido la vida de generaciones de mujeres ”.

Contribuido por Daniel Payne (Curador de Política y Relaciones Internacionales, Biblioteca LSE)

Los archivos de Edith Summerskill están disponibles en la Biblioteca LSE e incluyen correspondencia, notas de discursos, fotografías, efímeros electorales, recortes de prensa y otros documentos. También hay material disponible en la Biblioteca de Mujeres de LSE. Para obtener más información y acceder a este archivo, eche un vistazo a las páginas web de los aspectos más destacados de la colección de la Biblioteca o póngase en contacto.


El siguiente en nuestroserie sobre las mujeres diputadas por el equipo de redacción Hansard de la Cámara de los Comunes.

Dame Irene Ward (1895-1980) y la Dra. Edith Summerskill (1901-1980) fueron dos de las diputadas más antiguas de sus partidos. Ambos lucharon por la igualdad de remuneración y la igualdad para las mujeres en el lugar de trabajo, incluso en la propia Cámara de los Comunes.

Irene Mary Bewick Ward, Baroness Ward de North Tyneside por Bassano Ltd. Negativo de vidrio de media placa, 25 de noviembre de 1931. NPG x31247 © National Portrait Gallery, Londres

Franca y, a menudo, combativa en el debate, la capacidad de hablar en público de Ward la llevó a ser seleccionada como candidata parlamentaria, pero tuvo que postularse para el Parlamento dos veces antes de ser elegida miembro conservadora de Wallsend en 1931, que representó hasta 1945. Regresó al Parlamento en 1950 como diputado por Tynemouth y se retiró de la Cámara de los Comunes en 1974.

Ward estaba en casa hablando de temas desde el bienestar social hasta la industria pesada; su discurso inaugural fue sobre el proyecto de ley de minas de carbón en 1932. En 1961, se convirtió en la primera mujer en hacer una pregunta a un primer ministro. Su celo por defender la autoridad del Parlamento contra el Ejecutivo le valió una exclusión de cinco días en 1968 después de que protestó frente al Macea por una moción de guillotina sobre el Proyecto de Ley de Finanzas.

Ward era un parlamentario activo y se aprobaron cuatro proyectos de ley de miembros privados, que es un número récord, en asuntos que incluyen la Ley de Derechos de Entrada (Juntas de Gas y Electricidad) de 1954 y una medida de 1937 para dar dinero de bolsillo a los residentes de edad avanzada de las instituciones de la ley de los pobres. . También se desempeñó en el Comité de Cuentas Públicas a mediados de la década de 1960.

Ward fue una gran defensora de la igualdad de remuneración, y planteó el tema en un debate en 1950. También abordó el caso de la única reportera de Hansard, Jean Winder, y calificó al Ministro de Hacienda como un "pequeño dictador" por bloquear un movimiento a pagarle lo mismo que los hombres. Esa campaña se ganó en 1953 y allanó el camino para que Ward, junto con las parlamentarias laboristas Edith Summerskill y Barbara Castle y la sindicalista del Ulster Patricia Ford, presentaran una petición de más de 80.000 firmas a favor de la igualdad salarial. Ward se convirtió en dama en 1955 y compañera vitalicia en 1975.

Edith Summerskill, Baroness Summerskill, por Bassano Ltd. Negativo de película de media placa, 16 de agosto de 1940. A cargo de Bassano & amp Vandyk Studios, 1974. NPG x19469 © National Portrait Gallery, Londres

Edith Summerskill

Summerskill se sintió atraída por la política socialista al presenciar la pobreza y la mala salud durante su tiempo como joven médico, lo que describió en una transmisión política del partido de la BBC de 1948. Fue una de las primeras activistas a favor de la atención médica socializada y miembro de la Asociación Médica Socialista afiliada al Partido Laborista. Fue elegida en 1938 como diputada por Fulham West, pero después de que se aboliera esa circunscripción, se convirtió en diputada de Warrington en 1955.

Desde el comienzo de su carrera parlamentaria, Summerskill se interesó especialmente por las cuestiones que afectan a las mujeres, incluida la igualdad de remuneración y el empleo de la mujer, y las cuestiones médicas en particular, como el uso de anestésicos en el parto. En su discurso inaugural, dijo la famosa frase: "Hay un dicho que dice que las mujeres no son buenas para las cifras, que no tienen cabeza para las cifras, pero me recuerda que en todo este país, en miles de hogares, el Ministro de Hacienda es una mujer". .

Summerskill fundó la Asociación de Mujeres Casadas, de la que se convirtió en presidenta, en 1938, y también fue fundamental en el establecimiento del grupo sin partido Mujeres por Westminster, cuyo objetivo era alentar a más mujeres a participar en la política. A principios de la década de 1940, habló vívidamente de las consecuencias de la guerra por la igualdad de género y la "agitación social" que se derivaría de la participación más amplia de las mujeres en el lugar de trabajo. Como muestra una película de Pathé, estaba orgullosa de llevar a cabo los “tres trabajos del tamaño de un hombre” de esposa, médico y diputado.

Summerskill fue nombrada Secretaria Parlamentaria en el Ministerio de Alimentación en 1945 y utilizó su formación médica para fomentar una mejor nutrición a pesar del racionamiento. Fue nombrada Ministra de Seguros Nacionales en 1951. Después de ingresar a la Cámara de los Lores en 1961, convirtiéndose en la quinta compañera vitalicia en ser nombrada, siguió siendo políticamente activa e hizo campaña a favor de la liberalización de las leyes de homosexualidad y la legalización del aborto, entre otras cosas. Su hija, Shirley Summerskill, fue elegida diputada en 1964.


Mira a Yasmin Vossoughian enseñar a estas jóvenes sobre las pioneras

Ada Lovelace (1815-1852): la primera programadora de computadoras

La primera programadora de computadoras del mundo, Ada Lovelace, fue una matemática y escritora inglesa que ayudó a su mentor, el matemático Charles Babbage, a reconocer que una máquina de computación, que fue una precursora de la computadora, puede hacer más que cálculos.

Sus contribuciones no recibieron reconocimiento hasta 1953, cuando B.V. Bowden volvió a publicar sus notas, que describían cómo se podían crear códigos para que una máquina de computación manejara letras y símbolos junto con números. En 1980, el Departamento de Defensa de EE. UU. Rindió homenaje a Lovelace al nombrar un lenguaje informático recientemente desarrollado "Ada".

La reina Isabel II también celebró a Lovelace recientemente en su primera publicación de Instagram, donde compartió una imagen de una carta de los Archivos Reales del Museo de Ciencias de Londres.

Señora C. J. Walker (1867-1919): millonaria hecha a sí misma que empoderó a las mujeres afroamericanas

Nacida en Louisiana en 1867, Madam C.J. Walker se convirtió en una de las primeras mujeres estadounidenses-estadounidenses millonarias que se hicieron a sí mismas después de inventar una cadena de productos para el cabello y de belleza en 1905. Su inspiración fue su propia condición del cuero cabelludo que la llevó a la caída del cabello.

Walker también estableció Madam C. J. Walker Manufacturing Company y comenzó un sistema de franquicia que empoderó a cientos de mujeres afroamericanas que tenían opciones limitadas de empleo en ese momento.

Alice Paul (1885-1977): allanó el camino para el derecho al voto de las mujeres

La activista por los derechos de las mujeres Alice Paul fue líder del movimiento por el sufragio femenino en los Estados Unidos y luego fundó el Partido Nacional de Mujeres con Lucy Burns. Paul fue una figura clave en impulsar la aprobación de la 19a Enmienda en 1920, que prohibió la discriminación sexual en el derecho al voto, e introdujo la primera Enmienda de Igualdad de Derechos en el Congreso en 1923. Paul continuó haciendo campaña por los derechos civiles y las prácticas laborales justas. .

Frances Marion (1888-1973): guionista mejor pagada de Hollywood

Frances Marion trabajó como corresponsal de combate durante la Primera Guerra Mundial y fue conocida como la primera mujer en cruzar el Rin después del armisticio. Más de una década después, se convirtió en la guionista más famosa del siglo XX.

Fue la primera escritora en ganar dos premios de la Academia. En 1931, ganó el Premio de la Academia a la Escritura por "The Big House" y un año después, ganó el Premio de la Academia a la Mejor Historia por "The Champ". Con casi 200 créditos de escritura a lo largo de su carrera, también era conocida como la guionista mejor pagada, y según los informes, ganaba 50.000 dólares al año.

Septima Poinsette Clark (1898-1987): educadora y activista de derechos civiles

El Dr. Martin Luther King Jr. llamó a Septima Clark "la arquitecta del movimiento de derechos civiles". Fue maestra de algunos de los activistas más influyentes, como Rosa Parks, Diane Nash y Fannie Lou Hamer. Enseñó a jóvenes estudiantes durante más de 40 años y también impartió clases informales de alfabetización para adultos. Clark trabajó con la NAACP y otras organizaciones de derechos civiles.

Cecilia Payne-Gaposchkin (1900-1979): líder en astronomía

Cecilia Payne-Gaposchkin, quien obtuvo un Ph.D. en astronomía de Harvard, fue el primer astrónomo en descubrir que las estrellas están compuestas principalmente de hidrógeno y helio. También se convirtió en la primera profesora y directora de departamento de Harvard. Publicó varios libros durante su vida, incluidos "Las estrellas de alta luminosidad" y "Estrellas variables y estructura galáctica".

Edith Summerskill (1901-1980): defensora de la igualdad de derechos para las mujeres

La política y médica británica Edith Summerskill fue una valiente defensora de la igualdad de derechos para las amas de casa y las mujeres divorciadas. Sus esfuerzos condujeron a la aprobación de la Ley de propiedad de la mujer casada en 1964, que autorizaba a una mujer a quedarse con la mitad de los ahorros que hubiera obtenido de la asignación otorgada por su esposo, y la Ley de hogares matrimoniales en 1967, que permitía a una mujer quedarse. en su domicilio conyugal después del divorcio.


Edith Summerskill

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Servicio de transmisión galardonado de documentos completos para aficionados a la historia, espectadores reales, aficionados al cine y entusiastas de los trenes de amplificación. Visita britishpathe.tv British Path & eacute ahora representa la colección histórica de Reuters, que incluye más de 136.000 artículos de 1910 a 1984. ¡Empiece a explorar!

Los orígenes de la Ley de Discriminación Sexual de 1975

La cura del insomnio no para todos es estudiar detenidamente los archivos de Hansard, pero aquí sigue un hilo (al que podría continuar agregando, dependiendo de las incidencias futuras de insomnio) sobre los orígenes de la Ley de Discriminación Sexual de 1975.

Recibió la aprobación real el 12 de noviembre de 1975 y se considera una legislación histórica para los derechos de la mujer en el Reino Unido. Muchos de los principios contenidos en la ley se han trasladado a legislación posterior, como la Ley de Igualdad de 2010.

La ONU había designado 1975 Año Internacional de la Mujer & # 8217 y parece haber habido una gran cantidad de trabajo en el período previo a explorar la discriminación contra las mujeres, como este extracto de & # 8216 The Official History of the British Civil Service & # 8217 (por Rodney Lowe) indica.

Margherita Rendel declara en 1978 (& # 8216Legislating for Equal Pay and Opportunity for Women in Britain & # 8217) que hubo un intento fallido de enmendar el Proyecto de Ley de Relaciones Raciales (que se convertiría en una Ley en 1965) para que cubriera la discriminación contra la mujer.

Rendel continúa señalando que en cada sesión parlamentaria posterior, se intentó presentar un proyecto de ley # 8217 de un miembro privado sobre la discriminación contra la mujer. Recibieron un apoyo cada vez mayor en la Cámara de los Comunes, pero fueron derrotados.

Finalmente, el proyecto de ley contra la discriminación, derrotado en la Cámara de los Comunes, fue presentado en la Cámara de los Lores en 1971 por la baronesa Seear, miembro del Partido Liberal. En este punto, Seear también era presidente de la Sociedad Fawcett.

De manera inusual, el proyecto de ley se remitió a un comité selecto, que luego tardó dos años en reunir pruebas sobre la discriminación que enfrentan las mujeres. Concluyó por unanimidad que era necesaria una legislación.

Rendel afirma que los miembros conservadores del Comité Selecto & # 8220 defendieron airadamente su informe en el piso de la Cámara de los Lores contra los intentos de los líderes de su partido de denigrar sus recomendaciones & # 8221. Ahora nos sumergimos en un debate de la Cámara de los Lores el 14 de mayo de 1973 & # 8230. Puede leer la transcripción de Hansard aquí.

La baronesa Seear inicia el debate, primero agradeciendo al presidente del Comité Selecto, Lord Royle. (Observará que lo que era el proyecto de ley contra la discriminación ha sido rebautizado como proyecto de ley contra la discriminación sexual. No he podido establecer el punto exacto en el que esto sucedió).

Lord Royle comienza señalando cuán inusual es desde el punto de vista del procedimiento que un proyecto de ley sea remitido a un comité selecto. (Un proceso similar había tenido lugar en la Cámara de los Comunes. De ahí su referencia a & # 8220 actividad paralela en otro lugar & # 8221).

Algo de frustración expresada por Lord Royle, quien ha leído en la prensa que sugiere que el Gobierno no tenía la intención de seguir adelante con la legislación, sino de introducir una legislación propia en la próxima sesión parlamentaria.

El ministro, vizconde Colville de Culross, responde indicando que, si bien el gobierno está & # 8220 totalmente de acuerdo con los propósitos subyacentes del proyecto de ley & # 8221, tiene varias reservas.

Es interesante notar este comentario del vizconde Colville: & # 8220 la naturaleza de la discriminación por motivos de sexo es diferente de la discriminación por motivos de raza. Eso es así tanto en escala como en historia, aunque puede ser que ambos tengan raíces similares en el prejuicio. & # 8221

We can see origins of the single-sex exceptions and General Occupational Requirement (both features of EA 2010): “There are also likely to be many jobs where public taste or decency establishes at any rate a strong presumption in favour of the employment of one sex or the other.”

Next the Minister moved on to talk about education. Even four and a half decades later, still shocking to see these figures on the numbers of girls in education. But a reminder of what progress there has been too.

The Select Committee appears to have recommended that there should be a move towards the discontinuation of single sex schools. The Minister objects, saying: “The Government think it right that as much freedom of parental choice as possible should be maintained.”

The Minister expresses a hope that there will be a change in the “social climate” that enables girls and boys to study any subject they choose. (“In principle, I think it is a good idea that boys should cook and that girls should know how to mend fuses.”)

Ending his speech, the Minister then spends some time speaking about how to configure an enforcement body. Interesting to note that he also laments “the lack of guidance about the exceptions of which I spoke earlier”.

Lord Maybray-King (Labour) then asks why the Government has not sought to amend the Bill and the Minister replies confirming press reports that they intend instead to bring forward their own legislation, for which they will produce a consultative document “as soon as possible”.

Next up is Baroness Summerskill (Labour). She is evidently unhappy (angry?) to learn that the the work of the Select Committee is to be abandoned in favour of a Government bill down the line.

Interesting aside: Edith Summerskill was the grandmother of Ben Summerskill, who was the CEO of Stonewall from 2003-2014.

Back to the debate. Intervention from Lord Shackleton (Labour) who is unhappy with the Government position. He also says: “I find it quite extraordinary to use the fact that there are now more highly educated women than ever before as an argument that everything is all right.”

Lord Shackleton is adamant that a legislative approach is required to tackle discrimination against women.

Lord Reigate (Conservative), another member of the Select Committee, also expresses his exasperation at the Government’s plans, saying: “I hesitate to accuse my own Government of discourtesy, but I think that in fact we have been rather discourteously treated.”

He goes on to emphasise that he was not an enthusiast for a legislative approach, but that he changed his mind as he was “amazed by the degree and the wide field of prejudice which exists, and which exists most importantly of all to the damage of our economy”.

Baroness Wooton: “The principal difference is that in the case of race it is a discrimination of the majority against the minority, and in the case of sex it is a case of discrimination of the minority against the majority of the population of this country.”

Side note: Baroness Wooton studied Classics and Economics at Girton College, Cambridge from 1915 to 1919, winning the Agnata Butler Prize in 1917. She gained a first class in her final exams, but as a woman she was prevented from appending BA to her name.

Anger from Baroness Summerskill and Lord De Clifford that the Minister (Viscount Colville) did not intend to engage in the debate further. The Minister responds saying they are wrong to presume that the work of the Select Committee was in vain.

Baroness Seear re-enters the debate, emphasising that the Committee was of the wrong view that it had accumulated sufficient evidence that the legislation was required. She again advances the idea that single sex schools should be phased out in order to tackle sex discrimination.

His concluding remarks spark this very entertaining (!) exchange between him and Baroness Phillips (Labour). Side note: Baroness Phillips’ daughter Gwyneth Dunwoody would later become a Labour MP.

More discussion about the idea of a General Occupational Requirement and whether the Bill should contain an exhaustive list of occupations or whether it should evolve in line with developing case law.

Share this:

Like this:

We believe that it is important to share a range of viewpoints on women’s rights and advancement from different perspectives. WPUK does not necessarily agree or endorse all the views that we share.


Would the right hon. Lady also read the letter from Mr. J. W. Graham in reply to the article in the Lancet?

I am trying to quote some absolutely objective authorities. A few skilled experts may escape, but after about fifty fights in a few years the ordinary fighter begins to show unmistakable signs of deterioration. [Laughter.] Hon. Members opposite are giving me my case without my having to make a speech. The boxer then fails to time his blows properly because the damage to his brain has caused cerebral atrophy. His defence is inadequate and he is soon a back number. The great tragedy, however, is his loss of mental health, his capacity to concentrate and, very often, to co-ordinate his movements and to hold down a responsible job. No amount of medical inspection can make the sense organs less vulnerable or the bone of the temple any thicker.

It is generally agreed that no instrument has yet been invented which can detect the small haemorrhages and the torn fibres of the brain which a boxer sustains in the course of a fight and which, if repeated over the years, produce the condition of punch-drunkenness. When the symptoms appear it is too late to hope that a rest will result in a cure. These injuries do not heal and the destruction of the brain cells is permanent. The frontal lobes which are damaged in this way are those parts which control man's highest functions, namely, his power to co-ordinate his movements, to restrain his impulses and to exercise his power of self-control.

It is argued that individuals watching fights which are accompanied by hysterical yells as the pace quickens and the contestants show signs of wear and tear are worthy men who should be allowed to enjoy their leisure as they think fit. The fact is that the circumstances of a fight unleash sadistic impulses, which are revealed in the ugly behaviour which so often accompanies a prize fight. I would remind the House that cock-fighting was prohibited not for the sake of the cock but because such a display caters to the basest instincts and is calculated to deprave the onlookers.

Can anybody sensibly suggest that the screaming crowd round a boxing ring is having implanted in it the fine qualities of pluck, endurance and restraint? We are told by those in this business that the sole object in view is to give the spectators a display of a sport regulated by rules calculated to ensure the maximum enjoyment of boxing techniques. If that is so, why are these bouts accompanied in the newspapers and on the radio by a commentary deliberately phrased to emphasise the brutal element?

I appeal to hon. Members on both sides to recognise that it is of the utmost importance to control by example the destructive impulse. Our prisons today are overfull of young men guilty of physical assault. This is not a problem peculiar to Britain. Other countries have recognised the harmful effect of these displays. Iceland has led the world and has set an example by making boxing illegal, and powerful anti-boxing movements in Sweden and Belgium have succeeded in introducing certain regulations. One cannot speak too strongly about the pernicious example set to adolescent youth who week after week in their own homes watch violent scenes glamourising brutality which yet have official sanction.

Has not the time arrived when Parliament should take steps to protect our young people from the men who organise these displays on highly profitable business lines? Today I am asking permission to introduce a Bill in order that the whole question may be examined.


Edith Summerskill - History

The interactive parts of this resource no longer work, but it has been archived so you can continue using the rest of it.

"Keep mum – she's not so dumb" - Charcoal, gouache, ink & pastel on board.

"Keep mum – she's not so dumb"

A careless talk poster, illustrated with the figure of a blonde-haired woman reclining, and officers from each branch of the Armed Forces about her, with the slogan ‘Keep mum – she's not so dumb!' The slogan was an adaptation of the 1940 campaign, ‘Be Like Dad, Keep Mum', which had so enraged the Labour MP Dr Edith Summerskill.

The campaign was issued in 1942, for the attention of all ranks, with this particular image intended for officers' messes and other places where the commissioned ranks met. At the end of May, Advertiser's Weekly noted that ‘sex appeal' had been introduced in the form of a beautiful spy, who they insisted on ‘christening Olga Polovsky after the famous song'. In June 1941 they further noted that, having covered public house talk, wayside conversations with strangers, and ‘harmless chat' with friends when on leave, the government believed they had identified ‘the major problem' at last. The campaign was to make a direct appeal along the lines of ‘Cherchez la femme', as a reminder that ‘when in the company of a beautiful woman, remember that beauty may conceal brains'. Service personnel seemed particularly ready to disclose their station and line of work.


Edith Summerskill (1901-80)

Edith Summerskill original David Low caricature portrait artwork.

Edith Summerskill’s childhood experiences of accompanying her father on home visits exposed her to the reality of poverty and ill health and galvanised her to study medicine. She was an early member of the Socialist Medical Association. Throughout the 1930s and 1940s, she put forward the case for a socialised health service, and it was she who came up with the idea of organising social events both to raise money and to attract publicity to the organisation. Such middle-class professionals, and especially women, were relatively rare in the Labour Party at this time, dominated as it was by male trade unionists. In 1934 she won a by-election to Middlesex County Council and she represented the working-class Green Lanes division of Tottenham until 1941. In 1944 she became a member of Labour's national executive committee, a sign of her rising status, and served on it until 1958 she was party chairman in 1954-5. After the 1945 general election Summerskill, a great admirer of Clement Attlee, received her first major post as parliamentary secretary at the Ministry of Food. In 1950, and a further sign of Attlee's confidence in her, Summerskill became minister of national insurance. She had little time to settle in this post, however, before Labour's defeat at the 1951 general election. From 1951 until 1959 she served on Labour's shadow cabinet. In the late 1940s and 1950s she implacably opposed Aneurin Bevan and his supporters. During the election campaign in 1951 Summerskill told an election rally that Bevan was not the architect of the National Health Service, only its midwife, and that credit for the service should be given to those, such as herself, who had campaigned for socialised medicine since the 1930s. In February 1961 Summerskill was made a life peeress.


Ver el vídeo: Peter discovers Iron Mans EDITH Scene - SPIDER-MAN: FAR FROM HOME 2019 Movie Clip