Busto de Hannibal Barca

Busto de Hannibal Barca



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


UN BUSTO DE HANNIBAL UNA VEZ PROPIEDAD DE NAPOLEON BONAPARTE ES REDESCUBIERTO EN CANADÁ

A finales de enero de 2015, el sitio web de Radio Canadá de habla francesa anunció la descubrimiento de un busto de Aníbal que perteneció a Napoleón Bonaparte en la colección del museo de antigüedades de la Universidad de Saskatchewan, la provincia de habla inglesa ubicada en el centro-oeste de Canadá. ¡Esta fue una noticia bastante intrigante! Mientras esperamos la publicación de más detalles sobre la investigación que ha permitido a los curadores llegar a esta conclusión, aquí hay una actualización de esta obra de arte excepcional con información de los especialistas del museo de la Universidad de Saskatchewan.

Busto de Aníbal © Museo de Antigüedades de la Universidad de Saskatchewan

Foso de 2.200 años con artefactos vinculados a Aníbal desenterrado en España

Estudiantes universitarios españoles que intentaban volver sobre la marcha de guerra de Aníbal por el noreste de España encontraron un enorme foso enterrado con objetos antiguos. El foso pudo haber estado destinado a proteger a las tropas del antiguo líder guerrero cartaginés que permanecieron en Iberia. Si el foso era una obra de defensa para las tropas ibéricas de Aníbal, no sirvió de mucho: los romanos los derrotaron después de la partida de Aníbal en el 218 a. C.

Aníbal partió para atacar el Imperio Romano en Italia con 90.000 infantes y 12.000 jinetes. Tenía con su ejército una famosa brigada de elefantes de aproximadamente 80 paquidermos, la mayoría de los cuales, creen los estudiosos, perecieron en el duro terreno montañoso entre España y el centro de Italia.

La ruta de Hannibal para invadir Italia. (Mapa de Abalg y Pinpin / CC BY SA 3.0)

Aníbal, que muchos años después se suicidó porque los romanos finalmente lo alcanzaron, dejó 11.000 soldados cerca de la localidad de Vilar de Valls para defender a los cartagineses interesados ​​en Iberia.

El foso medía hasta 131 pies (40 metros) de ancho, 16,4 pies (5 metros) de profundidad y se extendía tres décimas de milla (.5 kilómetros).

El tamaño del foso sorprendió a los directores de la excavación, Jordi López del Instituto Catalán de Arqueología Clásica y Jaume Noguera del departamento de Prehistoria de la Universidad de Barcelona.

Estudiantes de arqueología descubrieron el foso de 2.200 años de antigüedad en 2015, en la actual localidad catalana de Valls, utilizando tomografía de resistividad eléctrica para analizar estructuras del subsuelo. Los objetos mostraban presencia de Hannibal en la zona, relata un artículo en TheLocal.es. Entre los objetos encontrados se encuentran monedas y proyectiles de plomo.

Moneda antigua que muestra a Hannibal Barca. Los estudiantes encontraron monedas y otros objetos en el antiguo foso. . (Dominio publico )

"Los legionarios romanos, liderados por el general Cneo Cornelio Escipión Calvus, derrotaron a los hombres de Aníbal en Iberia. Después de la batalla, los romanos asaltaron un campamento cartaginés cercano, ubicado en las afueras de una ciudad, y destruyeron todo", dice la historia. Ese pueblo, piensan los estudiosos, era Vilar de Valls, en la actual localidad de Valls.

"Noguera y López dijeron que el sitio pudo haber sido destruido por los romanos durante la Segunda Guerra Púnica (218-202 aC) que enfrentó a Roma con Cartago por la hegemonía del Mediterráneo".

El padre de Aníbal, Amílcar Barca, gobernante de la ciudad-estado de Cartago, en el norte de África, hizo que su hijo, a los 9 años, le sumergiera la mano en sangre y jurara odio contra Roma. Trajo a su hijo a los 10 años a España alrededor del 237 a. C., dice History.com. El yerno de Amílcar lo sucedió y nombró oficial a Aníbal. Cuando asesinaron al yerno, se votó a Hannibal para dirigir el ejército. Consolidó el control alrededor de Cartagena, España.

Aníbal atacó y asedió la ciudad de Sagunto, aliada romana, en 219 porque su gente había entablado hostilidades contra los cartagineses de la zona. Roma tomó esto como un acto de guerra y exigió la rendición de Aníbal. Se negó y planeó la Segunda Guerra Púnica.

Hannibal y sus hombres cruzan los Alpes. Phaidon Verlag, 1932 (dominio público)

History.com cuenta el ataque de Aníbal a Roma en 219:

La marcha que siguió, que cubrió unos 1.600 kilómetros a través de los Pirineos, a través del río Ródano y los Alpes nevados, y finalmente hacia el centro de Italia, sería recordada como una de las campañas más famosas de la historia. Con sus fuerzas mermadas por la dura travesía alpina, Aníbal se encontró con el poderoso ejército del general romano Publio Cornelio Escipión en las llanuras al oeste del río Ticino. La caballería de Aníbal prevaleció y Escipión resultó gravemente herido en la batalla.

Y en 2016, los investigadores informaron que finalmente habían resuelto el misterio de dónde Hannibal cruzó los Alpes para invadir Italia. La ciencia moderna y un poco de caca de caballo antigua se combinaron para hacer un descubrimiento fascinante. Encontraron pruebas sólidas de la ruta de tránsito de Hannibal: un paso peligroso llamado Col de Traversette. Los investigadores utilizaron análisis genético microbiano, química ambiental, análisis de polen y varias técnicas geofísicas para encontrar una gran cantidad de heces (probablemente dejadas por caballos) cerca de Col de Traversette. Ese estiércol se remonta aproximadamente al 200 a. C. (cerca de la fecha histórica del viaje de Aníbal: 218 a. C.).

A finales de 218, Aníbal y los cartagineses derrotaron a un ejército romano en la margen izquierda del río Trebia. Los galos y ligures se convirtieron en sus aliados a la luz de esto. Avanzó hasta el río Arno en la primavera de 217 y ganó una batalla en el lago Trasimene, pero se negó a atacar la ciudad de Roma.

Pero los romanos y cartagineses se encontraron al año siguiente en Cannas. Dieciséis legiones romanas, con casi 80.000 hombres, el doble de las fuerzas de Aníbal, se enfrentaron a los cartagineses. El general romano Varro colocó su caballería en cada ala y reunió a su infantería en el centro en una formación militar clásica.

"Aníbal mantuvo un centro relativamente débil pero fuertes fuerzas de infantería y caballería en los flancos. Cuando los romanos avanzaron, los cartagineses pudieron mantener su centro y ganar la lucha en los lados, envolviendo al enemigo y cortando la posibilidad de retirada enviando una carga de caballería en la retaguardia ", dice History.com.

Un busto de mármol, supuestamente de Aníbal. Capua, Italia. ( Dominio publico )

Más colonias y aliados romanos desertaron al lado cartaginés después de esto, pero los romanos comenzaron a tener cierto éxito, recuperando terreno en 209 en el sur de Italia y rechazando los refuerzos cartagineses en 208 en el norte de Italia.

Los romanos expulsaron a los cartagineses de España y atacaron la propia Cartago en 203. Aníbal regresó al norte de África para defenderse, pero los romanos y los númidas derrotaron a los cartagineses en Zama. Los romanos perdieron 1.500 hombres Cartago, 20.000.

Cartago perdió su imperio de ultramar, pero Aníbal retuvo algo de poder. Más tarde, los romanos se enteraron de que animó a los sirios a hacer la guerra a Roma. Roma exigió su rendición. Aníbal luego fue a Bythinia, donde sirvió al rey en la guerra contra un aliado romano, el rey Eumenes II de Pérgamo. Esta guerra no tuvo éxito. Los romanos volvieron a preguntar por Aníbal, que esta vez no pudo escapar. Se suicidó con veneno alrededor del año 183 a. C.

Imagen de portada: Hannibal cruzando los Alpes en elefantes por Nicolas Poussin. Fuente: Dominio publico

Mark Miller tiene una licenciatura en periodismo y es un ex redactor y editor de periódicos y revistas que durante mucho tiempo ha estado interesado en la antropología, la mitología y la historia antigua. Sus aficiones son escribir y dibujar.


1 & ndash & acirc & # 128 & # 152Barca & rsquo Significa Lightning Flash

El padre de Hannibal & rsquos, Amílcar, también fue un destacado comandante militar y se hizo conocido por sus incursiones ultrarrápidas en territorio enemigo. Luchó contra Roma durante la Primera Guerra Púnica (264 y 241 aC) y dirigió las fuerzas terrestres cartaginesas en Sicilia durante los últimos seis años del conflicto. Al principio de la guerra, los cartagineses se sorprendieron por la ferocidad de las legiones romanas y decidieron cambiar de táctica.

En lugar de librar batallas abiertas, optaron por utilizar tácticas de guerra de guerrillas que implicaban hostigar a guarniciones romanas aisladas y cortar las líneas de suministro. Aunque Amílcar no ideó la táctica, la dominó absolutamente, y los romanos le temían por su capacidad para realizar incursiones rápidas en Sicilia y sus alrededores. La velocidad de estos ataques le valió el apodo Baraq (Barça) y el nuevo apellido pasó a Aníbal.

Amílcar Barca. Bellas Artes de América

& acirc & # 128 & # 152Baraq & rsquo se traduce en & acirc & # 128 & # 152lightning flash & rsquo o & acirc & # 128 & # 152sword flash & rsquo y Hannibal ciertamente mereció el nombre a lo largo de su carrera militar. Su velocidad de pensamiento y acción fue muy evidente durante la Segunda Guerra Púnica. En Epítome de las historias, el historiador romano del siglo II d. C., Annaeus Florus, comparó a Aníbal y sus hombres con un rayo. Los romanos probablemente se sorprendieron de que pudiera cruzar los Alpes y mucho menos de hacerlo tan rápido.

Sin duda, era una empresa notable y Hannibal sabía que infundiría miedo en sus enemigos. También hubo un lado estratégico en su atrevida decisión. Se dio cuenta de que Cartago no era rival para Roma en la guerra naval y sabía que su única posibilidad de victoria era enfrentarse a los romanos en batallas terrestres. Hannibal probablemente planeó la marcha durante años y utilizó espías y exploradores para encontrar la mejor ruta. En última instancia, su objetivo no era solo cruzar los Alpes lo más rápido posible, sino también tener un ejército en forma y saludable listo para enfrentarse al poder de Roma.


Contenido

Amílcar, el padre de Aníbal, fue comandante de las fuerzas cartaginesas al final de la Primera Guerra Púnica (264–241 a. C.). Después de que Cartago perdiera la guerra, Amílcar cruzó a Hispania para conquistar las tribus de lo que hoy es España. Cartago en ese momento estaba en mal estado. Su armada no pudo llevar su ejército a Iberia (Hispania). Amílcar tuvo que marchar hacia las Columnas de Hércules y cruzar el Estrecho de Gibraltar. Según una historia en Livy, Amílcar le hizo prometer a Aníbal que nunca sería amigo de Roma. Hannibal le dijo a su padre

Lo juro tan pronto como la edad lo permita. Usaré fuego y acero para detener el destino de Roma..

A cambio, Amílcar accedió a llevarse a Aníbal a Hispania. Pasó dos años terminando la conquista de Iberia al sur del río Ebro. Murió en 229/228 en batalla, probablemente ahogándose en el río Jucar. & # 916 & # 93 Su yerno Asdrúbal tomó el mando, pero fue asesinado en 221 a. C.

Entonces, en 221 a. C., Aníbal se convirtió en el líder del ejército. Roma temía la creciente fuerza de Aníbal. Hicieron una alianza con la ciudad de Saguntum y afirmaron estar protegiendo la ciudad. Saguntum estaba al sur del río Ebro. Hannibal atacó la ciudad por esto. Fue capturado después de ocho meses. Roma quería justicia de Cartago. El gobierno cartaginés no vio nada malo en las acciones de Hannibal. La guerra que Aníbal quería se declaró a finales de año.

Viaje por tierra a Italia

El ejército de Aníbal estaba formado por hasta 75.000 soldados de infantería y 9.000 jinetes. Aníbal dejó "Nueva Cartago" a finales de la primavera del 218 a. C. Se abrió camino hacia el norte, a los Pirineos. Derrotó a las tribus a través de inteligentes tácticas de montaña y luchas tenaces. Después de caminar 290 millas y llegar al río Ebro, Aníbal eligió a las partes más confiables y leales de su ejército de mercenarios libios e ibéricos para seguir su camino. Dejó 11.000 soldados para vigilar la región recién conquistada. En los Pirineos, dejó marchar a otros 11.000 soldados ibéricos. Aníbal entró en la Galia con 50.000 soldados de infantería y 9.000 jinetes.

Hannibal necesitaba cruzar los Pirineos, los Alpes y muchos ríos importantes. a partir de la primavera del 218 a. C., se abrió camino hasta los Pirineos. Hizo tratos de paz con los líderes galos y llegó al río Ródano. Al llegar al Ródano en septiembre, el ejército de Hannibal contaba con 38.000 infantes, 8.000 jinetes y treinta y siete elefantes de guerra.

Hannibal se escapó de una fuerza romana enviada a luchar contra él en la Galia. Luego subió por el valle de uno de los arroyos del río Ródano. En otoño, llegó al pie de los Alpes. Su viaje por las montañas es uno de los logros más famosos de cualquier fuerza militar. Después de este viaje, Aníbal bajó de las colinas al norte de Italia. Había llegado con solo la mitad de las fuerzas con las que había comenzado y solo unos pocos elefantes. Hannibal había perdido hasta 20.000 hombres cruzando las montañas.

Batalla de Trebbia

Publius Cornelius Scipio comandó la fuerza romana enviada para detener a Hannibal. No esperaba que Aníbal cruzara los Alpes. Esperaba pelear contra Hannibal en España. Con un pequeño ejército todavía en la Galia, Escipión intentó detener a Aníbal. Trasladó a su ejército a Italia por mar a tiempo para encontrarse con Aníbal. Hannibal hizo que el área detrás de él fuera más segura al derrotar a la tribu de los Taurini (la actual Turín). Las fuerzas opuestas lucharon en Cartago. Aquí, Aníbal obligó a los romanos a salir de la llanura de Lombardía. Esta victoria hizo mucho para debilitar el control romano sobre los galos. Los galos decidieron unirse a los cartagineses. Pronto todo el norte de Italia se alió extraoficialmente. Las tropas galas y ligures pronto elevaron su ejército a 40.000 hombres. El ejército de Aníbal estaba listo para invadir Italia. Escipión se retiró al otro lado del río Trebia. Acampó en la ciudad de Placentia y esperó a que llegaran más tropas.

El Senado había ordenado a Sempronio Longus que trajera su ejército desde Sicilia para encontrarse con Escipión y enfrentarse a Aníbal. Hannibal estaba en posición de detenerlo. Sempronio evitó a Aníbal y se unió a Escipión cerca del río Trebbia, cerca de Placentia. En Trebia, Hannibal derrotó a la infantería romana con un ataque sorpresa desde una emboscada en el flanco.

Batalla del lago Trasimene

Al llegar a Etruria en la primavera del 217 a. C., Aníbal decidió atraer al principal ejército romano dirigido por Flaminio a la batalla. Aníbal encontró a Flaminio acampado en Arretium. Marchó alrededor del lado izquierdo de su oponente y cortó a Flaminius de Roma. Hannibal hizo que Flaminius lo persiguiera. En la orilla del lago Trasimenus, Hannibal destruyó el ejército de Flaminius en las aguas o en las laderas cercanas. También mató a Flaminius. Se había deshecho de la única fuerza que podía impedirle llegar a Roma. Se dio cuenta de que sin las máquinas de asedio no podía esperar tomar la capital, por lo que decidió continuar hacia el centro y sur de Italia. Esperaba que esta demostración de fuerza creara una revuelta contra el gobierno romano. Después del lago Trasimene, Hannibal dijo: "No he venido a luchar contra los italianos, sino en nombre de los italianos contra Roma".

Fabio

Roma entró en un inmenso estado de pánico. Designaron a un dictador llamado Quinto Fabio Máximo. Era un general inteligente y cuidadoso.

Fabius adoptó la "estrategia fabiana". Rechazó la batalla abierta con su enemigo y puso varios ejércitos romanos cerca de Aníbal para limitar su movimiento. Fabius envió pequeñas fuerzas contra las partidas de forrajeo de Hannibal. A los residentes de las pequeñas aldeas del norte se les pidió que pusieran vigías. Podían recoger su ganado y posesiones e ir a ciudades fortificadas. Esto desgastaría la resistencia de los invasores.

Hannibal decidió marchar a través de Samnium hasta Campania. Esperaba que la destrucción llevara a Fabius a la batalla, pero Fabius se negó a ser arrastrado a la batalla. Sus tropas se irritaron por su "Espíritu cobarde". Sus políticas no fueron del agrado. Los romanos estaban acostumbrados a enfrentarse a sus enemigos en el campo y la gente quería ver un final rápido de la guerra.

El resto del otoño continuó con frecuentes escaramuzas. Después de seis meses, Fabio fue destituido de su cargo de acuerdo con la ley romana.

Batalla de Cannas

En la primavera de 216 a. C., Aníbal capturó el gran depósito de suministros en Cannas en la llanura de Apulia, colocándose efectivamente entre los romanos y su fuente de suministro. & # 917 & # 93 El Senado romano reanudó sus elecciones consulares en 216. Eligieron a Cayo Terentius Varro y Lucius Aemilius Paullus como cónsules. Los romanos levantaron el ejército más grande hasta este punto de su historia para derrotar a Aníbal. Se estima que la fuerza total del ejército fue de alrededor de 80.000 hombres.

El ejército romano marchó hacia el sur hasta Apulia. Después de una marcha de dos días, encontraron a Hannibal en el río Audifus. El cónsul Varro era un hombre temerario lleno de orgullo y estaba decidido a derrotar a Hannibal. La arrogancia de Varro lo superó y permitió que Hannibal lo llevara a una trampa. Con tácticas brillantes, Hannibal rodeó y destruyó la mayor parte de esta fuerza.

Se estima que entre 50.000 y 70.000 romanos fueron asesinados o capturados en Cannas. & # 918 & # 93 Entre los muertos había ochenta senadores. El Senado romano no tenía más de 300 hombres, esto era, entre el 25% y el 30% del órgano de gobierno. La Batalla de Cannas una de las peores derrotas en la historia de la Antigua Roma. También es una de las batallas más sangrientas de toda la historia de la humanidad en términos de la cantidad de vidas perdidas en un solo día. Después de Cannas, los romanos se negaron a luchar contra Hannibal en batallas. En cambio, trataron de derrotarlo desgastandolo. Confiaron en sus ventajas de suministro y mano de obra.

Debido a esta victoria, la mayor parte del sur de Italia se unió a la causa de Aníbal. Durante ese mismo año, las ciudades griegas de Sicilia se rebelaron contra el control romano. El rey de Macedonia, Felipe V, apoyó a Aníbal. Esto inició la Primera Guerra de Macedonia contra Roma. Hannibal estableció su nueva base en Capua, la segunda ciudad más grande de Italia.

Estancamiento

Sin los recursos de sus aliados o refuerzos de Cartago, Hannibal no pudo hacer mucho más y comenzó a perder terreno. Continuó derrotando a los romanos siempre que pudo llevarlos a la batalla, pero nunca pudo obtener otra victoria decisiva.

Fin de la guerra en Italia

En el 212 a. C., los conspiradores de Tarento dejaron entrar a Aníbal en la ciudad. Luego hicieron sonar la alarma con unas trompetas romanas. Esto permitió que las tropas de Hannibal acabaran con los romanos cuando salieron a la calle a trompicones. Hannibal les dijo a los tarentinos que marcaran todas las casas donde vivían los tarentinos para que no fueran saqueados. Incluso con el saqueo, la ciudadela resistió. Esto impidió que Hannibal usara el puerto y Roma fue ganando terreno lentamente sobre Hannibal. Ese mismo año perdió Campania.

En el 211 a. C. cayó la ciudad de Capua. En verano de ese año, los romanos destruyeron el ejército cartaginés en Sicilia. Mientras tanto, Hannibal había derrotado a Fulvio en Herdonea en Apulia, pero perdió Tarentum. Con la pérdida de Tarento en 209 a. C. y la captura romana de Samnium y Lucania, su dominio sobre el sur de Italia casi se perdió.

En 207 a. C. se retiró a Bruttium. Estos eventos marcaron el final del éxito de Hannibal en Italia. En 203 a. C., Aníbal fue llamado a Cartago para liderar la defensa de su tierra natal contra una invasión romana.


Pero hay mucho más en Hannibal

Si bien aprecio que History Channel haya dedicado algo a Hannibal, la triste verdad es que el History Channel ha pasado 11 temporadas en Alienígenas Ancestrales (¡hasta ahora!) y apenas 30 minutos en Hannibal.

Hay mucho skimming. No se menciona la estrategia de Amílcar para extender la influencia cartaginesa en Hispania con el objetivo de ganar mano de obra. El tío de Hannibal es inexistente y, en cambio, Hannibal es de repente el líder un día. No hay nada sobre los políticos cartagineses que lucharon contra Hannibal durante toda su guerra ni se mencionan las estrategias en constante cambio en Roma para lidiar con Hannibal. Las carreras romanas aparentemente se hicieron en semanas y se aplastaron en un día.

Después de que termina el programa con Cannas, pasan 14 años como nada sin que se mencionen las guerras en Hispania. No se menciona la lucha ciudad por ciudad en toda la península italiana por los corazones y las mentes de la gente.. De repente, Scipio de alguna manera usa las tácticas de Hannibal contra él y luego Hannibal se suicida. También se equivocaron cuando afirmaron que Hannibal nunca llegó a las puertas de Roma. ¡Lo hizo dos veces!

History Channel se centra principalmente en los dos cuentos populares de Hannibal: el cruce de los Alpes y Cannas.

La peor parte es que el History Channel dedicó mucho tiempo y comentó lo difícil que fue cruzar los Alpes durante el invierno, pero no dijeron nada en cómo Hannibal lo consiguió. El programa cuenta con historiadores, comandantes, políticos y ejecutivos modernos que enfatizan cómo el liderazgo encuentra la manera de prevalecer en tiempos difíciles. Sin embargo, no se menciona cómo Hannibal adoptó a los dioses de la región y se representó a sí mismo en su imagen. No se menciona cómo Hannibal evocó sus propios sueños para inspirar a sus tropas, una estratagema común entre los líderes helenísticos de la época.

En cambio, como señaló mi amigo, el History Channel nos dio un dramático Hannibal rindiéndose, un tipo blanco animándolo, y de repente llegó la primavera.

Hannibal se rinde Un blanco lo anima Entonces es primavera

Si está interesado en saber más sobre la historia de Hannibal, incluido cómo se las arregló para librar una guerra en la península italiana durante 16 años, le recomiendo a Eve MacDonald's Aníbal: una vida helenística (2015). Lo revisé y me encantó. Ningún libro podría hacerle justicia a Hannibal, pero es el más cercano.

En resumen, History Channel ha proporcionado una pequeña parte de la historia de Hannibal, pero dejaron demasiado sobre la mesa.


10 razones por las que Hannibal y el genio militar # 8217 aún capturan nuestra imaginación hoy

Hannibal Barca, también conocido simplemente como Hannibal, vivió y libró la guerra hace más de dos mil años, pero ¿sigue siendo relevante en un mundo donde los romanos se fueron hace mucho tiempo? Su famoso cruce de los Alpes en invierno con un intrépido ejército y elefantes es inolvidable, pero ¿vale la pena examinar sus brillantes maniobras y recopilación de inteligencia? A pesar del enigma de que este gran general cartaginés no pudo preservar Cartago después de él, las tácticas y métodos de Aníbal ofrecen grandes lecciones no solo para la historia militar sino también para la civilización en general. La historia revela que los romanos tenían un destino de conquista mundial, pero lo que es menos conocido es cuánto cambió Aníbal la forma en que los romanos condujeron las guerras que finalmente los llevaron Pax Romana, una paz a menudo forjada a partir de la violencia después de una expansión brutal que mató y esclavizó a millones, incluida Cartago un siglo después de Aníbal.

Antes de Aníbal, Roma estaba rodeada de mares en casi todos los lados y difícilmente podía expandirse excepto hacia el norte en territorio etrusco y celta. La adquisición de Sicilia fue el primer paso de Roma fuera de su territorio continental. Pero Hannibal obligó a Roma a librar un tipo de guerra muy diferente; sus victorias les enseñaron lo explotable que era su organización militar, y presionó a Roma para que cambiara para sobrevivir. Más relevante, aunque Hannibal no inventó el arte del espionaje, aparentemente lo usó de manera más efectiva que cualquier otro general antiguo por su cuidadosa planificación de contingencias. Hannibal sentó precedentes para las agencias de espionaje y la recopilación de inteligencia y cómo organizar batallas en cualquier tipo de terreno y clima y # 8211 plantillas que las naciones actuales aún estudian y siguen. En la actualidad, todas las academias militares ofrecen clases y seminarios detallados sobre las tácticas de Hannibal. Con frecuencia me invitan a dar conferencias sobre la recopilación de inteligencia de Hannibal en lugares como el U.S. Naval War College, donde las clases están llenas de oficiales de la Armada, el Ejército, la Infantería de Marina y la Fuerza Aérea junto con representantes de las agencias de inteligencia. Es también por eso que la National Geographic Society patrocinó mi investigación de campo de Hannibal, enviándome a todos los sitios de batalla de Hannibal y a Carthage en Túnez, junto con España, Francia, Italia e incluso Turquía, donde Hannibal concluyó su dramática vida & # 8211 y también por qué Simon y Schuster publicó mi biografía Aníbal este verano. Aquí hay algunas pepitas de 20 años de trabajo de campo de Hannibal que se encuentran en este nuevo libro.

  1. Hannibal estudió a sus oponentes con mucho cuidado, empleando todos los medios para reunir información de inteligencia en los campamentos enemigos, incluidos los espías de las poblaciones aliadas que abastecían a los romanos.
  2. Cuando fue necesario, Aníbal pagó por inteligencia creíble con plata suministrada por las minas en la España cartaginesa, siempre y cuando esa plata duró para pagar la buena información, era imbatible. Una vez que Roma conquistó las minas de plata de España, la capacidad de Aníbal para reunir y explotar esa inteligencia militar quedó cortada. Existe una correlación directa con el acceso de Hannibal a la plata para uso de inteligencia o mercenarios y sus brillantes victorias.
  3. Hannibal solía optar por la impredecible maniobra sorpresa que nunca antes se había visto, incluida la de cruzar los Alpes en invierno y obligar a los romanos a luchar en pleno invierno y por la noche.
  4. Hannibal se metió en la mente de sus enemigos con operaciones psíquicas, exponiendo sus debilidades, desencadenando su ira y vanidad, y haciéndolos caer en sus trampas socavando la confianza de los soldados de infantería romanos en grandes batallas y paralizándolos de miedo. Los romanos enseñaron a sus hijos a temer a Hannibal como el hombre del saco, siempre advirtiendo en las crisis durante siglos que “Hannibal está a las puertas”.
  5. Hannibal demostró que no es del tamaño de tu ejército, sino de lo bien preparado que está. Él personifica el viejo adagio, "Mejor 10 hombres guiados sabiamente que 100 con un tonto a la cabeza". Incluso si era austero, el liderazgo de Hannibal era legendariamente carismático; incluso dormía con sus hombres en el suelo envuelto en una manta. Les enseñó a sus hombres la brutalidad de la guerra con probablemente menos trastorno de estrés postraumático que sus enemigos porque siempre los preparó con ideas como "luchar o morir". Mucho más tarde, Maquiavelo incluso aludió a Aníbal en El príncipe con el concepto de que es "mejor ser temido que amado".
  6. Hannibal usó efectivamente las unidades más móviles posibles con su caballería númida, a menudo flanqueando a la infantería romana en múltiples campañas, especialmente en su famoso “doble envolvimiento” o donde terminó las batallas con emboscadas desde la retaguardia donde no había escapatoria.
  7. Debido a que sus ejércitos eran casi siempre más pequeños, especialmente después de su difícil cruce de los Alpes cuando perdió muchos soldados, Hannibal aumentó su arsenal con armas de la naturaleza: obligando a los romanos a cruzar el río Trebbia congelado, escondiendo sus ejércitos en la niebla sobre el lago Trasimene, conduciendo capturó ganado con antorchas atadas a sus cuernos para engañar a los romanos haciéndoles creer que estaba en movimiento por la noche en Volturnus, haciendo que los romanos se enfrentaran al polvo cegador y la arena que soplaba desde África en Cannas. Incluso confundió a los romanos en Cannas con algunas de sus tropas equipadas con equipo romano capturado.
  8. De manera similar, después de estudiar el terreno y la topografía, Aníbal siempre eligió sus sitios de batalla cuando era posible para obtener la mejor ventaja posible, especialmente restringiendo los ejércitos romanos más grandes donde no podrían flanquearlo y, en cambio, estarían rodeados por ríos o colinas, etc. , eligiendo también un terreno donde podría esconder emboscadas en los bosques cercanos.
  9. Hannibal sabiamente explotó el comando alterno romano de 2 cónsules que rotó un día entre un veterano militar experimentado y al día siguiente con un líder populista designado político. En al menos tres ocasiones, Aníbal aniquiló a los romanos en los días en que los tontos eran los supuestos comandantes. Las siguientes generaciones romanas aprendieron la dura lección de esto y el Senado creó un ejército profesional comandado por líderes veteranos. Finalmente, Roma también amplió su caballería y se volvió menos dependiente de la infantería gracias a Aníbal.
  10. Aníbal le enseñó a su formidable oponente romano, Escipión, cómo implementar tácticas brillantes, cómo extraer datos de la inteligencia militar y cómo beneficiarse de la plata mercenaria de España para sobornar a los númidas para que abandonaran Cartago. Scipio - el único en vencer a Hannibal & # 8211 respetaba a Hannibal más que a cualquier otro romano porque aprendió mucho de él. Es una de las grandes ironías de la historia que Aníbal sea aparentemente más famoso que Escipión, y no solo se debe a que cruzó los Alpes con elefantes: en última instancia, los romanos no apreciaron a un Escipión victorioso más de lo que los cartagineses apreciaron a un Aníbal victorioso. . Hannibal seguirá siendo un enigma profundo en el sentido de que no pudo finalmente ganar la guerra con Roma, pero podría ganar tantas batallas brillantes con tácticas increíblemente memorables que todavía se enseñan hoy.

El libro romano Estratagemas por Frontinus & # 8211 una compilación de estratagemas militares & # 8211 tiene más astutas artimañas de Hannibal que cualquier otro comandante hasta ese momento. Los grandes comandantes u oficiales históricos que estudiaron o emularon a Aníbal incluyen, entre otros, Julio César, Belisario, Carlomagno, Napoleón, Suvorov, Kutuzov, von Clausewitz, Montgomery, Liddell Hart, Rommel, Patton y Schwarzkopf, entre muchos otros. Incluso el término guerra relámpago aludido a Hannibal & # 8217s clan (Barca = "Rayo") y su rápido avance en su invasión de Italia ". Entonces, por supuesto, Hannibal es al menos tan relevante como cualquier otra persona memorable en la historia, especialmente en una época de caos mundial y repensar las alianzas estratégicas.

Posdata: Aníbal (Simon y Schuster 2017) ha sido aclamado en reseñas de The New York Times, Christian Science Monitor, Philadelphia Inquirer, Enciclopedia de historia antigua, una estrella Revisión de Kirkus y muchos otros, y también nominado en el Lista de Kirkus de los mejores libros de no ficción de 2017.


En África

De regreso a su tierra natal después de 16 años de una guerra victoriosa en territorio enemigo, Aníbal fue finalmente derrotado por Escipión Africano en la batalla de Zama. Irónicamente, Hannibal se convirtió en víctima de su propia estrategia: Escipión flanqueó y rodeó a los cartagineses con la ayuda de la caballería númida del rey Masinissa. Hannibal escapó con solo unos pocos jinetes y se apresuró a ir a Cartago, donde aconsejó la paz. El tratado se concluyó en 201.

Elegido suffete (magistrado civil) en 197, Aníbal rompió el poder de la oligarquía cartaginesa y trabajó por reformas sociales y económicas. Sus enemigos políticos lo acusaron en Roma de intrigar con el rey Antíoco III de Siria. Cuando los romanos enviaron una comisión para investigar el asunto, Aníbal huyó, primero a la corte de Antíoco en Éfeso y, después de la derrota de este último en Magnesia en 189, al rey Prusias de Bitinia.

Hannibal ayudó a su anfitrión con éxito en una batalla naval contra el rey Eumenes de Pérgamo, aliado de Roma. Cuando otra comisión senatorial fue enviada a exigir a Prusias la rendición del célebre exiliado cartaginés, Aníbal se envenenó.


[editar] Legado al mundo moderno

El nombre de Hannibal también es un lugar común en el arte posterior y la cultura popular, una medida objetiva de su influencia extranjera en la historia occidental.

Al igual que otros líderes militares, las victorias de Hannibal contra fuerzas superiores en una causa finalmente perdida le valieron una fama duradera que sobrevivió a su país natal en el norte de África. Su cruce de los Alpes sigue siendo una de las hazañas militares más monumentales de la guerra antigua [42] y desde entonces ha capturado la imaginación del mundo (idealizada por varias obras de arte).

[editar] TV y cine

Hay anuncios de que One Race Films está actualmente en producción de una película protagonizada por Vin Diesel, quien interpretará al personaje de Hannibal Barca.

Año Película Otras notas
2008 Aníbal el conquistador Próxima película protagonizada por Vin Diesel
2006 Hannibal: la peor pesadilla de Roma Película de televisión, protagonizada por Alexander Siddig
2005 Aníbal contra Roma en National Geographic Channel
2004 El fantasma de la ópera La ópera inicial que se está ensayando es una sobre Hannibal, así titulada Aníbal
2005 La verdadera historia de Hannibal Documental británico
2001 Aníbal: el hombre que odiaba Roma British documentary
1997 The Great Battles of Hannibal British documentary
1996 Gulliver’s Travels Gulliver summons Hannibal from a magic mirror.
1960 Annibale Italian Motion Picture starring Victor Mature
1955 Jupiter's Darling British Motion Picture starring Howard Keel
1939 Scipio Africanus - the Defeat of Hannibal (Scipione l'africano) Italian Motion Picture
1914 Cabiria Italian Silent film

[edit] Comics

Hannibal makes the usual neat and appropriate speech previous to killing himself.


Legacy

Military history

Hannibal is generally regarded as one of the best military strategists and tacticians of all time, the double envelopment at Cannae an enduring legacy of tactical brilliance. According to Appian, several years after the Second Punic War, Hannibal served as a political advisor in the Seleucid Kingdom and Scipio was sent there on a diplomatic mission from Rome.

It is said that at one of their meetings in the gymnasium Scipio and Hannibal had a conversation on the subject of generalship, in the presence of a number of bystanders, and that Scipio asked Hannibal whom he considered the greatest general, to which the latter replied, "Alexander of Macedonia".

To this Scipio assented since he also yielded the first place to Alexander. Then he asked Hannibal whom he placed next, and he replied, "Pyrrhus of Epirus", because he considered boldness the first qualification of a general "for it would not be possible", he said, "to find two kings more enterprising than these".

Scipio was rather nettled by this, but nevertheless he asked Hannibal to whom he would give the third place, expecting that at least the third would be assigned to him but Hannibal replied, "to myself for when I was a young man I conquered Hispania and crossed the Alps with an army, the first after Hercules."

As Scipio saw that he was likely to prolong his self-laudation he said, laughing, "where would you place yourself, Hannibal, if you had not been defeated by me?" Hannibal, now perceiving his jealousy, replied, "in that case I should have put myself before Alexander". Thus Hannibal continued his self-laudation, but flattered Scipio in a indirect manner by suggesting that he had conquered one who was the superior of Alexander.

At the end of this conversation Hannibal invited Scipio to be his guest, and Scipio replied that he would be so gladly if Hannibal were not living with Antiochus, who was held in suspicion by the Romans. Thus did they, in a manner worthy of great commanders, cast aside their enmity at the end of their wars. [71]

Military academies all over the world continue to study Hannibal's exploits [ cita necesaria ] (especially his victory at Cannae).

Maximilian Otto Bismarck Caspari, in his article in the 1911 Encyclopædia Britannica, praises Hannibal in these words:

As to the transcendent military genius of Hannibal there cannot be two opinions. The man who for fifteen years could hold his ground in a hostile country against several powerful armies and a succession of able generals must have been a commander and a tactician of supreme capacity. In the use of strategies and ambuscades he certainly surpassed all other generals of antiquity. Wonderful as his achievements were, we must marvel the more when we take into account the grudging support he received from Carthage. As his veterans melted away, he had to organize fresh levies on the spot. We never hear of a mutiny in his army, composed though it was of North Africans, Iberians and Gauls. Again, all we know of him comes for the most part from hostile sources. The Romans feared and hated him so much that they could not do him justice. Livy speaks of his great qualities, but he adds that his vices were equally great, among which he singles out his more than Punic perfidy and an inhuman cruelty. For the first there would seem to be no further justification than that he was consummately skillful in the use of ambuscades. For the latter there is, we believe, no more ground than that at certain crises he acted in the general spirit of ancient warfare. Sometimes he contrasts most favorably with his enemy. No such brutality stains his name as that perpetrated by Claudius Nero on the vanquished Hasdrubal. Polybius merely says that he was accused of cruelty by the Romans and of avarice by the Carthaginians. He had indeed bitter enemies, and his life was one continuous struggle against destiny. For steadfastness of purpose, for organizing capacity and a mastery of military science he has perhaps never had an equal. [72]

Even the Roman chroniclers acknowledged Hannibal's supreme military leadership, writing that, "he never required others to do what he could and would not do himself". [73] According to Polybius 23, 13, p.𧊧:

"It is a remarkable and very cogent proof of Hannibal's having been by nature a real leader and far superior to anyone else in statesmanship, that though he spent seventeen years in the field, passed through so many barbarous countries, and employed to aid him in desperate and extraordinary enterprises numbers of men of different nations and languages, no one ever dreamt of conspiring against him, nor was he ever deserted by those who had once joined him or submitted to him."

Count Alfred von Schlieffen developed his eponymously titled "Schlieffen Plan" (1905/1906) from his military studies, with a particularly heavy emphasis on the envelopment technique which Hannibal employed to surround and destroy the Roman army at Cannae. [74] [75] George S. Patton believed himself a reincarnation of Hannibal as well as of many other people, including a Roman legionary and a Napoleonic soldier. [76] [77] Norman Schwarzkopf, the commander of the Coalition Forces in the Gulf War of 1990-1991, claimed: "The technology of war may change, the sophistication of weapons certainly changes. But those same principles of war that applied to the days of Hannibal apply today." [78]

According to the military historian Theodore Ayrault Dodge,

Hannibal excelled as a tactician. No battle in history is a finer sample of tactics than Cannae. But he was yet greater in logistics and strategy. No captain ever marched to and fro among so many armies of troops superior to his own numbers and material as fearlessly and skillfully as he. No man ever held his own so long or so ably against such odds. Constantly overmatched by better soldiers, led by generals always respectable, often of great ability, he yet defied all their efforts to drive him from Italy, for half a generation. Excepting in the case of Alexander, and some few isolated instances, all wars up to the Second Punic War, had been decided largely, if not entirely, by battle-tactics. Strategic ability had been comprehended only on a minor scale. Armies had marched towards each other, had fought in parallel order, and the conqueror had imposed terms on his opponent. Any variation from this rule consisted in ambuscades or other stratagems. That war could be waged by avoiding in lieu of seeking battle that the results of a victory could be earned by attacks upon the enemy's communications, by flank-maneuvers, by seizing positions from which safely to threaten him in case he moved, and by other devices of strategy, was not understood. [However] For the first time in the history of war, we see two contending generals avoiding each other, occupying impregnable camps on heights, marching about each other's flanks to seize cities or supplies in their rear, harassing each other with small-war, and rarely venturing on a battle which might prove a fatal disaster—all with a well-conceived purpose of placing his opponent at a strategic disadvantage. That it did so was due to the teaching of Hannibal. [8]

Hannibal in literature

Hannibal's name is also commonplace in later art and popular culture, an objective measure of his considerable influence on Western history.

Like other military leaders, Hannibal's victories against superior forces in an ultimately losing cause won him enduring fame that outlasted his native country within North Africa. His crossing of the Alps remains one of the most monumental military feats of ancient warfare [79] and has since captured the imagination of the world (romanticized by several artworks).

Novel unless otherwise noted:

  • 29 to 19 BC: Upon her death in Virgil's epic poem the Aeneid, Dido, Queen of Carthage, warns of a Carthaginian that will avenge her. By almost all critical accounts, this predicts the wars that Hannibal will lay upon Rome.
  • written 1308-21, Dante's Divine Comedy, poem, Inferno XXXI.97-132, 115-124 (Battle of Zama) and Paradiso VI
  • 1726, Gulliver's Travels, satirical work
  • 1862, Gustave Flaubert's Salammbô, set in Carthage at the time of Hamilcar Barca. Hannibal appears as a child.
  • 1887, G. A. Henty's "The Young Carthaginian" tells the story of Hannibal and the Second Punic War from the perspective of the fictional character Malchus, a cousin of Hannibal.
  • 1996, Elisabeth Craft, A Spy for Hannibal: A Novel of Carthage, 091015533X
  • 1996–2000, Ross Leckie, Carthage trilogy, source of the 2008 film (1996, Hannibal: A Novel, ISBN 0-89526-443-9  1999, Scipio, a Novel, ISBN 0-349-11238-X  Carthage, 2000, ISBN 0-86241-944-1)
  • 2002, John Maddox Roberts, Hannibal's Children, ISBN 0-441-00933-6, an alternate history. In the opening, Hannibal conquers Rome in 215 BC and exiles the Romans from Italy. In 100 BC, Romans visit Carthage, where the descendants of Hannibal are hereditary rulers using the title shofet.
  • 2005, Terry McCarthy, The Sword of Hannibal, ISBN 0-446-61517-X
  • 2006, David Anthony Durham, Pride of Carthage: A Novel of Hannibal, ISBN 0-385-72249-4
  • 2006, Esther Friesner, "First, Catch Your Elephant," in Alternate Generals III, edited by Harry Turtledove. This is a Monty Python-style spoof replete with humorous anachronisms.
  • 2006, Angela Render, Forged By Lightning: A Novel of Hannibal and Scipio, ISBN 1-4116-8002-2
  • 2008, Bill Mahaney, 'The Warmaker—Hannibal's Invasion of Italia and the Aftermath' ISBN 978-0-595-48101-9
  • 2011, Ben Kane, Hannibal: Enemy of Rome, Preface Publishing: London. Hannibal appears frequently in this novel set during the Second Punic War, told from the points of view of two young men, one Roman, one Carthaginian. Covers the siege of Saguntum, the crossing of the Alps by Hannibal's forces and the Battle of the Trebia.
  • 2011, William Kelso, "The Shield of Rome", 216 BC. The novel is set in the aftermath of Hannibal's stunning victory at Cannae and Rome's heroic response.
  • In Poul Anderson's time travel story Delenda Est, two adventurers from the future join Hannibal's army, use modern weapons to help him defeat the Romans, but then assassinate Hannibal and take over Carthage.
  • One of the episodes in Erich Kästner's satire fantasy The 35th of May, or Conrad's Ride to the South Seas depicts Hannibal in his afterlife being engaged in a fierce war with General Wallenstein of the Thirty Years' war and emphasizes both generals' callous disregard for the lives of their soldiers - underlining Kästner's pacifist views.

Hannibal in theatre and opera

  • In Hector Berlioz's 1858 opera Les Troyens (itself a re-imagining of Virgil's Aeneid, above), he appears in a vision to Dido just before she dies.
  • In Andrew Lloyd Webber's 1986 musical The Phantom of the Opera and its 2004 film adaption, the Paris Opera Populaire is in rehearsal for an opera by the fictional composer Chalumeau about Hannibal starring the humorous opera stars Piangi and Carlotta. This opera features the aria "Think of Me," sung by the character Elissa. Carlotta was supposed to play Elissa however, the Phantom's intimidation of Carlotta causes her to forfeit the role in favor of Christine Daaé.

Hannibal in film and on television

Año Film Other notes
1914 Cabiria Italian silent film
1939 Scipio Africanus: The Defeat of Hannibal Italian motion picture
1955 Jupiter's Darling MGM musical picture starring Howard Keel and Esther Williams
1959 Aníbal Italian motion picture starring Victor Mature
1997 The Great Battles of Hannibal British documentary
2001 Hannibal: The Man Who Hated Rome British documentary
2005 The True Story of Hannibal British documentary
2005 Hannibal vs. Rome in National Geographic Channel
2006 Hannibal - Rome's Worst Nightmare TV film starring Alexander Siddig in the title role
2009 Battles BC History Channel TV film
2009 Ancients Behaving Badly History Channel TV film
2010 On Hannibal's Trail BBC TV documentary
2011 Deadliest Warrior Spike television series

Comics

"Hannibal (indulging) in (one) of those speeches which are usually attributed by classical historians." (Gilbert Abbott À Beckett)


Ver el vídeo: Hannibal 2001 nurse attack